Vaca Muerta

Petroleras y sindicatos: un diálogo que moldea el futuro

Los gremios y las empresas petroleras buscan acercar posiciones en una mesa de negociaciones en la que en rigor se define si es posible un despegue luego de la pandemia.

La crisis más cruenta que se haya visto en Vaca Muerta hasta el momento le abrió paso a un diálogo que podría comenzar a generar las condiciones del futuro del shale en Argentina. Por estas horas, los sindicatos de la Cuenca Neuquina y las principales productoras del mundo con un pie en Neuquén buscan acercar posiciones. Están en juego miles de trabajos y otros miles de millones de dólares en inversión, que tendrán o no impacto en la provincia y en la posible contribución a recuperar la economía del país.

Hay distintos frentes por estas horas. El sindical con la “nueva normalidad” de la actividad, las pymes de la región cruzadas por una cadena de pagos virtualmente rota y el político con las medidas que podrían generar condiciones en una industria centenaria que atraviesa tiempos difíciles por la caída de la demanda.

Un preacuerdo. Así definió Guillermo Pereyra, el sindicalista de los petroleros de la Cuenca Neuquina, a la reapertura del diálogo con las empresas del sector. El titular del sindicato coincide con la necesidad de la reactivación de Vaca Muerta, pero con la vuelta a los yacimientos de más de 17 mil trabajadores que actualmente se encuentran en sus casas y con reducción de sus salarios.

Esta semana iba a realizarse un paro de actividades si las empresas no cumplían con el último tramo de la paritaria del 2019, en el marco de la cláusula de revisión. Por este ítem, las partes tienen que evaluar el impacto de la inflación y ajustar los salarios en consecuencia. El gremio pide un 16%.

Quien intervino para acercar a las partes fue el gobernador Omar Gutiérrez, tal como destacó Pereyra tras el primer diálogo con la Cámara de Empresas Productoras de Hidrocarburos (CEPH).

“Este es un preacuerdo para empezar a buscarle una solución a través del diálogo a una agenda de trabajo que hemos realizado. Se estableció retomar el tema del 16% (cláusula de revisión) con las cámaras, no firmar ningún acuerdo como el 223 bis, buscar que la gente vuelva a trabajar, y no modificar el convenio laboral”, describió Pereyra a sus afiliados.

p08-petroleros-trabajando-pozo.jpg

Una vez resuelta la paritaria del año pasado, el gremio y las petroleras podrían coincidir en un cronograma de reactivación paulatina de los yacimientos. Aquí entran en juego variables como la flexibilización del aislamiento preventivo y las medidas propias para el sector, como el precio del “barril criollo” para el petróleo y la aplicación del nuevo plan gas y la situación macroeconómica del país.

Para las empresas es central optimizar la productividad. Es algo que para los petroleros sonó a un avance sobre su convenio colectivo de trabajo cada vez que escucharon la propuesta, si bien YPF, la compañía que encabeza el pedido, sostiene que no será así. De hecho, fue parte del debate que llevó a la mesa de negociaciones Pereyra, luego de la invitación al diálogo que hizo públicamente el vicepresidente de No Convencionales de la petrolera, Pablo Iuliano, en una entrevista en +e.

Los datos de la industria son más que preocupantes: solo ocho perforadores en todo el país, seis de ellos en Neuquén, y una crisis económica que pone en jaque las inversiones, que tal como lo informó +e serán las más bajas en 5 años en las áreas del shale.

Visto en su la perficie, todo pareciera ser parte de un conflicto de orden laboral. Pero dentro de la mesa de negociaciones también se juega el futuro de cientos de pymes de la provincia y otras tantas del resto del país que apuestan a retomar el ciclo de crecimiento cuando las condiciones del país lo permitan, una vez que la cuarentena deje de tener un impacto tan determinante en la demanda de hidrocarburos.

p09-reactivacion.jpg

En los dos últimos meses, las empresas con áreas de Vaca Muerta se las ingeniaron para colocar parte de sus excedentes de petróleo en el exterior. Mostraron así el tipo de posibilidades que el crudo no convencional argentino podría tener en puertos de todo el mundo si Argentina lograra generar las condiciones de estabilidad para hacer sustentable la periodicidad de esos envíos.

De hecho, es parte del discurso que vienen expresando el presidente Alberto Fernández, el ministro de Economía Martín Guzmán, y el próximo secretario de Energía, el neuquino Darío Martínez.

Aquello de “incentivar una mayor producción para tener saldos exportables” y saber si de una vez por todas el país podrá sostener una senda de crecimiento desde el sector. Es lo que se seguirá definiendo, también, con el tipo de acuerdo que puedan sellar los sindicatos y las petroleras.

p09-pandemia-e-industria.jpg

Los sectores involucrados en la reactivación

  1. El gobierno nacional acelera las negociaciones por el nuevo plan gas por la caída de los precios internos. Además, se mantiene el barril criollo con revisiones trimestrales. Neuquén participa de cerca.
  2. Las grandes petroleras, tanto operadoras como empresas de servicios, plantean un escenario de “modernización del modelo laboral”, ajustando la industria a las nuevas exigencias que impuso el coronavirus en la demanda y la oferta.
  3. El gremio petrolero acepta discutir las condiciones laboral, siempre que “no se recorten derechos”. La prioridad por estas horas es cerrar la paritaria del 2019 y recuperar operarios en el campo.
  4. Las pymes de Vaca Muerta quedaron con temas pendientes referidos a la mejora de su salud financiera. Algunas de ellas hace más de tres meses que no facturan y otras evaluaron presentar procedimientos de crisis.

En esta nota

Comentarios