Vaca Muerta

"Vaca Muerta no tiene nada que envidiar a Permian"

El presidente de Shell, Sean Rooney, trazó un panorama del sector petrolero y elogió el rendimiento de los bloques del shale argentino.

El presidente de Shell Argentina, Sean Rooney, aportó su mirada acerca de Vaca Muerta y destacó su potencial real para el desarrollo del país. El referente de la compañía comparó con la actividad que realizan en la cuenca Permian, el mayor desarrollo shale de Estados Unidos, considerando que la calidad de los recursos en petróleo y gas de esquisto están casi al mismo nivel.

Rooney fue uno de los invitados en una charla sobre energía que organizó la Cámara de Comercio de Estados Unidos en Argentina (AmCham) y el Instituto Argentino del Petróleo y el Gas (IAPG). El panel "La energía en proyección" estuvo compuesto además por el country manager de ExxonMobil, Daniel de Negris, y el presidente en Cono Sur de Tenaris, Javier Martínez Álvarez. La moderación estuvo a cargo de Diana Mondino, directora de asuntos institucionales del CEMA.

"Vaca Muerta es igual o mejor que otros recursos en el mundo, es extraordinario su potencial para ser un motor económico del país y una fuente importante de divisas a través de las exportaciones. Sin embargo, para lograr eso hay que atraer las inversiones", sostuvo Rooney. El presidente de la compañía angloholandesa remarcó que la política argentina tiene que recuperar la confianza de los inversores.

La petrolera terminó recientemente un pad de cuatro pozos y logrando un ritmo de nueve etapas de fractura por día. "Vaca Muerta no tiene nada que envidiar a Permian. Sin embargo el Permian está produciendo 30 veces más que Vaca Muerta", apuntó. Incluso con un récord en tiempos de perforación en Cruz de Lorena. Shell además es socia con Equinor del gigante del shale oil Bandurria Sur, que opera YPF.

"Las compañías internacionales están aquí porque hubo condiciones en otros momentos y porque las características de Vaca Muerta son enormes. Se han tomado decisiones que provocaron que se pierda la confianza a largo plazo de los inversores. Necesitamos que las provincias petroleras, los sindicatos y los sectores políticos lleguen a un consenso y no aplicar intervenciones de precios", destacó.

Para Rooney, sin intervenciones en el mercado, y en especial tan de golpe como fue el caso del DNU 566 de agosto del 2019, las operadoras podrían desarrollar sus negocios en el petróleo y en el gas. En particular en el petróleo, donde existe la infraestructura necesaria para darle un impulso a las exportaciones. "Es importantísimo para el negocio que toda la cadena tenga ganancias, por eso tiene que garantizarse un precio del combustible que sea rentable", afirmó.

En relación a los precios en los surtidores, el presidente de Shell Argentina indicó que si el objetivo es una estabilización del valor en el contexto de crisis económica, puede dársele a los estacioneros una reducción en algunos impuestos que se trasladan e impactan en el precio final de las naftas, como es el caso del Impuesto a las Transferencias de Combustibles (ITC).

"Argentina tiene una larga historia de petróleo y gas, es así que en lo general sus leyes y regulaciones son buenas pero pueden mejorar", manifestó. En ese sentido, expresó que el gas natural necesitaría de una ley especial para las inversiones con términos específicos para las obras de infraestructura que hacen falta y una revisión de los derechos a las exportaciones.

En esta nota

Comentarios