Vaca Muerta

Industria en auge y el predominio de Vaca Muerta

El contexto de la producción y movimiento que tiene la provincia de Neuquén auguran que el 2022 cerrará con récord en petróleo y gas.

Vaca Muerta permitió al país pensar seriamente en el autoabastecimiento de hidrocarburos, incluso empezar a exportarlos con mayor volumen y destinos. Si bien hay cuentas pendientes, como la infraestructura, lo cierto es que la roca shale cambió totalmente la realidad de la Argentina y significaría la respuesta a muchos de los actuales dolores de cabeza en materia energética.

Sin embargo, la industria enfrenta desafíos como el acceso a los dólares y a las importaciones, en un país con una frágil macroeconomía.

La producción récord

En octubre, según los datos públicos de la Secretaría de Energía de la Nación, la producción de petróleo de Neuquén llegó a los 303 mil barriles por día. No solo es el mayor volumen registrado en los últimos 23 años, sino que está a pocos barriles de superar los 308 mil históricos que se lograron en 1998.

En cuanto al gas, la producción de octubre fue de 83,84 millones de metros cúbicos por día un 3,26% menor que septiembre, aunque un 8,84% por encima de octubre de 2021. La producción mermó tras superar los picos de demanda del invierno. En agosto, Neuquén batió el récord histórico al alcanzar los 91,59 millones de metros cúbicos por día.

Inversiones que vienen

Neuquén es la provincia cabecera de Vaca Muerta, que significa casi el 90% de la producción de petróleo y gas (Neuquén es la provincia “no convencional” del país). El Gobierno neuquino estimó que gracias a la roca shale en 2022 la sustitución de importaciones de gas ahorró a la Argentina unos 5.000 millones de dólares y aportó 2.000 millones de dólares en exportaciones (más de petróleo de gas, pero ambos segmentos se hicieron fuertes).

“Vaca Muerta es política de Estado, una lección de vida y una realidad”, aseguró el gobernador Omar Gutiérrez tras conocerse las cifras de octubre. “Si no hubiésemos hecho lo que hicimos con Vaca Muerta, el país hubiese explotado”, señaló. Para 2023, las inversiones que se esperan llegarán a los 7.500 millones de dólares.

El 2022 fue un año donde Vaca Muerta demostró su predominio y donde la política puso más atención que en otros tiempos. Es que Vaca Muerta es una realidad: el 40% del consumo de hidrocarburos en el país viene de los no convencionales que se explotan principalmente en tierras neuquinas.

El rol del fracking

Otra señal del crecimiento de actividad la da el fracking. Luciano Fucello, country manager de NCS Multistage y fundador de Contactor Energéticos, emitió un informe alentador sobre las perspectivas para el 2023 en el sector abocado a las fracturas hidráulicas.

“Se está pensando en incrementar la actividad en un 40% respecto el año próximo. Estamos con un promedio de 1.000 etapas por mes. Vamos a terminar el 2022 con 12 mil etapas de fractura en total. Y para el año que viene se esperan 17 mil etapas de fractura”, dijo Fucello en octubre en una entrevista con LM Play para +e, el suplemento de energía de La Mañana de Neuquén.

Política y mercado

Mientras tanto, una de las claves para la aceleración de Vaca Muerta son las condiciones políticas. Neuquén ya otorgó 46 concesiones de explotación no convencional que alcanzan el 32% de la superficie de la formación Vaca Muerta, donde se perforaron alrededor de 2000 pozos y tiene el 8% de su superficie explotada.

El Plan Gas tendrá continuidad hasta 2028, garantizando un precio en dólares a la producción de las compañías con el objetivo de reemplazar las importaciones de GNL por el gas natural con origen en las cuencas productoras.

Lo que no prosperó ni en 2021 ni en 2022 es una ley de promoción de las inversiones hidrocarburíferas. El ministro Sergio Massa anunció una “ley corta” que podría analizarse en 2023.

No obstante, el principal obstáculo que tiene el shale neuquino está en la disponibilidad de acceso a los dólares, a lo que se añade las dificultades con las aduanas para importar equipos e insumos para la producción.

Desde que el país tiene a nivel macroeconómico problemas con las divisas, las restricciones en el comercio exterior están generando graves inconvenientes principalmente a las empresas de servicios y las pymes que requieren comprar del exterior herramientas. Este es uno de los temas que deberá resolver el Gobierno nacional para el 2023.

En esta nota

Comentarios