transición energética

Transición energética: muchas preguntas y algunas respuestas

Lucas Lucángeli, profesor de la Universidad Austral, analizó los desafíos de la transición energética y la dependencia de los combustibles fósiles.

¿Quiénes son los actores que traccionan (hacia arriba o hacia abajo) el calentamiento global? ¿Qué debemos hacer para mitigar el cambio climático? ¿Qué lugar ocupa la Argentina en este escenario? ¿El gas es realmente el combustible de la transición? Estas son solo algunas de las preguntas que deslizó Lucas Lucángeli, profesor del Programa de Cambio Climático de la Universidad Austral, en el webinar "La transición energética, un desafío hacia los objetos climáticos".

“Actualmente, la energía es responsable del 73,2% de las emisiones. Ya veremos si siempre fue así o si cambió. Tenemos ese porcentaje y vemos que alguien demanda energía y vemos su uso en la industria con un 24% y un 16% en transporte por ejemplo”, dijo el profesor del programa de la UA.

Claro como el agua: es oferta y demanda. “Si bien alguien produce la energía y el sector debe ser eficiente, hay un panorama de sectores más amplios en la demanda para que no quede uno como responsable. Desde ya necesitamos un sector que migre pero también como consumidores tenemos mucho en esta discusión”, señaló el analista.

“Hay sectores intensivos en el uso como la producción de acero y hierro, que representan el 7 y 8% de las emisiones globales respectivamente. Cuando se analiza el uso por sector, identifican focos para pensar en la descarbonización”, agregó.

Párrafo aparte para el gas

“Otro aspecto sobre el que discutir son las emisiones fugitivas de gases de efecto invernadero del sector energético y uso de combustibles que no son asignadas a ningún rubro. Esta ineficiencia es atribuible al sector energético”, aseguró Lucángeli como introducción para uno de los temas salientes de su disertación: ¿el gas es el combustible de transición más eficiente?

En este sentido, aseguró que “si descomponemos la oferta y tratamos de analizar las emisiones por combustible, hoy vemos con claridad que el carbón sigue siendo el principal aportante de emisiones de gases efecto invernadero. El petróleo le sigue y el gas es el último en la cadena de cuánto contaminan los combustibles fósiles”.

Seguimos como un planeta fuertemente dependiente del carbón como combustible y fuente de energía. Lo que vemos es que lo que más tracciona el 73% del comienzo es el uso de carbón como fuente de energía”.

En este punto, el profesor de la UA analizó detalladamente el mapa de la emisiones fugitivas y aseguro que “son la parte quizá menos conocida y son las emisiones del sector energético en el proceso de producción de combustibles, que libera, sobre todo, metano por pérdidas en los pozos y en la transmisión del gas. Llama la atención que las emisiones de metano están cercanas al nivel de la agricultura y el fuerte crecimiento de los últimos años”.

¿Cuál es el origen de las emisiones de metano? Según Lucángeli, se reparten principalmente en la agricultura, en la ganadería, en las emisiones del proceso del gas natural y basurales a cielo abierto.

Cuando se habla del gas natural como el combustible de la transición, también debemos pensar en el riesgo que esto trae porque estas emisiones fugitivas ante un escenario de mayor preponderancia del gas en la matriz energética”, aseguró al tiempo que agregó: “

No es un tema menor porque el metano tiene 20 veces más potencialidad de generar calentamiento que el dióxido de carbono, que es el más conocido en cuanto a los gases de efecto invernadero”.

Cambio climático Ártico

El mapa del calentamiento

Cuando se analiza el mapa de oferta y demanda de energía del mundo, se ve que China tiene una participación dominante dentro de las emisiones fruto del carbón y se han registrado caídas de Estados Unidos y la Unión Europea.

“Argentina genera menos del 1% de las emisiones, ocupamos el lugar número 24. Puede ser mucho o poco de acuerdo de donde se vea. Nuestra matriz es más dependiente del gas y casi no tenemos carbón”, señaló.

En este contexto, la pregunta que flota en el ambiente es: ¿Quiénes son los actores que traccionan (hacia arriba o hacia abajo) el calentamiento global? y Lucángeli responde que se debe analizar “el crecimiento de la población y el PBI per cápita. También tenemos algunas palancas que ayudan a que las emisiones no sean tan altas, cada vez necesito menos energía para entregar un dólar de valor agregado y el otro aspecto es cuántas emisiones tiene la unidad de energía”.

“Sabemos que la población aunque va a tender a estabilizarse en algún punto de las próximas décadas, sigue creciendo y también sabemos que el PBI seguirá con una tendencia alcista, con lo cual la oportunidad es trabajar con la eficiencia en el uso de la energía, con entender la dependencia energética de los diferentes sectores de la economía”, comentó.

En esta nota

Comentarios