subsidios

Cuáles son los barrios ricos porteños que quedarán sin subsidios

Los barrios más ricos de la ciudad de Buenos Aires y del Conurbano tendrán subas de más del 100% porque se le quitarán los subsidios a la luz y el gas.

Si bien el gobierno nacional planea llevar a cabo este año una recomposición tarifaria promedio del 20%, los barrios más ricos de la ciudad de Buenos Aires y del Conurbano tendrán subas de más del 100% porque se le quitarán los subsidios, ante la necesidad de reducir los multimillonarios fondos que destina el Tesoro para cubrir los costos de la electricidad y el gas.

Se trata de la propuesta que presentaron los interventores del ENRE y del Enargas y especialistas del Conicet para implementar en el AMBA una primera etapa del programa de segmentación tarifaria, que alcanzará a unos 500 mil usuarios.

En el caso de los subsidios eléctricos, el 40% de los consumidores residenciales del país viven en esa zona. Desde el área de la subsecretaría de Energía Eléctrica, que dirige Federico Basualdo, difundieron un mapa con los barrios en color rojo que deberán de recibir subsidios, a excepción de los usuarios con tarifa social. El criterio que se tomó es el de la valuación de las propiedades.

tarifas.jpeg

La segmentación se aplicará en los 11 barrios porteños más ricos: Puerto Madero, Recoleta, Palermo, Belgrano y Núñez, una parte de Colegiales, algunas manzanas de Villa Urquiza, Retiro, Saavedra y Villa Devoto y una zona de elevado valor en Caballito. Esas zonas comprenden a unos 487 mil usuarios, el 10% del total de los residenciales.

Mientras que en el Gran Buenos Aires alcanzaría a unos 67.800 usuarios de Vicente López y San Isidro más otros 48.000 domicilios dentro de 466 countries y otros barrios cerrados.

La quita de subsidios se aplicaría en marzo y se verían reflejadas en las boletas a partir de mediados de abril. Se trata de incrementos de entre dos y tres veces con respecto a los valores actuales.

El resto de los usuarios que seguirán siendo subsidiados recibirán un aumento promedio de sólo el 20%.

En el caso de que haya personas que viven en esos barrios acaudalados que no puedan afrontar la suba, podrán reclamar que se les mantengan los subsidios, mediante una justificación de su situación.

En una segunda etapa la idea es alcanzar a otros usuarios que no habitan en esos lugares pero sí tienen capacidad de pago.

La segmentación tarifaria se anunció a poco de que asumió Alberto Fernández en la Presidencia, pero se demoró por las diferencias internas en el Frente de Todos, el impacto de la pandemia en la economía, y la complejidad de la aplicación de una metodología adecuada.

Ahora, el gobierno busca avanzar en su implementación como una de las medidas para reducir el déficit fiscal. De hecho, la reducción de los subsidios a la energía es una de las claves de los condicionamientos del FMI para alcanzar un acuerdo por la deuda que tomó el gobierno de Mauricio Macri.

Aú resta que el ministro de Economía, Martín Guzmán, decida si se aplica la segmentación propuesta por el ala cristinista del gobierno nacional.

En esta nota

Comentarios