Repsol

Repsol negocia vender el 25% de su unidad de petróleo y gas

El fondo EIG Global Energy Partners inició conversaciones para adquirir el 25% del negocio upstream de Repsol.

EIG Global Energy Partners está en conversaciones iniciales con Repsol para la compra de una parte del negocio de exploración y producción de petróleo y gas de la empresa española.

El fondo estadounidense planea comprar hasta el 25% del también llamado negocio 'upstream' de Repsol, en un acuerdo que daría al grupo español dinero en efectivo para sus planes de construcción de capacidad de generación de energía limpia, como plantas solares y parques eólicos.

Los analistas han dicho que el negocio de 'upstream' tiene un valor de entre 14.000 y 18.000 millones de euros (15.000 y 19.000 millones de dólares), incluyendo la deuda.

Las empresas iniciaron las negociaciones después de que EIG presentara una oferta no solicitada, dijeron las fuentes, que declinaron ser identificadas por el carácter privado de las conversaciones. Añadieron que las conversaciones podrían durar meses y que no hay garantía de que se vaya a llegar a un acuerdo.

Las acciones de Repsol se dispararon tras la publicación de la información por Reuters. A las 0953 GMT subían casi un 3%, su máximo desde junio de 2008. El subíndice europeo del sector del petróleo y el gas subía un 0,4%.

Un acuerdo daría a Repsol fondos para ayudar a lograr su objetivo de multiplicar en más del doble su capacidad de generación de energía con bajas emisiones de carbono para el año 2025 a 7,5 gigavatios (GW). Un gigavatio equivale aproximadamente a la producción de una central nuclear.

Al igual que otras empresas petroleras, la división de 'upstream' de Repsol tiene una estructura compleja, compuesta por más de 100 unidades individuales, según sus estados financieros anuales de 2021.

En un intento de racionalizar las operaciones, la empresa ha vendido sus participaciones en negocios de exploración en varios países, y vendió sus restantes activos rusos a Gazprom Neft en enero.

EIG, con sede en Washington, está especializada en inversiones privadas en energía e infraestructuras relacionadas. El año pasado dirigió un consorcio que invirtió 12.400 millones de dólares en una participación del 49% en oleoductos propiedad del gigante petrolero Saudi Aramco.

OBJETIVOS CLIMÁTICOS

La invasión rusa de Ucrania ha impulsado los precios del petróleo y el gas a máximos de varios años, elevando los rendimientos de los productores.

Las acciones de Repsol han ganado un 48% en lo que va de año, cotizando a niveles vistos por última vez en el verano de 2011, mucho antes de que la pandemia del COVID-19 hiciera estragos en la oferta y la demanda de energía en todo el mundo.

El índice del sector de los hidrocarburos Stoxx Europe 600 Oil & Gas ha ganado un 27% este año y ahora cotiza en su nivel más alto desde octubre de 2018.

Repsol fue uno de los primeros productores mundiales de petróleo y gas en comprometerse a que para 2050 sus productos no emitan más carbono del que puedan absorber sumideros naturales como los bosques o sistemas artificiales como la captura de carbono.

La empresa ha dicho que desestinará más de un tercio de los 19.300 millones de euros que tiene previsto invertir de aquí a 2025 a proyectos de bajas emisiones de carbono, como la energía renovable o la producción de hidrógeno sin generar emisiones que calienten el planeta.

En el sector del petróleo y el gas, se ha comprometido a dar prioridad a proyectos menos intensivos en emisiones de carbono que se bombearán durante menos tiempo.

Los principales centros de producción de petróleo y gas de Repsol están en Norteamérica, Bolivia, Colombia, Venezuela, Trinidad y Tobago, Brasil y Libia. Produce más gas natural que petróleo, y el gas representa el 70% de sus reservas probadas.

El negocio de 'upstream' de Repsol conlleva unos costes de producción más elevados que los de sus competidores, por lo que los ingresos por barril son menores, pero tiene uno de los ratios de reposición de reservas orgánicas más altos del sector, según los analistas.

La empresa espera producir una media de 585.000 barriles de petróleo equivalente al día en 2022.

Repsol vendió sus últimas participaciones en empresas de exploración rusas en enero, lo que le permite librarse de las posibles pérdidas de activos en ese país que otras empresas más grandes, como BP, están afrontando tras la invasión de Ucrania ordenada por Moscú.

En esta nota

Comentarios