renovables

Las renovables en primera persona

Los proyectos en hogares y emprendimientos privados en Neuquén y Río Negro que decidieron apostar por las energías renovables.

Cuidar el medioambiente, vender energía a la red, asegurar el suministro cuando se corta la luz o tener servicio en zonas sin acceso al cableado son algunas de las causas que movilizan a los patagónicos de Neuquén y Río Negro a invertir en renovables.

Un recorrido por un puñado de casos -vinculados al turismo, a la producción y casas particulares- plantean un escenario con altibajos y la transición energética a nivel micro no parece tener el camino allanado.

“Lo recomiendo 100%”

Tras un proceso de ensayo y error que pasó de la energía eólica a la solar, en 1999, Luis Landaeta, propietario del complejo Cabañas Boca del Chimehuín, terminó instalando 6 paneles 465 kw, banco de baterías y un inversor/cargador/regulador para abastecer su complejo en Junín de los Andes, en las puertas del Parque Nacional Lanín.

“La energía solar es más accesible y nos resultó más apropiada que la energía eólica. Nosotros tuvimos un eólico, pero no nos dio buen resultado por no ser el adecuado para la Patagonia. Además, la energía solar es más silenciosa y la verdad es que pudimos tener mayor información de ese sistema cuando lo instalamos, en el año 1999”, contó Landaeta en diálogo con +e.

Pasado el tiempo, el emprendedor se muestra muy satisfecho con el balance. “El impacto fue muy positivo porque pudimos tener uno de los servicios que en la Cordillera no existía. Y económicamente fue progresivo, inicialmente lo usamos solo para iluminación, luego para enchufar aparatos de bajo consumo y actualmente casi no tenemos problemas debido al sistema que tenemos”, aseguró.

“En cuanto al rendimiento depende de las necesidades de cada hogar. Nosotros que tenemos servicio de alojamiento en cabañas, tenemos cubiertas nuestras necesidades actuales, que tienen que ver con la iluminación, tecnología, bombas de agua, freezer y lavarropas”, contó Landaeta.

Cabañas Boca del Chimehuín Energía Renovable Solar (2).jpeg

Así, con el tema del suministro resuelto y con un negocio en marcha, el propietario de las cabañas no duda y dice: “Lo recomendamos ciento por ciento. Sobre todo, porque se trata de energía renovable, es una inversión que se amortiza y es amigable con el ambiente en el que vivimos. Por supuesto que puede combinarse con la energía eólica si lo prefieren y tener un sistema híbrido”.

“Los inversores actuales, durante el día consumen la energía solar invertida sin necesidad de las baterías. Creo que es importante que la gente se informe, conozca y cambie su estilo de vida”, aseguró antes de despedirse.

“No veo ventajas”

La experiencia no es la misma para todos. En Cipolletti, Pablo Mancini tiene instalados paneles en el techo de su casa, no cuenta con un banco de baterías y no le encuentra muchas ventajas al sistema sin el acumulador.

“La verdad es que, si me preguntas, con una mano en el corazón te diría que acá no veo que sea una gran ventaja tener los paneles. En la casa el sistema de energía renovable sólo trabaja de día porque no tengo acumuladores”, asegura en diálogo con +e.

“Pago luz igual que todos, aunque mucho menos. Realmente cuando la inversión sea realmente baja lo pondría en mi casa, pero a este sistema sin acumuladores no lo considero una buena inversión. Si se corta el servicio en el barrio, acá en casa no es distinto y también me quedo sin luz”.

Cabañas Boca del Chimehuín Energía Renovable Solar (1).jpeg

Reconversión en etapas

Como planteamos al comienzo, un servicio deficiente y los costos también son una suerte de motor que hace comenzar a mirar las renovables con buenos ojos. Tal es el caso de Alberto Schrul, quien es el propietario de la Granja Don Erico, ubicada en Colonia San Francisco, entre Plottier y Senillosa.

El aumento de costos para los grandes consumidores y los cortes de servicio hicieron que Schrul reconvirtiera su granja. “Estamos luchando, como productores que somos. Tenemos que estar en forma continua viendo los costos. Nosotros tenemos todo lo que es nacimiento galpones con sistemas térmicos, con calefacción y se complica el gasto de electricidad. No tenemos gas, pasa a 500 metros de mi casa, pero es un costo tremendo hacer la instalación, así fue cómo decidimos avanzar con los paneles solares”, contó el productor en diálogo con LU5 hace ya un tiempo.

Por aquellos días Schrul aseguraba que la granja consumía 1000 kw hora por mes en promedio anual. Se instalaron 26 paneles, cada uno de 340 watt pico e inversor trifásico de 6kw. El sistema cuenta con un campo solar con ángulo regulable que permite obtener la máxima potencia durante todo el año, tanto en verano como en invierno.

La inversión fue por etapas. Yo estoy jubilado, pero sigo trabajando así que saqué un préstamo de Anses y ahí empezamos a comprar los paneles. Mi hijo también sacó un crédito en el Banco Nación y seguimos comprando. En 5 años lo amortizamos”, contó.

En esta nota

Dejá tu comentario