Pymes

Las pymes petroleras quedaron al borde del abismo

Señalan a las empresas de operaciones especiales por la falta de pago. El mes más complicado será junio, cuando tengan que afrontar los sueldos y deudas de mayo con ínfima o nula facturación. El salvavidas para pagar abril con las ATP de Nación.

Un cuello de botella para las pymes con los salarios y los pagos a proveedores se aproxima en junio si la facturación llega a sus mínimos históricos o directamente resulta ser “cero”. El primer ensayo del peor escenario fue esta semana, cuando las empresas regionales que son subcontratistas recibieron la notificación de que no se les reconocerían los sueldos del personal contemplado en el acuerdo de suspensiones por la baja de actividad.

Con la inclusión de las pymes petroleras al programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP), los salarios y las deudas de abril podrán sortearse. Sin embargo, junio, con los vencimientos de mayo, será la prueba de fuego en el medio de las medidas de prevención ante el nuevo coronavirus.

+e pudo corroborar que todas las operadoras petroleras les propusieron a sus contratistas pagarles solamente un porcentaje de los servicios realizados en marzo, el mes atravesado por la pandemia con la cuarentena total a partir del día 20. Estos descuentos implicarían pagar entre un 20% y un 40% de los servicios certificados.

Al mismo tiempo, este esquema se está replicando en el resto de la cadena de valor hidrocarburífera. Así, hasta ahora, el acuerdo marco al que arribaron los sindicatos petroleros, por tramos, no se estaría cumpliendo. Hay unos 10.000 trabajadores del universo de subcontratistas y tercerizadas cuyos sueldos están en suspenso. Se trata de unos 280 millones de pesos en salarios, que hoy están cruzados por las tensiones.

Desde el Centro Pyme-Adeneu se ofreció un panorama de la actual situación de las empresas regionales. Hay una definición tomada en las firmas que integran la Federación de Cámaras del Sector Energético de Neuquén (Fecene) de sostener las fuentes de trabajo. En función de esto, cada pyme viene negociando en particular la parte de los sueldos que puede pagar.

De estas empresas de capital regional, las más afectadas son las que dependían de los pagos que realizaran las empresas del fracking, nucleadas en la Cámara de Empresas de Operaciones Petroleras Especiales (CEOPE) - abril fue el mes de “cero fracturas”-. Y también las que todavía no consiguen certificar pagos de operadoras de la Cuenca Neuquina.

pymes-petroleras-vaca-muerta-0.jpg

A esto se suma el largo panorama de complicaciones que venían sobrellevando, en especial en el último año, con el estiramiento de la cadena de pagos, en algunos casos, de hasta cinco meses.

También, algunas están lidiando con los límites que tienen para acceder a la ayuda nacional, puesto que si facturan por encima del 50% interanual, para el caso del mes en que piden la ayuda, ya no pueden acceder al beneficio. Sucede que con la inflación del último año son muy pocas las que cumplen este requisito.

“Primero, la CEOPE no quería firmar el acuerdo al que llegamos con las operadoras de la CEPH. Ahora, empezaron a mandar notas sobre que no saben cuándo van a pagar o proponiendo retiros voluntarios. Estas son todas empresas con tremendas espaldas económicas y no se les pueden tolerar estas prácticas”, cuestionó el dirigente sindical Guillermo Pereyra, titular del Sindicato del Petróleo y Gas Privado de Río Negro, Neuquén y La Pampa. En ese contexto, anunció que se hará la denuncia al Ministerio de Trabajo para que aplique sanciones si incumplen el acuerdo.

pieza-frases.jpg

La crisis económica por el impacto de la pandemia del nuevo coronavirus implicó que unas 4000 pymes neuquinas se postularan para recibir ayuda financiera del gobierno provincial. De este total, unas 2000 estaban en condiciones de acceder a una línea de créditos y recibieron algún tipo de aporte.

Un elemento desalentador para las pymes está relacionado con el mensaje que dan los planes de retiro voluntario de las principales empresas de operaciones especiales y frackeras. Si están dispuestas a pagar las indemnizaciones con un plus, quiere decir que a largo plazo proyectan una actividad reducida. El panorama pospandemia sería de un crecimiento lento de la industria hidrocarburífera, debido a la necesidad de contar con combustibles y energía, con un menor movimiento de personal y empresas.

La crisis de la demanda a nivel global marcará las nuevas reglas del mercado, con países que buscarán reactivarse paulatinamente cuando pase el peligro del nuevo coronavirus COVID-19. Mientras tanto, la industria tiene que lidiar con los precios en caída y estrategias diversificadas para ubicar el petróleo sobrante.

dnu-566.jpg

Deudas: salen a cobrar $280 millones

Las empresas pyme que forman parte de la Federación de Cámaras del Sector Energético de Neuquén (Fecene) buscaban los fondos para pagar los sueldos de unos 10.000 trabajadores petroleros que prestan funciones en las subcontratistas afectadas y sortear la crisis de este mes.

Esta tarea tiene dos direcciones. Por un lado, las empresas de capitales regionales tienen la ayuda del gobierno provincial y el Centro Pyme-Adeneu, que interceden con las operadoras y también las de operaciones especiales para tratar de cobrar las deudas por los servicios prestados hasta marzo. Por el otro, las pymes recurren a la asistencia que dispuso el gobierno nacional para el pago de salarios.

De acuerdo con lo que informó CEIPA, una de las entidades que integra la Federación, las empresas de servicios especiales (que están nucleadas en la CEOPA) no están emitiendo las certificaciones de trabajos que ya fueron realizados, y, por ende, no pueden facturarlos.

Al mismo tiempo, no les liberaron los pagos correspondientes a las facturas de marzo.

CEIPA también informó que YPF, la principal productora de hidrocarburos del país, “solo pagó el 40% de las facturas de marzo” que fueron emitidas por las prestadoras de servicios. Los datos a los que accedió +e indican que al 20 de marzo la petrolera mantenía deudas con las pymes y que estas facturas tampoco fueron canceladas, según indican las pymes neuquinas.

Las empresas necesitaban esta semana unos $280 millones para hacer frente al pago de los sueldos. Se trata de parte del personal que se encuentra cumpliendo la cuarentena, cuyos salarios quedaron dentro de un acuerdo entre los sindicatos petroleros y las cámaras empresariales. La cámara pyme informó también que, si bien estas empresas fueron reconocidas con un código para ingresar al programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP) del gobierno nacional, al menos hasta ayer no habían recibido el beneficio, una contribución para el pago de sueldos.

En este contexto, las pymes están negociando con cada trabajador los términos de los pagos, toda vez que en buena medida muchas siguen buscando fondos para poder cumplir con el convenio acordado que regirá hasta finales de este mes.

En esta nota

Comentarios