pymes

COVID-19. El protocolo es un peso más para las pymes

A la crisis de no poder facturar, se le suma que el poco trabajo tiene un adicional de hasta el 50% más para cumplir con lo sanitario.

El protocolo sanitario para las empresas petroleras en el contexto del COVID-19 es un peso más para las finanzas de las pymes, hoy golpeadas por el lento regreso a la actividad en el mundo de Vaca Muerta.

Traslados de personal hasta los yacimientos en dos vehículos, cuando antes lo hacían en uno, alquiler de varios tráileres para mantener el distanciamiento social y compra de elementos de seguridad sanitaria han encarecido el costo de los trabajos facturados, en un contexto donde casi no hay facturación.

De acuerdo con lo informado por los empresarios consultados por +e, el costo adicional del que tienen que hacerse cargo las compañías para cumplir con el protocolo sanitario de prevención del coronavirus vale desde un 15 a un 50 por ciento.

“Se duplica todo, porque antes en un tráiler donde dormían cuatro personas ahora pueden hacerlo dos, una en cada habitación, con lo cual estamos en incremento en transporte, en horas hombre y horas de viaje y trabajo. Antes hacíamos un viaje en una hora y media y hoy lo estamos haciendo en tres horas, por la cantidad de controles”, explicó Oscar Erretegui, secretario de la Cámara Empresarial Industria Petrolera y Afines de Neuquén (CEIPA) y socio gerente de dos pymes de trayectoria en la zona.

Las pymes vienen de meses muy difíciles en Neuquén: están negociando deudas de facturas pendientes con operadoras (hoy se están abonando, sobre todo de YPF), pero con descuentos de hasta 30 por ciento, de acuerdo con las negociaciones que han llevado a cabo las cámaras pyme y algunas compañías de manera particular.

Además, junio y julio son dos meses complejos debido a la inactividad por el coronavirus, que desencadenó el freno de los 29 equipos de perforación en la Cuenca Neuquina. No solo no pudieron facturar, sino que mucha empresas se están descapitalzando.

El gobierno provincial armó un plan de salvataje con créditos blandos del Banco Provincia de Neuquén, pero esto no alcanzó a amortiguar el impacto de la crisis. También Nación implementó a partir del 18 de mayo un precio sostén del petróleo a u$s 45, para incentivar la actividad de los inversores, la mayoría socios de la petrolera nacional en distintas áreas no convencionales, que tienen planes de desarrollo a 35 años.

“Por suerte, las tarifas con proveedores se han mantenido con los precios a marzo pasado, antes de la pandemia, pero el tema es el aumento de los costos, porque donde antes necesitabas un tráiler, ahora dos, y así con el transporte”, añadió Erretegui.

En estos días aparece también otro problema clave que son los testeos que hacen las propias petroleras al personal que ingresa a los yacimientos, debido a la circulación comunitaria del coronavirus en la zona de Neuquén capital, Plottier y Centenario.“De acuerdo con el servicio, los costos cambian mucho. Si tenés que hacer una reparación de ir y volver en el día, ir con dos operarios tiene un costo enorme,el tiempo de viaje juega en contra. Y con las trabas que están poniendo se pone cada vez más complejo”, sostuvo el empresario. Mientras tanto, la producción petrolera es actividad esencial.

mas-e-p06.jpg

En esta nota

Comentarios