producción

Bajan los precios del gas pero aún falta para competir en las ligas mayores

Este año cayeron casi 25%. Sin embargo, para jugar en los mercados globales del GNL -entre los años 2025 y 2030- los precios en boca de pozo y los costos de producción deben seguir bajando.

Por Cristian Navazo

La abundancia de gas por el desarrollo de Vaca Muerta generó una fuerte baja de los precios en dólares del gas en boca de pozo. En los meses más calurosos del año llegó a venderse por debajo de los dos dólares el millón de BTU en el mercado spot.

La irrupción de Fortín de Piedra con sus 17 millones de metros cúbicos diarios de producción provocó un cimbronazo en el mercado.

La mayor oferta se combinó con una baja del consumo producto de la profunda crisis económica que atraviesa el país, el incremento de tarifas y la quita de subsidios al consumidor. Según las datos a septiembre, se registró una caída de la demanda del 6,1% en los últimos doce meses corridos respecto a igual periodo del año anterior.

En este contexto, el precio del gas en boca de pozo en dólares, en promedio, cayó entre un 22 y un 25% con respecto a 2018. En octubre último cotizó 2,58 dólares el millón de BTU. Sí es que varios proyectos en Vaca Muerta quedaron fuera del umbral de rentabilidad.

La baja de los precios y la abundancia de gas en los meses templados hizo que este año las operadoras de Vaca Muerta apostaran el grueso de sus inversiones a extraer petróleo, al menos hasta el congelamiento del barril tras la derrota del gobierno nacional en las PASO.

En el contexto actual, la falta de obras de infraestructura en transporte, con una acotada demanda de países vecinos como Chile y con una incipiente incursión en el mercado del GNL que este año puso en marcha YPF, el desarrollo a gran escala del shale gas aun es lejano.

Los principales consultores consideran que el precio para que Vaca Muerta sea competitiva en los mercados globales del GNL debe estar por debajo de los tres dólares el MBTU.

Según el informe Escenarios Energéticos 2030, elaborado por la Secretaría de Energía de la Nación, a partir del año 2022, una vez finalizado el programa estímulo establecido mediante las resoluciones 46/2017 y 419/2017, el precio a percibir por los productores tenderá a la baja.

Se cree que recién entre 2025 y 2030 los precios en boca de pozo se ubicarán en la brecha entre los dos y tres dólares, periodo en el cual comenzarían a concretarse los proyectos de exportación de GNL a gran escala.

El estudio destaca que los volúmenes incrementales producidos y la ganancia de productividad inducirán a una mayor competencia del gas doméstico con el de importación de Bolivia, a la vez que las necesidades de importar GNL serán cada vez menores.

“Se espera que esta situación redunde en una disminución de los precios a medida que se dispone de mayor oferta y disminuyendo a su vez el costo de desarrollo en la medida en la que se incrementa la escala y se avanza en la curva de aprendizaje de la explotación no convencional”, señala el informe.

Por otro lado, los Escenarios Energéticos plantean una estimación de los precios y costos que deberían alcanzar los productores locales para la exportación de GNL a gran escala entre 2025 y 2030.

El documento presenta tres escenarios alternativos de precios para los mercados internacionales: dos simulaciones con valores medios y altos del GNL y otro correspondientes a precios del mercado europeo (TTF, Title Transfer Facility Países Bajos) y asiático (Tokio, Japón) según estimaciones de Wood Mackenzie.

De esta forma, en un marco de precios medios, el GNL colocado en Europa se ubicaría en 6,1 dólares el Millón de BTU. Esa cifra se desglosa en costos de transporte en barco de 0,9 dólares, licuefacción por 2,7 dólares y 0,8 del envío por gasoducto de Neuquén a Bahía, con lo cual el valor que cobrarían los productores sería de 1,6 dólares el millón de BTU. Colocado en el mercado asiático, donde se encarece el transporte, el productor local podría recibir 1,9 dólares MMBTU en boca de pozo.

Mientras que en un escenario de precios altos del GNL a escala global, el productor de Vaca Muerta podría cobrar entre 2,9 y 3,1 dólares el MBTU.

Por su parte, Wood Mackenzie prevé que el gas en boca de pozo se podría ubicar en el orden de los 2,6 dólares con destino al mercado europeo y de 3,3 dólares para Japón.

Debido a la alta volatilidad del mercado mundial de GNL esos valores no son más que una referencia. Sin embargo, para que para que Vaca Muerta sea un jugador del nivel mundial aún debe transitar un largo trecho de reducción de costos e incremento de la productividad y ser capaz de reducir el costo de capital para atraer las millonarias inversiones necesarias en plantas de licuefacción.

En esta nota

Comentarios