precio

Sin acuerdo, se viene el precio sostén por decreto

Kulfas reunió a petroleras y gobernadores. Siguen sin acercar posiciones y se espera que Nación defina un barril a u$s 45.

FERNANDO CASTRO - fcastro@lmneuquen.com.ar

El ministro de Desarrollo Productivo de la Nación Matías Kulfas, parecía, se jugaba una nueva ficha para ver si las petroleras acercaban posiciones en torno a un precio sostén del crudo, el reclamo que desde hace dos meses vienen planteando los gobiernos con áreas hidrocarburíferas. Lo cierto es que no sucedió. Si bien el gobierno nacional habilitó una suerte de cuarto intermedio para escuchar alguna propuesta de parte de las empresas entre las que subsisten las diferencias, tras el encuentro quedó más perfilada que nunca la posibilidad de que el nuevo valor para el petróleo en Argentina llegue por un decreto de necesidad y urgencia.

Es la foto luego de la videoconferencia que se extendió por casi tres horas. Kulfas planteó ante los directivos de las productoras y refinadoras el cuadro que conocen de primera mano: la baja de la demanda interna, la caída de la producción, y cómo esto sumó para la asfixia financiera de provincias, pymes, y buena parte de la cadena de valor.

Las fuentes consultadas que participaron de la videoconferencia afirmaron que en ningún momento se habló del nuevo precio del barril. Una parte de los directivos, en buena medida los de la cadena de refinación por fuera de YPF, expusieron las quejas de rigor por el impacto que la medida tendría en sus cuentas.

Del otro lado, las productoras no integradas que por lo bajo, a la salida del encuentro, expresaron la sensación de que el nuevo precio es casi un hecho.

El encuentro también marcó la aparición en este debate del nuevo CEO de YPF, Sergio Affronti. Las fuentes consultadas por +e indicaron que el directivo destacó la importancia de la medida que tomará el gobierno. Al mismo tiempo, hubo una ausencia que se hizo notar: la del presidente de la empresa, Guillermo Nielsen, que no formó parte de la videollamada.

De hecho, Affronti tuvo un lugar destacado: estuvo al lado de Kulfas, que junto a él también tuvo al subsecretario de Hidrocarburos de la Nación, Juan José Carbajales.

Entre las empresas convocadas estuvieron Pluspetrol, Vista Oil & Gas, Shell, PAE, ExxonMobil, PAE, Tecepetrol, YPF y Raizen, entre otras. Parte de los interlocutores de Kulfas expusieron su rechazo a una regulación del precio a través de un decreto, y cuestionaron el impacto de liquidar regalías a un valor por fuera del precio internacional, además de las quejas de algunas refinadoras por lo que dejarán de percibir por comprar un crudo interno a un precio más alto que el valor internacional.

Las provincias productoras con las gobernadoras Alicia Kirchner (Santa Cruz) y Arabela Carreras (Río Negro), y el gobernador Omar Gutiérrez, con los matices de cada caso, fueron explícitos en el respaldo a una definición que, esperan, les dé algo más de aire en sus respectivas administraciones.

Cada peso contará en medio de una crisis que afecta a provincias cuyo presupuesto está atado en buena medida a la actividad petrolera, si bien el escenario de hoy muestra al sector en uno de sus peores contextos de producción tras la llegada del impacto económico del coronavirus.

A ellos tres, también se sumó el gobernador de Buenos Aires, Axel Kicillof, quien también respaldó la posibilidad de un precio sostén para el crudo. Kicillof buscó integrarse desde un primer momento a la Ofephi, la organización de provincias productoras de hidrocarburos para tratar de revalorizar la posición estratégica del puerto de Bahía Blanca y su vínculo con Vaca Muerta, como así también el rol que juega la industria metalmecánica bonaerense en el entramado industrial del shale.

Si bien Kulfas, de acuerdo a otras fuentes, abrió un espacio para aceptar algún tipo de propuesta, para muchos ya no habría vuelta atrás y el decreto con el nuevo precio está al caer. Es más, están los que dicen que sería algo que se define en las próximas 48 horas.

Queda por ver el número del desvelo: la mayoría apuesta por un barril de crudo a 45 dólares (las provincias habían comenzado su reclamo en 54). Por lo demás, creen que la medida podría llegar con un piso y un techo de retenciones que fluctuarían de acuerdo al precio del Brent, el crudo de referencia para el país, y acaso algún tipo de cláusula vinculada al sostenimiento de los empleos.

En esta nota

Comentarios

Te puede interesar