industria

La industria considera que el RIGI es mejor que el proyecto de GNL

El régimen de grandes inversiones es apoyado por todo el sector y no quieren que dependa de la suerte de la Ley Ómnibus.

Más allá de todas las señales del Gobierno de Javier Milei a la industria petrolera en materia de precios, una de las iniciativas más apoyadas por el sector es el RIGI: el Régimen de Incentivo para Grandes Inversiones que vendría a ser un salto superador al proyecto de promoción de GNL de Sergio Massa.

“Tiene beneficios impositivos y cambiarios mucho mejores que los del proyecto de Massa. Es mucho más amplio y da la garantía de arbitraje internacional que soluciona la falta de credibilidad del país”, sostiene una fuente de la industria especializada en materia de regulación.

El problema es que, al estar metido dentro de la Ley Ómnibus -que tiene muchísimos artículos que generan rechazo en gran parte del arco político-, podría caer junto con esta o, como mínimo, sufrir una gran demora en su aprobación.

De ahí que por la urgencia que existe en los proyectos de GNL que cuentan con una ventana de tiempo limitada, muchos presionan para que se presente como una iniciativa paralela. “Deberían presentarlo aparte, es lo más importante de la Ley Ómnibus en materia energética”, dicen a +e.

En tanto, otros que comparten la visión positiva del nuevo régimen, sostienen que paralelamente se podría terminar de aprobar la normativa de Massa que cuenta con media sanción en Diputados para ir avanzando al menos con el proyecto de YPF y Petronas.

“El proyecto está muy bueno. Es el régimen que venían hablando para no ir a una ley especial sino incentivar a todos los proyectos de la industria. Puede entrar el GNL, el hidrógeno, el offshore y Vaca Muerta. Lo que tiene la ley de Massa es que es más expeditiva y está pensada para que salga cuanto antes el proyecto de YPF y Petronas. Entonces sería bueno que se sancione más allá de esta ley que, entre que se discute podemos en el Congreso, podemos perder la ventana de oportunidad”, comentan desde otra firma.

Como explicó este medio, el RIGI otorga libre disponibilidad de divisas, estabilidad aduanera, tributaria y cambiaria por 30 años. Baja el impuesto a las ganancias al 25%, elimina retenciones, impuestos a las importaciones y dividendos, y permite descontar otros tributos como bienes personales o IVA.

Las empresas tienen un plazo de dos años para poder ingresar y está pensado para proyectos con perfil exportador. Un aspecto clave que falta establecer es el monto mínimo de inversión que podría variar según cada industria. En Oil & Gas, infraestructura y minería sería un poco más alto, mientras que en otras actividades como tecnología, forestal, agroindustria y energías renovables sería más bajo.

En esta nota

Dejá tu comentario