tarifas

Cómo impacta la eliminación de la Zona Fría en las tarifas de la Patagonia

La nueva versión de la Ley Ómnibus confirma la eliminación del esquema de precios diferenciales para zonas frías. El impacto en las boletas de la Patagonia será mayor que en el resto del país, por el nivel de consumo.

El último borrador presentado por el Gobierno confirma que el proyecto de Ley Ómnibus busca eliminar el Régimen de Zonas Frías, lo que tendrá un fuerte impacto en las tarifas de la Patagonia.

Como explicó +e, la versión original ya autorizaba a dar de baja los fondos fiduciarios energéticos que vehiculizan subsidios, justamente como es este caso. No obstante, como el secretario de Energía había afirmado que el régimen “no se elimina”, sino que “hay una reconfiguración de subsidios”, existían dudas sobre el verdadero plan.

Ahora, el texto final que presentaron al Congreso faculta a “reasignar los beneficios reconocidos por el art. 75 de la ley 25.565 y la ley 27.637 en el marco del régimen de subsidios a establecer de acuerdo a lo dispuesto en el art. 177 del Decreto N° 70 del 20 de diciembre de 2023. Dicha reasignación comprenderá los beneficios previstos en el art. 75 de la ley 25.565 y la ley 27.637. Una vez implementado el esquema de subsidios conforme el art. 177 del Decreto N° 70 del 20 de diciembre de 2023, el art. 75 de la ley 25.565 y la ley 27.637 quedarán derogados”.

En concreto, el impacto para los usuarios de la Patagonia es doble. No sólo por la quita de este descuento de entre el 30% y el 50% (según el caso) en el precio del gas, sino por el ajuste general que tendrán todos los usuarios del país donde el precio promedio que pagará la demanda saltará de 0,7 a 4,1 dólares el millón de BTU, es decir 7 veces más.

Canasta básica energética

Fuentes oficiales indicaron que la idea es que el nuevo esquema de subsidios de canasta básica energética tenga en cuenta el factor climático de las diversas regiones del país. No sólo para zonas frías, sino para las cálidas que sufren de un mayor consumo eléctrico.

No obstante, la expectativa es que apenas llegue a cubrir una pequeña parte de lo que hacía el sistema anterior. “Será sumamente crítico para los usuarios patagónicos, la incidencia dependerá del alcance y gradualidad de la canasta básica. Se corre el riesgo de pasar del sinsentido de la ampliación del Régimen al guadañazo de raíz de todo subsidio energético (en un contexto social crítico)”, afirmó el consultor de Paspartú, Juan José Carbajales.

Hornalla gas audiencias tarifas ajuste incremento servicio.jpg
A nivel internacional, el hogar que gasta más del 10% de sus ingresos en pagar la energía, son pobres. 

A nivel internacional, el hogar que gasta más del 10% de sus ingresos en pagar la energía, son pobres.

El desafío es que, con sueldos en un promedio histórico muy bajo, es muy factible que la amplia mayoría de los usuarios patagónicos gaste muy por encima del límite del 10% de los ingresos que suele fijarse como referencia internacional para catalogar a los “pobres energéticos”.

El cálculo que surge de la información presentada en la audiencia pública marca que un usuario promedio pasaría de pagar $4.000 de gas por mes a $25.000, según destacó Carbajales.

Sin embargo, la diferencia de consumo entre las provincias patagónicas con el resto del país hace que esa cuenta sea mucho más abultada en las “zonas frías” por la mayor necesidad de calefacción.

De acuerdo a los registros del Enargas, el promedio del consumo mensual residencial en la Ciudad de Buenos Aires es de 55 m3, en todo el país la cifra sube a 94 m3, en Río Negro (Departamento Roca) es de 260 m3, en Neuquén (Departamento Confluencia) 274 m3, en Santa Cruz (Río Gallegos) 607 m3 y en Tierra del Fuego 623 m3.

Es decir que en las provincias patagónicas se consume entre 5 y 11 veces más que en Buenos Aires por mes, con el agravante de que esta cuenta no discrimina las variaciones por estación y por lo tanto no tiene en cuenta el efecto invernal sino apenas un promedio mensual de todo el año.

En esta nota

Dejá tu comentario