petrolera

Nynas, una "petrolera verde"

Redujo un 10 por ciento las emisiones de CO² en la refinación de crudo. La empresa sueca cumple con indicadores altos en materia de sostenibilidad.

¿Cómo refinar petróleo y evitar emisiones de gases invernadero? La petrolera sueca Nynas viene desde hace tiempo invirtiendo en el inevitable camino hacia dónde va el mundo: producir y reducir los efectos contaminantes, en este contexto de transición energética hacia los objetivos de carbono neutro en 2050.

La petrolera tiene una refinería en la ciudad de Nynäsham, cerca de Estocolomo y en un década ha logrado reducir en un 10% las emisiones de gases de efecto invernadero, con una fuerte política de inversión para lograr indicadores de sostenibilidad.

Marcela Tocelis es General Manager de Nynas en Latinoamérica y participó del panel Industria Hidrocarburífera en la Tercera Convención de la Cámara de Empresas de Medio Ambiente de Argentina (CEMA), con una exposición sobre cómo hizo la petrolera para aumentar los indicadores de eficiencia energética, sostenibilidad y reducción de los efectos contaminantes.

“Nynas es una compañía petrolera diferente. Nos enfocamos en fabricar productos que brinden un valor verdadero, vemos el concepto de llevar el petróleo más lejos y para esto la compañía optó por centrar todas las actividades del desarrollo sostenible, básicamente basados en los 17 objetivos del desarrollo sostenible de la ONU y tomamos cuatro áreas clave y trabajamos al respecto. Primero, crear un entorno de trabajo seguro y saludable para todos, desarrollar y entregar productos que contribuyan al desarrollo sostenible. Aumentar la eficiencia energética y con esto reducir el efecto climático y ofrecer un lugar de trabajo atractivo como socio comercial responsable, como un ‘buen vecino’. La compañía está muy comprometida”, señaló Tocelis en el panel.

La petrolera sólo se dedica al downstream y compra el crudo, más de un millón de toneladas al año para la refinación. El “combustible pesado” que se refina no es para automóviles sino para barcos.

Además, el negocio está dedicado casi en forma exclusiva, el 85% para bitúmenes (aceites para asfalto) y naftémicos, con varios segmentos de mercado.

“Nos enfocamos en la venta de aceites que van a la industria eléctrica, como aislantes para transformadores que es el negocio principal, plastificantes para neumáticos y después bases lubricantes, no para automotor, pero si industriales. El último segmento es el de químicos, que es muy amplio orientado a la industria”, indicó la manger.

Nynas refina un millón de toneladas de crudo al año, algo que genera un gran impacto al medio ambiente. Sin embargo, logró reducir 100 mil toneladas de dióxido de carbono, que tiene una incidencia directa en los gases de efecto invernadero. Eso se logró a partir de 2004 con la instalación de una planta de co-generación con biocombustibles.

Inversión e impacto

La inversión en bajar el impacto al medio ambiente de la compañía no sólo se centra en el funcionamiento de la refinería, sino también en la ciudad que la rodea, Nynäsham, que se abastece de electricidad a través del “exceso de calor” de la refinería.

“Es un desafío financiero porque la realidad del carbono neutro en 2050 requieren inversiones de capital, con respecto al proceso de refinación. Nynas ha venido en los últimos años invirtiendo en este sentido. Gracias a esta serie de inversiones, somos una empresa sueca y nos regimos en estándares altos y estrictos con respecto al medio ambiente”, concluyó.

> Gas y producir hidrógeno

Otro ejemplo de sostenibilidad es la transición hacia el gas natural, un factor clave hoy también en Vaca Muerta y en Neuquén que produce el 53% del gas del país. “Como combustible de transición y en ese caso también se está yendo a ese sentido como materia prima para la producción de hidrógeno. Luego de la refinación tenemos un proceso secundario de hidrogenación catalítica, para purificar, para aumentar la calidad de los aceites y en muchos casos son aplicaciones muy críticas. Ese aceite es prácticamente agua mineral”, indicó Marcela Tocelis durante la exposición del panel de Industria Hidrocarburífera de la CEMA.

En esta nota

Comentarios

Te puede interesar