Pereyra

Pereyra afirma que quedan 1300 petroleros en la casa

El sindicalista dio un panorama sobre la cantidad de trabajadores que están bajo la rotación que impuso la crisis del COVID-19.

De a poco, los petroleros están volviendo casi en la totalidad a trabajar a los yacimientos para salir del modo “stand by”: en estos días hay unos 1300 operarios en esa condición, de acuerdo con la información relevada por el sindicato petrolero, la mayoría del sector de equipos y servicios de fractura, que fue el golpe más duro para la industria en la pandemia del coronavirus.

“El 85% de la gente está trabajando en este sector, tenemos problemas con las empresas de servicios especiales, porque en el de producción y mantenimiento ya volvieron todos a trabajar”, afirmó a +e Guillermo Pereyra, secretario general del sindicato de Petróleo y Gas Privado de Neuquén, Río Negro y La Pampa.

Al inicio de la pandemia, precisamente en abril, cuando las etapas de fractura en Vaca Muerta (el indicador de actividad más preciso del shale) bajaron a cero, las empresas de servicios de fractura fueron las más afectadas. Esa actividad nunca se recuperó por completo a los niveles de febrero, antes de la expansión del COVID-19.

trabajadores-petroleros-generica-01.jpg
Los gremios de Vaca Muerta seguirán negociando con las cámaras empresarias.

Los gremios de Vaca Muerta seguirán negociando con las cámaras empresarias.

Las suspensiones

En esos meses, había unos 20.000 trabajadores en la casa, suspendidos percibiendo hasta un tope del 60% de los sueldos (en algunos casos particulares, muchos menos); después la cifra bajó a unos 17.000 en agosto; meses más tarde a 5000 y hoy a unos 1300, según explicó el máximo referente del sindicato petrolero en diálogo con este diario.

Pereyra sostuvo que la situación más compleja se da en cuatro empresas, las más afectadas por la baja de la actividad no convencional, más allá de la mirada que hay en estas horas por la recuperación y la suba progresiva de equipos en YPF.

“Estamos teniendo problemas en HP (empresa de perforación), San Antonio, Baker y Schlumberger, donde hay tres tipos de situaciones, algunos que están trabajando a pleno, otros a medias con rotación de siete días y otros directamente no están trabajando”, señaló el sindicalista.

La idea del sindicato es que “todos roten” en esquemas que se apliquen durante todo el mes. Esto implica que el trabajador que va al campo una semana pueda cobrar un extra y no estar en desventaja salarial con el que está activo los 30 días.

Hasta ahora, hay 21 equipos en la Cuenca Neuquina, entre perforadores y workover. Cada torre que se suma a Vaca Muerta genera más puestos de trabajo para quienes recibieron el impacto en sus puestos laborales, desde hace casi 11 meses.

Fue producto de un acuerdo entre sindicatos de todo el país y las petroleras: se trata del artículo 223 bis de la Ley de Contrato de Trabajo, mediante el cual las empresas pueden suspender al personal en período de crisis. Pero para el sindicato petrolero, sobre todo para Pereyra, las empresas hicieron “uso y abuso de ese acuerdo”, algo que no permitió la rotación de personal. Y en ese sentido, los más perjudicados fueron los trabajadores que se quedaron en las casas, con el salario recortado.

Si bien solo falta entre un 15% y 20% de los operarios que vuelvan a los yacimientos, el retorno ha sido rápido en estos dos meses.

ENERGIA-PRODUCCION-VISTA.jpeg
Foto de archivo - Una plataforma de perforación de gas y petróleo en la zona de Vaca Muerta, provincia patagónica de Neuquén, Argentina. Jan 21, 2019. REUTERS/Agustin Marcarian

Foto de archivo - Una plataforma de perforación de gas y petróleo en la zona de Vaca Muerta, provincia patagónica de Neuquén, Argentina. Jan 21, 2019. REUTERS/Agustin Marcarian

Salarios

“Esto no se terminó, porque todavía nos hace falta cerrar la paritaria 2020, entonces no podemos hablar de lo que pasa este año”, dijo a +e Guillermo Pereyra, titular de Petroleros Privados. Lo que cerró del 2020 fue un acuerdo del 15% de suba salarial (se incorporará como sumas remunerativas) y, además, una compensación por la paritaria 2019 del 16,2%. “Está difícil todo, pero sabemos que hay predisposición y diálogo”, afirmó el sindicalista, quien dijo que en algunos casos cuando las sumas estén en blanco “el básico va a empujar fuerte”. Pero dijo que la inflación fue del 40% en 2020 y aún falta recomponer más.

En esta nota

Comentarios