Historia

El mito del azar en el hallazgo de petróleo

Historia. Los descubridores tenían a su cargo la exploración geológica del país, buscando recursos como agua y, en paralelo, petróleo y carbón.

Aquel Pozo Nº 2 que descubrió petróleo el 13 de diciembre de 1907 y le dio un nuevo rumbo al país hoy tiene construido a su alrededor el Museo Nacional del Petróleo en Comodoro Rivadavia. La perforación realizada con un equipo fauck alemán guarda detrás la historia de un objetivo estratégico que el gobierno nacional se propuso cumplir y que no fue fruto del azar, un mito que se intentó imponer desde los primeros años de explotación petrolera en el sur.

Los nombres importantes fueron los de Enrique Hermitte, José Fuchs, Humberto Beghin y Julio Krause. En el caso de Hermitte, había trabajado en la comisión que estudió los límites con Chile de la mano del perito Francisco Moreno -quien expuso en 1905 que en la zona de Comodoro Rivadavia había más chances de encontrar petróleo que agua-.

“Los grandes descubridores se propusieron hallar agua y, paralelamente, aprovechar las perforaciones y los trabajos para ir confeccionando el relevamiento y el estudio geológico del territorio nacional, pero con el anunciado propósito de encontrar carbón y petróleo”, escribió Federico Bernal -bisnieto de Hermitte- en su libro Petróleo, Estado y soberanía, de 2005.

Hermitte elevaría la memoria de su gestión al Ministerio de Agricultura con la aclaración pertinente. “Considero conveniente llamar la atención de V.E. -planteaba Hermitte- sobre el hecho de haberse atribuido a una mera casualidad el descubrimiento del petróleo en Comodoro Rivadavia. No hay tal, sin duda. El propósito que se persigue y que siempre se ha hecho resaltar es única y exclusivamente investigar el subsuelo. Nada de extrañar que al ubicar una perforadora se haga en regiones desprovistas de agua y nada casual que se encuentre en el curso de la perforación de un yacimiento de petróleo o carbón, desde que se trata, por así decirlo, de elementos constitutivos de la corteza terrestre”.

ep21-f01-ener(SCE_ID=382420).jpg

El Código de Minería era la única legislación que involucraba a los hidrocarburos en esos tiempos, algo que era entendido por los técnicos como peligroso. Los privados pedían permisos de cateo para especular con el valor de la tierra (todavía existen algunos yacimientos como “dominios mineros” en el sur chubutense).

Los intereses políticos en torno a seguir importando carbón inglés y galés hacían que los planes exploratorios fueran prácticamente boicoteados.

El plan, entonces, consistió en emitir un decreto del presidente Figueroa Alcorta el 14 de diciembre, el día después de comunicarse el hallazgo, para fijar la reserva nacional del yacimiento.

El telegrama enviado por Beghin y Fuchs el 13 diciembre de 1907 señalaba: “Perforación sigue bien profundidad quinientos treinta y nueve metros. Inyección sube siempre espesa con kerosene. Aumentó muy poco. Se está en un terreno que es casi imposible pasarlo de tan duro. Garantizamos que es kerosene de la mejor calidad. Todo en buen estado”.

UN-MUSEO-SOBRA-LA-LOCACION.jpg

En esta nota

Comentarios