hidroeléctricas

La hora clave de las hidroeléctricas

Las concesiones de Neuquén y Río Negro se vencen a partir de 2023 y se plantea que la administración vuelva a las provincias. El gobierno de Alberto Fernández no tiene un buen antecedente: volverá a licitar la hidrovía Paraná-Paraguay. Una discusión caliente.

Neuquén está decidida a dar una discusión gigante, de esas que rozan altos intereses políticos desde hace décadas: la restitución de las concesiones hidroeléctricas, que se vencen entre 2023 y 2029 y que representan no sólo un recurso para el control de crecidas y la generación de electricidad, sino para el incipiente desarrollo de la agricultura y Vaca Muerta.

Se trata de las centrales de Planicie Banderita, El Chocón y Arroyito (administrada por la italiana Enel); las presas Portezuelo Grande, Loma de la Lata y El Chañar (Orazul Energy), la planta hidroeléctrica Alicurá (AES) y el complejo hidroeléctrico Piedra del Águila (Sociedad Energía Sadesa Central Puerto) y Pichi Picún Leufú (Pampa Energía).

Todas fueron otorgadas en concesión por el gobierno de Carlos Menem en 1993 y vencen en 2023, salvo la presa de Pichi Picún Leufú, cuya concesión se termina en 2029.

El objetivo es más que ambicioso, donde no hay antecedentes a favor, y que es pelar para que Nación y el Congreso Nacional no tomen el camino más fácil: la “prórroga automática” de los contratos o la apertura de nuevas licitaciones.

Hasta ahora, el gobierno de Alberto Fernández no dio una señal clara de querer entregar la administración de los recursos del aprovechamiento de los ríos a las provincias, a pesar de las promesas electorales. Está latente el antecedente de la Hidrovía Paraná-Paraguay, que pasó de una promesa de entregarlas a las administraciones provinciales, a analizar -en estos días- un nuevo pliego licitatorio.

La pandemia generó una cortina de humo a este debate que es crucial y que se reactivará en estos meses, donde Neuquén y Rio Negro serán protagonistas desde distintos sectores políticos.

“Va a ser el tema de agenda de este año y también el que viene porque recuperar la administración de estas hidroeléctricas, equivaldría a tener más ingresos por regalías; es como tuviéramos otra Vaca Muerta para las futuras generaciones”, indicó a +e el diputado provincial por el Frente de Todos, Mariano Mansilla, quien aclaró que más allá de la postura que tenga el espacio kirchnerista a nivel nacional, va a apoyar un proyecto para recuperar la administración de las represas a favor del estado neuquino.

El diputado junto al espacio de Unión por los Neuquinos (UNE) entregó el año pasado 22 de julio de 2020 un proyecto de “Restitución de los Aprovechamientos Hidroeléctricos para la Región del Comahue” para que se trate en el Senado de la Nación. Se lo entregó a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, con todo un memorándum técnico de cada una de las represas en la cuenca neuquina. El proyecto aún no se trata, pero la discusión sobre la concesión de Hidrovía SA desempolvó el debate a nivel nacional.

El pasado 7 de mayo, Mansilla le entregó una nota al presidente de la Legislatura, Marcos Koopmann, haciendo hincapié en esta discusión para declarar de interés público y estratégico la administración estatal de la vía navegable troncal Paraguay Paraná como un antecedente de lo que podría suceder dentro de un año en las provincias de Rio Negro y Neuquén con las centrales hidroeléctricas. En estos días podría haber una declaración conjunta de todos los partidos en la Legislatura Neuquina.

“En lo político claro que pertenezco al espacio del Frente de Todos, pero los intereses de Neuquén están primeros y esperamos definiciones de nuestros representantes, como el que está en la Secretaría de Energía de la Nación (Darío Martínez) y también en el Congreso para que no los encandile las luces de Puerto Madero”, añadió Mansilla.

central-hidroelectrica-chocon.jpg

Otra pieza clave en el debate local es Elias Sapag, representante de la Autoridad Interjurisdiccional de cuencas (AIC) por la provincia de Neuquén quien llamó a no tener una “visión economicista” de las concesiones y los recursos de las hidroeléctricas.

“Se está hablando mucho de le energía eléctrica y de la economía y hay que tener un concepto más holístico de lo que significan las represas para el Comahue y nosotros gracias a las represas podemos satisfacer a todos estos usuarios, las ciudades con el consumo humano, la industria, la agricultura y la horticultura”, manifestó en diálogo con +e.

“Llamó severamente la atención que aquellos responsables de las concesiones a los efectos de sentarnos en una mesa a discutir de qué es lo que queremos de las hidroeléctricas y que vamos a administrar”, añadió Sapag.

Carlos Ciapponi, presidente de CALF también tomó postura acerca de las concesiones de las hidroeléctricas, ya que la cooperativa tiene acciones en la central Planicie Banderita y central Alto Valle. “Estamos en condiciones de participar en la operación de una central, pero la electricidad es como la salud, son bienes esenciales. Las distribuidoras, por más que sean del dominio privado son el eslabón más débil de la cadena”, explicó.

Ciapponi sostuvo que las empresas concesionarias “tuvieron utilidades millonarias y cuando está complicado como ahora en la pandemia no regalan nada. Si las vamos a operar desde el Estado que haya un fondo para inversiones”, dijo el presidente de CALF.

central-hidroelectrica-piedra-del-aguila-02.jpg

> ¿En manos de quién están las hidroeléctricas neuquinas?

  • El Chocón y Arroyito: Generación El Chocón SA, anteriormente conocida como Hidroeléctrica El Chocón S.A. (H.E.C.S.A.), es la empresa que maneja las dos presas. Fue otorgada en concesión a partir del 11 de agosto de 1993, por el término de 30 años al consorcio Hidroinvest S.A.- Sociedad controlante con el 59% de participación. Es un grupo de origen italiano que en la Argentina también tiene participación en Enel Generación Costanera (ex Central Costanera), Central Dock Sud y Enel Green Power Argentina, en Generación; Enel Trading Argentina S.R.L. (ex Cemsa) en Comercialización; Edesur S.A. en Distribución; y TESA, CTM y Yacylec en Transporte. Desde 1999 cotiza en la Bolsa de Milán
  • Planicie Banderita y Central Alto Valle: Están administradas por Orazul Energy que es la operadora del fondo de inversión I Squared Capital que fue fundado en 2012 por el egipcio Sadek Wahba. Adquirió los activos de la norteamericana Duke Energy en Argentina, Chile, Ecuador, El Salvador, Guatemala y Perú. I Squared Capital tiene inversiones en proyectos de energía, servicios públicos, transporte y telecomunicaciones en América del Norte , Europa y en economías de alto crecimiento, como India y China. Es accionista minoritario de las centrales Termoeléctrica San Martín, Termoeléctrica Manuel Belgrano y Central Vuelta de Obligado. Forma parte de Inkia Energy, un grupo energético con presencia en 9 países de América Latina, dedicado a la generación, transmisión y distribución de energía eléctrica.
  • Alicurá: Desde agosto del 2000 es operada por AES Argentina, subsidiaria de AES Corporation de EE.UU, que se define como “uno de los principales inversores en negocios de largo plazo del sector eléctrico nacional”. Está presente en el país desde 1993 y es el concesionario original. Opera 8 plantas de generación ubicadas en las provincias de Buenos Aires, Neuquén, Salta y San Juan, y tiene participación accionaria en las Centrales Termoeléctricas Manuel Belgrano y José de San Martín, ubicadas en las provincias de Buenos Aires y Santa Fe. En Neuquén además invirtió en la instalación del parque eólico Vientos Neuquinos. AES Corporation fue fundada en enero de 1981por Roger Sant y Dennis Bakke. Tiene su sede en Arlington, Virginia, y tiene negocios en generación y distribución de energía eléctrica en 27 países.
  • Pichi Picún Leufú: Fue otorgada en concesión en 1999 a Petrobras que, luego, pasó a manos de Pampa Energía, la empresa fundada en 2005, por Marcelo Mindlin quien, junto a sus socios, Damián Mindlin, Gustavo Mariani y Ricardo Torres, compró el Frigorífico Pampa. Si bien, que cotizaba en la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, no tenía actividad comercial alguna. En 2008 esa empresa se convirtió en Pampa Energía que hoy tiene gravitación en el 10 campo de la energía eléctrica, y en el transporte y producción de gas. También en la región posee la central térmica Loma de La Lata. Produce gas en El Mangrullo, Sierra Chata, Rio Neuquén y Rincón del Mangrullo. Participa en el bloque Parva Negra Este, Las Tacanas Norte, Rincón de Aranda, Chirete, entre otros.
  • Piedra del Águila: Desde 2006 es manejada por la Sociedad Argentina de Electricidad, Sadesa, conformada por accionistas del grupo Miguens-Bemberg e inversores encabezados por Guillermo Reca. Adquirió la empresa Hidro Neuquén, controlante de Hidroeléctrica Piedra del Águila y la Central Puerto.

En esta nota

Comentarios

Te puede interesar