GNL

Canal de Panamá: el tráfico de buques de GNL bajó un 30%

La caída de envíos de GNL se debe a una menor demanda de combustibles estadounidense en Asia y por las limitaciones de exportaciones.

El Canal de Panamá ha experimentado una baja del 30% en el tráfico de buques que transportan gas natural licuado (GNL) debido a una menor demanda del combustible estadounidense en Asia y limitadas exportaciones tras la explosión de una terminal en junio.

La planta en Texas de Freeport LNG, el segundo mayor exportador estadounidense, sigue cerrada desde una explosión a principios de junio y su reinicio parcial no se espera hasta octubre, lo que ha reducido la capacidad de exportación de Estados Unidos, incluso en medio de la boyante demanda europea.

Antes del incidente, el Canal de Panamá -la principal vía de navegación para las exportaciones energéticas de Norteamérica a destinos asiáticos- ya había visto una reducción del tránsito de buques de GNL, pues muchos productores estadounidenses se han enfocado en despachar a Europa en sustitución del gas ruso.

"Tuvimos como un 30% de disminución de tránsitos en el año fiscal a lo que va hasta la fecha en estos 9 meses", dijo la subadministradora de la Autoridad del Canal de Panamá, Ilya Espino de Marotta, refiriéndose a los tanqueros de GNL.

El GNL "que tradicionalmente pasaba de la costa de Estados Unidos a Asia se ha desviado para Europa", añadió en una entrevista con Reuters esta semana.

Temperaturas más cálidas de lo previsto en Asia han desacelerado la demanda de GNL, especialmente los cargamentos procedentes de destinos lejanos que pagan fletes más elevados.

El tonelaje a bordo de los portacontenedores tipo Neopanamax también descendió, pero aumentó en buques más pequeños, añadió.

Congestión portuaria global que ha obligado a transportar en buques más pequeños también hizo mella en el rendimiento del Canal, que tiene previsto ser neutro en carbono para 2030, según la funcionaria.

Pero el menor número de buques de GNL que están solicitando paso por el Canal se ha visto compensado por un mayor tránsito de otro tipo de embarcaciones, incluidos los buques de gas licuado de petróleo (GLP) y los cruceros, cuya actividad se está recuperando tras la pandemia.

Al finalizar su año fiscal en septiembre, el Canal de Panamá espera haber movido 520 millones de toneladas de mercancías, por encima del récord de 516 millones de toneladas del año fiscal anterior, pero por debajo del objetivo de la Autoridad de 535 millones de toneladas, dijo Espino de Marotta.

Para el año fiscal que comienza en octubre, el Canal de Panamá espera una recuperación de los pasajes de buques de GNL a través de la vía acuática y un alto porcentaje de reservaciones de paso por la vía, que en la actualidad se sitúa en torno al 90%.

En esta nota

Dejá tu comentario