Europa

Europa quiere poner un tope al precio del gas ruso

"Tenemos que cortar los ingresos de Rusia, que Putin usa para financiar su atroz guerra contra Ucrania", propuso la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, propuso hoy a los gobiernos de la UE establecer un tope al precio del gas ruso, así como una "contribución solidaria" a las energéticas europeas para hacer frente a la crisis que enfrenta el bloque por el fuerte aumento de los precios a raíz de la guerra en Ucrania.

"El objetivo es muy claro: tenemos que cortar los ingresos de Rusia, que (el presidente Vladimir) Putin usa para financiar su atroz guerra contra Ucrania", señaló Von der Leyen en una comparecencia ante la prensa en Bruselas, en la que expuso los principales puntos de la propuesta que los ministros de Energía de la Unión Europea (UE) debatirán el viernes.

"Nos enfrentamos a una situación extraordinaria porque Rusia no es un proveedor digno de confianza y manipula los mercados energéticos", aseguró.

La jefa del Ejecutivo comunitario insistió en que Putin usa la energía para "chantajear" a los europeos y defendió la "unidad" y "solidaridad" con la que los Estados miembro han hecho frente a la situación desde el inicio de la invasión de Ucrania, hace más de seis meses.

El presidente ruso, que habló hoy en un foro económico en Vladivostok, negó un rato antes que su país use la energía como "arma" contra Europa, después de que la semana pasada se interrumpiera el suministro de gas ruso a través del gasoducto Nord Stream.

Los occidentales "dicen que Rusia utiliza la energía como un arma. ¡Otra vez una tontería! ¿Qué arma usamos? Proporcionamos lo que sea necesario según las peticiones hechas" por los países importadores, dijo ante una audiencia de empresarios y políticos asiáticos, reportaron las agencias de noticias AFP y Sputnik.

El grupo ruso Gazprom anunció el viernes pasado que el gasoducto Nord Stream, que conecta Rusia con Alemania y debía reanudar su servicio el sábado tras unas tareas de mantenimiento, cesaría su actividad "completamente" hasta la reparación de una turbina.

Moscú afirma que las sanciones occidentales impuestas por la invasión a Ucrania provocaron falta de piezas de recambio que amenaza el funcionamiento del gasoducto Nord Stream. Este gasoducto es crucial para la provisión de los países europeos, que temen una crisis energética este invierno.

A la vez, Putin se refirió al tope a los precios del gas ruso que se plantean los europeos para castigar las finanzas del Estado ruso y dijo que lo considera "una tontería" y una solución "sin perspectivas".

"Esto es absurdo, una tontería que conducirá a un mayor crecimiento (de los precios) en los mercados mundiales, incluyendo en Europa", añadió.

Las instituciones europeas están bajo una enorme presión para actuar ante los fuertes aumentos en los precios de la energía al consumidor, como consecuencia directa de la ofensiva militar de Rusia en Ucrania.

Como parte de su plan para frenar la disparada de los precios de la electricidad, la Comisión Europea lanzó la propuesta de limitar los espectaculares beneficios experimentados por empresas de energía nuclear o renovables, que tienen costos bajos de producción.

Von der Leyen aseguró que esas firmas "están registrando ingresos inesperados, que no reflejan sus costos de producción", y por ello añadió que "ha llegado el momento de que los consumidores se beneficien" de los bajos costos de la energía de ese origen.

Por esa razón, la propuesta es "reencauzar estos beneficios inesperados para ayudar a las personas y empresas vulnerables a adaptarse" al escenario energético en el bloque.

Con relación a las empresas generadoras de energía producidas con combustibles fósiles, la funcionaria agregó que "también han tenido enormes beneficios". La propuesta para esas empresas es adoptar una "contribución solidaria", señaló.

Desde fines de 2021 los líderes de los países europeos encendieron las luces de alarma ante el alza en los precios de la electricidad, impulsada al alza por el aumento en los precios del gas.

La crisis estalló con fuerza en febrero, después que Rusia, el principal proveedor de gas de Europa, inició su ofensiva militar contra Ucrania. La UE adoptó sanciones contra Rusia, que en represalia recortó drásticamente sus entregas de gas.

En ese cuadro, la UE discute fórmulas para desvincular los precios del gas de los precios de la electricidad al consumidor, para frenar el dramático aumento en las facturas.

En esta nota

Comentarios