Europa

Europa: la "ayuda energética" aumenta la inflación

Las medidas de ayuda energética de Europa complican la lucha contra la inflación y pone en riesgo los planes presupuestarios para el 2023.

Las medidas para apoyar a las economías de Europa frente al aumento de los precios de la energía podrían complicar sus planes presupuestarios para 2023 si es necesario extenderlos hasta la primavera, dijeron el lunes los ministros de finanzas de la región, señalando su potencial impacto en la inflación.

Los ministros que representa a los 19 países que comparten el euro, volverán al tema a principios de diciembre, cuando discutan los presupuestos para 2023 con más detalle, pero reiteraron que dicho apoyo debe ser temporal, específico y no impulsar la demanda.

Si bien muchos de los esquemas de apoyo, que suman alrededor de 200 000 millones de euros, o el 1,25 % del PIB de la zona del euro, expiran en el segundo trimestre de 2023, es posible que algunos deban extenderse si los precios continúan siendo altos, lo que complica la planificación presupuestaria.

"Observamos que un tema clave para la combinación general de políticas para la perspectiva presupuestaria para el próximo año es qué sucede si las medidas se extienden hasta la primavera y más allá", dijo en una conferencia el presidente del Eurogrupo, Paschal Donohoe.

"Así que esta será una coyuntura muy importante para la política presupuestaria para el próximo período", dijo.

La competencia justa en el bloque es otro objetivo clave, después de que Alemania enfureciera a sus pares de la UE en septiembre al ofrecer ayuda para hogares y empresas por un valor de hasta 200.000 millones de euros en unos pocos años, una cantidad que pocos países pueden igualar.

Los críticos dicen que un apoyo tan ingente amenaza la competencia leal dentro del mercado único de la UE. Otros países de la UE han anunciado planes de apoyo, pero mucho más pequeños.

Dichos esquemas, que actúan como estímulo fiscal, no solo aumentan una deuda pública de por sí elevada en la zona del euro, sino que también dificultan la lucha del Banco Central Europeo contra la inflación, que alcanzó un 10,7% anual en octubre.

"Los ministros notan (...) la compensación entre reducir la inflación y al mismo tiempo apoyar tanto a los hogares vulnerables como a la competitividad internacional de la zona del euro", dijo Donohoe.

Con eso en mente, los ministros de la zona euro acordaron en octubre que dicha ayuda pública debería ser específica y temporal, aunque la mayoría de estos esquemas no lo han sido.

"La mayoría de estas medidas, alrededor del 70% adoptadas por los estados miembros hasta ahora, no están dirigidas, lo que significa que benefician a toda o a una gran parte de la población", dijo el comisario de Economía de la UE, Paolo Gentiloni.

"Somos conscientes, por supuesto, de que la selección de objetivos no siempre es fácil, política y técnicamente, especialmente si tienes que reaccionar muy rápido", dijo.

Para abordar esto, una de las opciones en discusión es que los Estados proporcionen una cantidad fija de energía a un consumidor a un precio subsidiado, y el consumo por encima de ese límite se liquidará al precio de mercado más alto, dijeron las autoridades.

En esta nota

Comentarios