equipos

Equipos: el otro freno de Vaca Muerta

La falta de equipos puede ser una piedra en el camino para los planes de las operadoras en Vaca Muerta. Los servicios aumentarán acorde a la demanda.

Vaca Muerta cerró el 2022 rompiendo récords de producción. La actividad creció un 22% respecto al 2021 con el detalle que durante siete oportunidades se superaron las mil etapas de fractura por mes. Los registros fueron excelentes, pese al déficit de equipos en la formación no convencional. Ese es uno de los temas centrales a resolver para cumplir con las proyecciones del 2023.

En diálogo con +e, Luciano Fucello, country manager de NCS Multistage y fundador de Contactos Energético, sostuvo que la baja cantidad de equipos complicaría los planes de inversión de las compañías. La eficiencia y el ingenio serán fundamentales en un año marcado por la incertidumbre económica y política.

“Llegó muy poco equipamiento en el 2022. Fue un año donde la falta de dólares a nivel nacional terminó impactando en la actividad por la restricción en importaciones y la inversión extranjera directa fue casi cero”, destacó.

“Lo que se vio fue un aumento fenomenal de la actividad, de los pozos, la eficiencia, y una recirculación de los pesos generados en esta actividad que ha permitido reinvertir ese dinero y llegar a una producción de más de 300 mil barriles. En el 2022 se han exportado en promedio 40 mil barriles de petróleo por día. Estamos hablando que toda la producción incremental irá a parar a exportaciones. Esto abre las puertas de lo que se espera para los próximos años”, consideró.

Las exportaciones de petróleo ayudarán a ampliar las reservas del Banco Central y a dar vuelta la balanza energética, que el año pasado cerró con un saldo negativo de 5 mil millones de dólares.

La expectativa está puesta en el incremento de la capacidad de transporte. La primera etapa del Gasoducto Néstor Kirchner, el Proyecto Duplicar de Oldelval y el Oleoducto Trasandino (Otasa) serán fundamentales para que la balanza energética sea positiva o que, por lo menos, encuentre un equilibrio.

Esos oleoductos y gasoductos hay que llenarlos y el momento de llenarlo es ahora. Yo creo que las empresas lo han entendido muy bien y se está viendo en la actividad, tanto en la actividad real, que vamos encontrando mes a mes como en los planes de inversión que son realmente muy ambiciosos. No solo se va a evitar que se vayan los dólares, sino que se queden o que ingresen nuevos. Va a generar un balance positivo”, subrayó Fucello.

equipo vaca muerta.jpg

El otro freno de Vaca Muerta

Las proyecciones para este año es que las compañías aumenten la actividad en un 35%. Sin embargo, el country manager de NCS Multistage advirtió que será difícil cumplir con esos planes con la cantidad de equipos que hay en la actualidad.

En Vaca Muerta hay 8 sets de fracturas y es posible que en los próximos meses llegue otro set más, pero eso no será suficiente para abastecer los trabajos que demandarán las operadoras. Esto llevará a que los precios de los servicios aumenten considerablemente. “Los planes de las empresas son muy buenos, pero seguramente, cuando empiecen a faltar los equipamientos de fractura, perforación y pulling aumentarán los precios de los servicios”, adelantó.

El costo de las operaciones podría aumentar entre un 30 o 40% explicado por la falta de disponibilidad y el uso que se le dé a ese equipamiento.

En este marco, las empresas de capitales nacionales tienen mayores perspectivas que las compañías internacionales porque comparan al país con proyectos globales como puede ser Guyana o Namibia, donde tienen un precio full del crudo y tienen acceso a divisas. “Hoy en día, desde el punto de vista internacional, Argentina se ve como un agujero negro donde la plata que se invierte aquí no se puede sacar, con un mercado de precios regulados por donde se lo mire. Es un mercado interrogado muy difícil de entender para las empresas internacionales”, analizó Fucello.

Set de Fractura _ Schlumberger.jpg
El trabajador se desempeñaba prestando servicios en la empresa Schlumberger.

El trabajador se desempeñaba prestando servicios en la empresa Schlumberger.

Lo que viene

El fundador de Contactos Energéticos manifestó que la actividad en la formación funciona pese a las distintas restricciones y, si se quiere cambiar alguna regulación, puede aumentar el riesgo de que decaiga el nivel de trabajo. “Vaca Muerta es como un hormiguero donde están las hormiguitas trabajando y han aumentado la producción y va a seguir aumentando. Las hormiguitas son la parte técnica y se tiene un recurso de calidad mundial. Pero está el riesgo de que, si se toca alguna de las regulaciones o de las leyes o lo que fuera, ese hormiguero puede desarmarse”, aseveró.

Fucello afirmó que no se deben cambiar demasiadas cuestiones para impulsar la actividad en Vaca Muerta. “Hay que revisar las cuestiones que tienen que ver con el tema de exportaciones. Las leyes actuales de hidrocarburos están hechas para lo que es la autosuficiencia física del hidrocarburo y no para la autosuficiencia económica. Creo que hay que revisar eso y seguir como estamos. Se vienen años muy esperanzadores para la industria y, especialmente, para Vaca Muerta”, subrayó el country manager de NCS Multistage.

En esta nota

Comentarios