Energía

Otro paso para Vientos Neuquinos

Pese a los obstáculos de la pandemia, AES colocó todos los aerogeneradores y sus aspas podrán girar juntas. Se define la energización y algunas obras civiles propias del predio.

Con la colocación de las últimas palas, el parque eólico Vientos Neuquinos está completo y listo para realizar las tareas finales, destinadas a energizarse y empezar a suministrar energía eléctrica desde el predio en Bajada Colorada. Una iniciativa que empieza a darle forma a la generación de energías limpias desde Neuquén.

Las distintas empresas que participaron del proyecto, encabezado por AES Argentina, culminaron así la etapa más pesada de la obra con el montaje de los componentes mayores. Y no solo por el esfuerzo operativo, sino porque atravesaron en el último tiempo la incertidumbre que provocó la pandemia.

A partir de ahora, los siguientes pasos serían finalizar el último circuito de máquinas y la energización, además de cerrar la parte civil de edificios y viales internos del parque.

Cuando el gobierno nacional autorizó las obras de energía eléctrica a mediados de abril, incluyendo así a los emprendimientos en renovables, se pudo establecer un programa de trabajo para concretar el primer parque eólico en la provincia y uno de los más grandes de la Argentina.

Los 29 aerogeneradores que componen el parque eólico Vientos Neuquinnos están colocados en torres de hormigón de 120 metros de altura, fabricadas en la localidad rionegrina de Allen. Este detalle les permite aumentar el componente nacional de cada molino, reducir costos logísticos y motorizar la economía regional.

Los aerogeneradores Nordex y sus aspas tuvieron un operativo de traslado a partir de diciembre, cuando llegaron al puerto de San Antonio Este. Paulatinamente recorrieron por tierra el camino hasta el predio donde estaban las torres.

Así se fueron habilitando circuitos de molinos, de entre cinco y seis, para energizarlos y ponerlos a suministrar energía al Sistema Interconectado.

Este proyecto fue diseñado originalmente por la Agencia de Inversiones del Neuquén (ADI-NQN), que buscó un inversor privado para que lo concrete. AES compró la inciaitiva y se comprometió a construir una estación transformadora.

La capacidad del proyecto pudo ampliarse de 80 MW a 100,5 MW a través de un préstamo obtenido por AES en 2019 en la Corporación para las Inversiones Privadas en el Extranjero (OPIC, por sus siglas en inglés), un organismo financiero que depende del gobierno de Estados Unidos. Pese a los problemas macroeconómicos del país, la empresa consiguió el crédito.

La totalidad de la energía está vendida a través del programa MATER (Mercado a Término de Energías Renovables), en contratos con grandes consumidores privados. Hay al menos 15 contratos con empresas que están recibiendo su cuota de energía limpia. De este modo, las renovables ocupan un lugar mayor en la matriz energética nacional.

En esta nota

Comentarios