pymes

El drama de las pymes por la devaluación

Un impacto a 90 días. Los economistas creen que la suba del 20% del dólar oficial traerá un impacto inflacionario pero que no se parará la actividad.

Otra vez una devaluación y un cimbronazo político después de las PASO con el triunfo sorpresivo del libertario Javier Milei genera incertidumbre –a la que pesa sobre la restricción de las importaciones- en el complejo mundo de Vaca Muerta, sobre todo al sector del tercer anillo de pymes petroleras.

El 22% de corrida del dólar oficial y el anuncio del control de precios escalonados a octubre, sigue generando señales ambiguas de estabilidad para la industria hidrocarburífera en la provincia de Neuquén.

Los analistas económicos advierten que la actividad no está frenada por completo, pero que hay cadenas de valor y proveedores que están “sin precios”, y que el horizonte de estabilización es difuso, también ante la imposibilidad de las empresas de financiarse.

El sector pymes y el financiamiento viene golpeado desde 2017, con la suba de tasas, que hicieron imposible que una gran parte de las empresas neuquinas puedan hacerse de financiamiento para sostener el capital de trabajo. Allí nacieron también las alternativas en el mercado financiero.

Este cuadro de situación inesperado, aunque de alguna manera previsible por la sinergia de la crisis, puede generar una discusión sobre contratos y cómo cancelar las cadenas de pagos necesarias para el funcionamiento técnico y logístico de la cuenca no convencional.

Las importaciones están frenadas y las pequeñas empresas tienen que hacerse de stock de la cadena local, con otros tiempos y precios. En algunos casos, no pueden reponer insumo básicos, ni relacionados al transporte o a la informática, ente los más básicos.

La suba del dólar se dio como respuesta a la inquietud de los mercados el pasado lunes luego del triunfo de Milei en las PASO, un escenario político que no estaba en las previsiones del establishment.

La economía no está frenada, pero se puede frenar en algún momento. Ahora lo que está claro es que dólares no hay más, no hay importaciones, y lo que sí genera esto es una incertidumbre respecto de cuáles van a ser los niveles de inflación en los próximos dos meses. Entonces, volvemos a lo mismo, otra vez el sector está sin precio. Y sin precio, esta vez, sin saber hasta cuándo”, explicó a +e Gonzalo Etchegaray, director de la escuela de negocios BIZION y titular de EF Inversiones.

pymes-petroleras-vaca-muerta.jpg
Las pequeñas empresas esperan una reactivación en Vaca Muerta y no quieren perder sus posiciones ante pymes de otras provincias.

Las pequeñas empresas esperan una reactivación en Vaca Muerta y no quieren perder sus posiciones ante pymes de otras provincias.

Medida de emergencia

La medida de emergencia que implementó el ministro de Economía y candidato a presidente por Unión por la Patria, Sergio Massa es un duro golpe para un país (aunque sin muchas chances de algo distinto) que ya tiene una de las inflaciones más altas del mundo: las estimaciones dan que supera el 115% anual. Con el anuncio del Banco Central de la República Argentina (BCRA) para frenar la estampida del peso fue llevar la tasa de interés al 118%y la cotización del dólar oficial quedó en $350 en el mercado mayorista.

“La sorpresa de Milei genera incertidumbre, volatilidad que este ante la escasez de dólares. Eso se traduce rápidamente en una primera intención de corrida cambiaria y de eso el aumento de los tipos de cambio en todas sus fases. El gobierno trata de contrarrestar esa volatilidad con un aumento de tasa para que no se le caiga la demanda de pesos ante una devaluación del 20 por ciento”, indicó el economista.

En estas semanas, el factor fundamental en toda la cadena de valor es el precio de los insumos necesarios para sostener la actividad del gas y petróleo. Tal como sucede en otros rubros de la economía, el shale no escapa a esta realidad insólita en una país que no tenía este cuadro de situación desde el 2001 y principios de los ‘90.

“No va a haber precio, me parece que ese es el principal deterioro que va a tener la pyme. Y el segundo es que ante una tasa del 118 por ciento, no hay línea de financiamiento. Había línea de financiamiento en el hasta la semana pasada en el 49 por ciento y hoy te dicen que no saben cuál va a ser la tasa, con lo cual lo que se frena por los próximos sesenta días es todo el financiamiento pyme”, indicó Etchegaray. El economista estimó también que el sector financiero bancario también está entrampado en las altas tasas de interés, que y que tendrán dificultades para largar líneas de créditos al sector pymes. Por no decir, que no habrá créditos por un tiempo.

El cimbronazo de la devaluación del 22% del dólar oficial se trasladará a precios en estos 60 días, pero en el medio hay otro contexto que aún es más preocupante: las elecciones del 22 de octubre, donde la gran incógnita es en quién recaerá la presidencia de la Nación.

“Los bancos que tampoco saben cuál va ser con certeza la tasa aunque sea una tasa del 120 por ciento o 200 por ciento, tampoco van a soltar créditos. Esto deriva en sí una caída en el nivel de actividad, pero eso va a llevar un tiempo más largo, con lo cual me parece que eso sí van a ser los efectos de estas medidas”, concluyó.

Crónico. Insumos faltan desde abril

La falta de insumo y las restricciones a las exportaciones no son nuevas. Vienen desde antes de abril, donde ya había faltantes en una parte de la cadena productiva de Vaca Muerta. “Una empresa que fabrica varillas de bombeo, donde el 80% de su producción necesita unas telas de pulir, como las piedras, no tiene stock. Esta semana y la que viene se queda sin vástagos. Esto afecta directamente a la industria petrolera”, ejemplificó hace uno meses a +e Leonardo Capasso, presidente de la Cámara Argentina de Proveedores de la Industria Petroenergética (CAPIPE), quien además es propietario de Indave Patagónico SA en el Parque Industrial Neuquén. El empresario explicó que el mundo pyme hace tiempo que está en crisis, pero que la inflación puede ser una alarma más que importante para el stock de insumos para Vaca Muerta, en lo relacionado a las metas de producción y contratos a cumplir para las operadoras. Pero las últimas medidas económicas para hacer frente a la crisis de la falta de reserva parece haber agravado la situación.

En esta nota

Dejá tu comentario

Las más leídas