Cecha

Desde CECHA alertan que el consumo bajó 20%

Guillermo Lego, gerente general de CECHA, sostuvo que debido a los aumentos del combustible, la gente comienza a usar medios públicos o alguna otra alternativa.

“Las estadísticas que manejamos nosotros son tomadas de la Secretaría de Energía. El mes de diciembre todavía no fue completado, pero estamos notando, por lo que nos informan distintas estaciones en el servicio del país, que está habiendo una merma de aproximadamente un 20%”, dijo Guillermo Lego, gerente general de la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos y Afines de Argentina (CECHA).

En diálogo con Realidad Económica (LU5), agregó que “evidentemente no sólo es por el aumento de combustible sino que desde el punto de vista económico, el poder adquisitivo de los consumidores está bajando”.

“No solo es que aumentó el combustible, sino que están subiendo otras variables y eso hace que la gente empiece a consumir menos”, agregó.

En este punto, Lego comentó que “empieza a caer el consumo, la gente comienza a usar medios públicos o alguna otra alternativa. Se nota la merma. Antes, cuando había un aumento del combustible, se notaba una baja las primeras 24 o 48 horas y después volvía a la normalidad. Ahora no, ahora se deja de comprar y no se carga hasta que haya una necesidad concreta”.

Con esta caída del 20% en el consumo, ¿se despeja cualquier riesgo de desabastecimiento? Según Lego, “en general, el mercado interno tiene un déficit de un 20%, aproximadamente, un poco más, entre 20 y 25%. En época de caída de consumo, evidentemente, va a haber menor necesidad de importar y no debería haber faltante de producto. Esa es la realidad”.

Precio internacional

Con estos aumentos de las últimas semanas, el precio se acerca al nivel de los países limítrofes, ¿estamos llegando al techo o los precios seguirán subiendo? ¿Es posible pensar en un escenario de Argentina con el combustible más caro de América Latina?

Según Lego, no es viable. “Durante casi nueve meses estuvo el producto congelado, y con la tasa de cambio que había en su momento, el valor de los combustibles en zonas no patagónicas estaba en 40 centavos de dólar. Hoy está llegando a los 80 y en general suele estar a 1.20 en el resto de los países”, detalló.

“Si yo estoy teniendo un crudo internacional de 75 dólares, a través del crudo yo saco los productos destilados, y acá se estaba negociando a 60 dólares, la diferencia de ambos valores se termina ajustando”, explicó.

Las comparaciones son odiosas, pero…

En este punto, Lego aclaró que la comparación con el resto del mundo es “de números fríos porque evidentemente en países europeos, por ejemplo, el poder adquisitivo de la gente es mayor que el que puede haber acá en Argentina”.

“La incidencia de la carga impositiva hace 12 meses atrás era aproximadamente de un 40, 45% en el precio final. Es decir, en Argentina, cada vez que cargaba combustible, el 45% se lo llevaba el Estado, ahora está atrasado y ese porcentaje ronda el 18%. En Europa, ese número supera el 60%, porque allá buscan desalentar el uso de combustible fósil”.

El atraso en la actualización impositiva rige hasta el 1 de febrero. “Evidentemente ese atraso, de alguna manera, existe y depende del gobierno decidir qué es lo que va a hacer, si lo tiene que ajustar o no. Miles de millones de dólares que se perdieron por no haber hecho esa actualización”, agregó.

En este punto, la pregunta es: ¿Cuándo puede llegar a haber un nuevo aumento? Lego responde que “desde el punto de vista comercial no tenemos algo concreto. Puede variar por la diferencia entre el precio del crudo nacional e internacional. Habrá que ver cómo se va comportando el productor y el refinador. Por otro lado, está el tema del atraso impositivo”.

En esta nota

Dejá tu comentario