nafta

¿Cuánto más debería subir la nafta para alcanzar la paridad de exportación?

El impacto de la devaluación futura, el incremento de biocombustibles, el fin del congelamiento impositivo y la suba del Brent.

Luego de aumentar más de un 100% durante el último mes más el ajuste del 27% que se registró este martes en las estaciones de servicio de Axion, Shell, YPF y Puma, el precio de la nafta todavía debería subir otro 18% para alinearse con la paridad de exportación como quiere el Gobierno.

Según un informe de la consultora Economía & Energía, la depreciación del peso obligará a un alza del 8% si se considera un tipo de cambio para los exportadores de crudo de $880 por dólar en marzo de acuerdo a la fórmula de 80% dólar oficial y 20% contado con liquidación.

Por otro lado, los recientes incrementos de los biocombustibles de entre el 28% y el 34% tendrán un impacto del 2% adicional en el surtidor si se mantiene el actual porcentaje de mezcla en naftas y gasoil.

El tercer factor que impulsará los precios de los combustibles será el descongelamiento del Impuesto a los Combustibles Líquidos y al Dióxido de Carbono. El mismo viene siendo aplicado desde el 2021 y provocó en 2023 una pérdida de ingresos de 2.800 millones de dólares.

Para recomponer todas las subas atrasadas, deberá incrementarse un 377%, lo que representará un traspaso del 9% extra en el valor final de la nafta.

Finalmente, para llegar al precio de paridad de exportación con un barril internacional a 75 dólares, una tasa de descuento de dos dólares por barril y retenciones del 8%, se necesitaría otro aumento del 25% y así totalizar un alza del 45%.

La cuestión es que según la normativa que estipula el proyecto de Ley Ómnibus, el precio export parity sería solamente el primer paso para terminar convergiendo al import parity. El motivo de ello es que las refinerías locales compran alrededor del 20% de sus ventas en el mercado externo, por lo que los precios deberían seguir esta cotización.

El desafío es que, en un escenario de restricción externa, lo más lógico sería que el tipo de cambio sostenga una fuerte depreciación en términos históricos, lo que torna mucho más compleja esa alineación a valor internacional.

La evidencia de los últimos 13 años muestra una correlación directa entre precios de los combustibles en dólares y tipo de cambio. “Por lo general, los períodos con precios en dólares de los combustibles en surtidor relativamente elevados se produjeron en el contexto de un tipo de cambio apreciado”, indica el informe de Economía & Energía.

De hecho, los precios de los combustibles en surtidor alcanzaron sus máximos valores entre 2012 y 2015 cuando promediaron 1,81 USD por litro, uno de los períodos con tipo de cambio real más atrasado.

En esta nota

Dejá tu comentario