crisis

Intendente de Añelo: "La situación es caótica"

Hay 200 desempleados por el freno de obras petroleras. La caída de la actividad afecta de lleno en la puerta de entrada a Vaca Muerta.

Añelo, puerta de entrada de Vaca Muerta, lo pasa mal. Recibe los embates de una crisis que nunca vio de un modo tan cruento: por un lado los embates de la pandemia y en paralelo el freno en el sector petrolero que da de lleno hace un año pero que desde marzo se siente con más fuerza. Lo global (el derrumbe petrolero) en lo local (la puesta en crisis de una economía netamente vinculada al petróleo y el gas) que se suma a la pandemia.

“La situación es bastante caótica. La economía de la ciudad siente el parate generalizado”, dijo a +e hoy el intendente Milton Morales, quien llegó al cargo en las elecciones de diciembre pasado.

El pueblo viene de cuatro días intensos durante la semana pasada, con cortes intermitentes en el acceso a algunos de los principales yacimientos de los no convencionales del país. En este caso se trata de un reclamo que tiene que ver con las obras paralizadas en las áreas productoras, en un contexto en el que las petroleras capean el temporal de la baja demanda de crudo interno y la necesidad de mercados para el gas.

Este escenario terminó afectando obras en esos yacimientos: plantas de tratamiento, tendidos para el transporte de hidrocarburos, y algunas pequeñas obras menores que hasta ahora habían sido un chance para descomprimir el freno económico en la localidad y que ahora quedaron paralizadas. Unos 200 trabajadores de Añelo, distante unos 80 kilómetros de la capital provincial, se quedaron sin empleo.

Ahora, hay una instancia de negociación: la subsecretaría de Trabajo de la Provincia, el gobierno provincial, operadoras y el propio intendente, tratan de dar una respuesta. Hasta el momento solo se pudo reencauzar la situación de 20 de los obreros de la UOCRA que se quedaron sin su puesto de trabajo.

“Al resto los asistimos con lo que podemos. Es ayuda con bolsones de comida. No hay en el reclamo una conflicto sindical o política de algún tipo”, describió Morales ante una consulta de +e.

Es que la crisis muestra la peor cara al pueblo, un imán que atrajo a centenares de personas en los últimos años por la seguidilla de inversiones que lo colocaron en el mapa nacional como el punto exacto donde el sueño de encontrar un trabajo se podía cumplir.

Eso hoy toma la forma de una deuda social que presiona los fondos públicos, otra vez, como ocurre ante cada crisis del precio mundial del petróleo (como la actual). El cuadro hoy está agravado por los recaudos que imponen el coronavirus (Añelo tiene seis casos de contagios oficiales activos, “todos en muy buen estado de salud”, señala el intendente).

“Tomamos todos los cuidados necesarios, con fuertes campañas de concientización. Las características del empleo petrolero y las empresas que se vienen a radicar nos pusieron en alerta desde el inicio”, expresó Morales.

Añelo tiene unos 8000 habitantes. En momentos de plena actividad, entre cinco y seis mil personas más pasaban todos los días rumbo a los yacimientos. “Hoy soy unos 2000 diarios”, dice el intendente, quien se lamenta porque “eso también se siente en lo que dejamos de recaudar para sostener la actividad económica del pueblo”.

Si no fuera por las obras de hotelería en marcha, cuenta, la situación sería “aún peor”. “Hay unas 2500 plazas hoteleras. Por suerte hay 30 obras de servicios de hotelería y apart hotel que siguen en marcha y dan una respuesta para sostener cierta actividad”.

Por ahora, afirma Morales, "nos queda esperar el paso de la pandemia, y que la actividad petrolera vuelva a acomodarse. Sabemos y creemos en todo el potencial de Vaca Muerta, y es la apuesta para seguir crecimiento. Lamentablemente hoy nos toca atravesar este escenario al que le damos las respuestas que podemos".

En esta nota

Comentarios