Congreso

Dos leyes y la búsqueda del equilibrio en el Congreso

El debate de los biocombustibles expuso las tensiones entre las provincias productoras de crudo y las que producen granos. Nación envía señales a ambos sectores.

Todavía no llegó al recinto, pero ya muestra las primeras tensiones. La coalición del gobierno nacional transita esa delgada línea de equilibrios que separa los dos proyectos de ley que se tratarán en el Congreso de la Nación: por un lado, la ley de incentivo al sector petrolero, y, por el otro, el esbozo de proyecto de nueva ley para los biocombustibles, a un mes del vencimiento de la prórroga del actual marco normativo.

En este último caso, el malogrado intento de la oposición de Juntos por el Cambio del jueves cuando quiso tratar la prórroga del actual ley bio, una forma de evitar la posible baja en los cortes de las naftas con biocombustibles, muestra de manera descarnada las posturas contrapuestas dentro del arco opositor, pero también una disputa entre legisladores de provincias petroleras y las del complejo cerealero.

En el medio, las necesidades que el gobierno nacional tendrá en un año político, si las elecciones se desarrollan, están también atadas al despegue que podría llegar del sector petrolero, un potencial generador de divisas con el gas y el shale oil a la cabeza.

Tal como lo viene planteado +e desde finales del 2020, las jurisdicciones hidrocarburíferas con Neuquén en el primer puesto y las petroleras integradas (aquellas que refinan el crudo que producen) manifiestan sus reparos a la prórroga a los biocombustibles. Afirman que el corte obligatorio en las naftas y el diesel encarecen su producto y socavan la calidad de los combustibles que producen.

Para las provincias hidrocarburíferas, los cerca de 250 cm3 de derivados de granos que componen un litro de nafta implican una cuota menor de producción de petróleo en el mercado de la refinación, con el consiguiente efecto en las regalías.

En parte por eso los diputados de la oposición de extracción petrolera no habilitaron el debate.

Al mismo tiempo, el oficialismo asumió compromisos con productores de combustible bio. De hecho, estableció a principios del 2020 un aumento escalonado del bioetanol y el biodiésel para su mezcla con naftas y gasoil que están obligadas las refinadoras a comprarles por la ley que vence en mayo.

La Secretaría de Energía busca hacer una suerte de traducción de las posiciones divergentes que, incluso, existen dentro del propio oficialismo.

La apertura al debate en comisiones en el Congreso es parte del paquete en el que Nación trata de continuar con un marco más compatible con las necesidades de pequeños productores con los que viene dialogando desde hace un semestre.

Al mismo tiempo, está el otro frente en el debate legislativo anticipado por el presidente Alberto Fernández durante la apertura del actual ciclo legislativo en el Congreso.

La tan mentada ley de incentivo al sector petrolero, que, antes que nada, tiene el desafío de -esta vez sí- llegar a una instancia de tratamiento.

Los antecedentes: en el 2020, en ese otro mundo de la prepandemia, Fernández llegó a decir que estaba en ronda de ministros. Era aquella la ley que había propuesto Guillermo Nielsen, en los albores de la gestión de Fernández, en la que se buscaba equiparar las condiciones fiscales e impositivas del shale a las de Permian, como el propio ex presidente de YPF dijo por primera vez durante el Precoloquio de IDEA Vaca Muerta desarrollado en Neuquén.

Hoy, su sucesor en el cargo, Pablo González, tiene un rol relevante en el nuevo proyecto. En su paso por Neuquén, habló de un debate prioritario para el marco normativo que las empresas productoras empiezan a conocer en diálogo con Energía de Nación. Su contenido va de mecanismos para el acceso a divisas hasta una modificación del impuesto a los combustibles, la búsqueda de un esquema para amortiguar el impacto en naftas de las subas y bajas del precio del crudo a nivel mundial, y el incentivo a mayores cuotas de producción de gas.

Son los temas que forman parte del debate que ya se anticipa en el Congreso.

En esta nota

Comentarios