Concesiones en shale

Bandurria Sur y la disputa por un área en la que define YPF

Es una de las joyas del shale oil de Vaca Muerta. La retirada de Schlumberger, socia de la empresa argentina, abre paso para otras compañías en una de las mejores áreas de la zona caliente de los no convencionales argentinos.

Fernando Castro - fcastro@lmneuquen.com.ar

La anglo-holandesa Shell y la gigante noruega Equinor negocian la posibilidad de ingresar juntas en una porción que dejará vacante Schlumberger. Es en el 49% de Bandurria Sur, una de las mejores áreas de shale oil de Vaca Muerta, desarrollada por la argentina YPF.

La salida de la empresa norteamericana, que había anunciado una inversión conjunta con la petrolera argentina de unos 500 millones de dólares en 2018, abrió paso a una disputa que se da por lo bajo en la conducción de varias empresas con una espalda más grande para soportar el actual contexto de la economía y las restricciones en Argentina.

En medio de las restricciones que impone el negocio del gas, las que cotizan en alza en Neuquén son las áreas petroleras, si bien hoy están cruzadas por el freno al precio interno del petróleo.

Con todo, para empresas con el capital suficiente, siguen siendo un botín más que apreciable. Según pudo confirmar +e, ya hubo más de una oferta a Schlumberger Ltd. Sin embargo, queda por saber qué posición tomará YPF. La empresa argentina tiene el 51% del área. Fuentes del sector informaron que podría imponer la oferta que considere mejor para su estrategia de desarrollo o vetar la de un interesado. Las mismas fuentes informaron que otra de las compañías interesadas es Total, que desarrolla el bloque Aguada Pichana Este (shale gas).

Olivier Le Peuch, el director ejecutivo de la compañía, dijo en una conferencia telefónica que la compañía espera cerrar la venta de Bandurria Sur durante el primer trimestre del año.

La empresa de servicios especiales había marcado una novedad en Vaca Muerta: la de una firma de este sector de la industria jugando fuerte para operar en un área petrolera. En abril de 2017 se había comprometido a invertir unos u$s 500.000.000, algo que desiste de completar en el marco de su estrategia global de negocios.

En buena medida, Vaca Muerta tiene un amplio muestrario de las gigantes mundiales que podrían, llegado el caso, realizar una oferta. Incluso entre las que ya son socias de YPF, como Chevron (en Loma Campana) y Petronas (La Amarga Chica).

Tal como lo informó +e, de la zona caliente del shale oil en manos de YPF se terminaron produciendo 67 mil barriles de shale oil en diciembre 2019. De este total, 6300 se produjeron en Bandurria Sur, parte de la tríada de áreas de donde quiere despegar la empresa con su plan de expansión en la Cuenca Neuquina. YPF tiene proyectados allí unos 70 pozos que se realizarán en 17 locaciones, tal como lo informó este medio.

Se trata de áreas que vienen sosteniendo el declino de la producción convencional en Neuquén, y que están a la espera de mejores condiciones económicas para, eventualmente, acelerar y buscar mercados en el exterior.

A diferencia del negocio del shale gas, afectado por el ciclo de consumo interno, la necesidad de ir hacia nuevos mercados y la de nueva infraestructura de transporte, el petróleo podría propiciar el crecimiento de la industria argentina: los resultados de productividad son de los mejores del mundo en este segmento, y desde Neuquén se podrían transportar unos 200.000 barriles de crudo adicionales a los 156.000 de la actualidad.

Hay oleoductos que pueden llevar esa producción hacia el Atlántico o bien hacia puertos chilenos, del otro lado de la Cordillera de los Andes.

En esta nota

Comentarios