Cauchari

El parque solar Cauchari apura su segunda etapa

Jujuy tiene todo listo para ampliar el parque solar más grande de Latinoamérica pero sigue a la espera del aval de la Nación, algo que debería acelerarse tras los recientes acuerdos con China que ofrece el financiamiento al proyecto.

A 4.200 metros de altura, en plena Puna Jujeña, el Parque Solar Cauchari inyecta desde septiembre de 2020 sus 315 Mw de generación eléctrica al sistema interconectado, una obra única en su tipo por la magnitud y el desafío tecnológico que representó. Considerado el parque solarmás grande de Latinoamérica, la provincia a través de la empresa Jujuy Energía y Minería S.E. (Jemse) tiene desde entonces todo listo para avanzar en su ampliación hasta alcanzar los 500 Mw, con las denominadas etapas IV y V, algo que forma parte de una larga discusión inconclusa con Cammesa para definir el precio de la energía que se le reconocerá a los nuevos parques.

El precio actual del megavatio de Cauchari es de 60 dólares, el cual surgió de la licitación nacional que convocó el Gobierno nacional en el 2016 a través de la ronda 1 del programa RenovAR, y se anticipa que el nuevo contrato rondará entre los 50 y los 55 dólares, de acuerdo a la puja de las partes. Buena parte de la energía futura podrá ser orientada a la demanda creciente que se anticipa generará la instalación de los proyectos mineros vinculados a la producción de litio, la otra gran riqueza natural en desarrollo para Jujuy.

La demora en la definición del precio para la nueva etapa viene generando las suspicacias y el reclamo del gobierno de Gerardo Morales, ya que sin contrato PPA no hay forma de avanzar en la financiación que la provincia tiene garantizada con el Export-Import Bank of China (EIBC), el mismo que aportó el capital para las etapas I, II y III. Pero todo indica que la reciente visita del presidente Alberto Fernández a Beijing permitirá destrabar la situación, ya que la obra forma parte del paquete de proyectos de infraestructura estratégicos que incluyen la central nuclear Atucha III, las represas Kirchner y Cepernic y la ampliación del tendido eléctrico, entre las del sector energético.

Cauchari (3).jpg

El lugar elegido para la construcción de Cauchari -instalado en el departamento puneño de Susques, distante a 278 kilómetros de San Salvador de Jujuy- es uno de los de mayor radicación solar del planeta ya que su altura le permite eliminar el smog, ofrecer 260 días de sol al año y muy baja temperatura, todos factores favorables para una mejor producción de energía fotovoltaica que le permitieron uno de los ratios más altos registrados en parque solares de este tipo.

La primera etapa ya terminada y en operación, tuvo un costo de más de 550 millones de dólares -85% a cargo del Eximbank chino-, y el resto a través de la colocación de un bono internacional. El desarrollo nuevamente estaría en manos de la empresa Shanghai Electric Power Construction (SEPC), subsidiaria del grupo Powerchina. En los parques Cauchari I, II y III fueron instalados 960.000 paneles solares en un predio de 800 hectáreas, pero su ampliación permitirá sumar otros 200 Mw que requerirán la instalación de 400.000 paneles de una nueva tecnología disponible (de 500 voltios en lugar de los 330 voltios actuales, para alcanzar una superficie de 1.200 hectáreas). En la segunda instancia se dará la particularidad que de los 200Mw adicionales de generación, 30 Mw se inyectarán de noche a la red nacional a través de la acumulación de energía en baterías de litio, y en conjunto, más de 515 Mw que superan largamente -por ejemplo- los 362 Mw de la central nuclear Atucha I.

De esta manera, los tres parques en funcionamiento entregan al sistema interconectado una energía equivalente al 70% del consumo actual de la provincia de Jujuy, y con su ampliación logrará superar largamente el 100% de la demanda local, y más aún si se concreta su potencial de 3.000 Mw para los próximos 10 años considerando una diversificación de fuentes energéticas. Además, el proyecto se lleva adelante a la par de la intención de iniciar estudios de vientos en la zona conocida como Paso de Jama para la eventual construcción de un parque eólico, en un punto fronterizo con Chile, al que se suma otra iniciativa solar térmica en desarrollo de manera conjunta con la empresa Invap, que será una planta modelo con acumulación en sales fundidas.

Además, la provincia avanza en el concepto de generación distribuida mediante la construcción de 12 parques solares conectados a la red de distribución provincial de entre 6 y 12 MW con un aporte total previsto de 98 MW, distribuidos en las regiones del Valle, Puna y Quebrada jujeña.

En una visión integral, Cauchari fue el punto de partida de una ambiciosa transformación de la matriz energética de la provincia y la región del NOA, pero a la vez impulsa un cambio en la matriz productiva agregando valor agregado e innovación.

Cauchari (137).jpg

Innovación energética

Como parte del proceso de diversificación energética, Jujuy acaba de anunciar el llamado a licitación para la construcción, puesta en funcionamiento, operación, explotación y mantenimiento de 8 parques solares en la provincia, por una potencia de 48 Mw y que conforman la Etapa 1 del Proyecto Solar Distribuida. La iniciativa volcará la energía producida a la red de distribución que administra Ejesa, compañía proveedora del servicio eléctrico en la provincia de Jujuy.

Los diferenciales de este proyecto son que la energía se generará y se consumirá en espacios geográficos contiguos evitando así la demanda de grandes estructuras de transporte y transformación. Además, es un proyecto innovador a nivel nacional, entre una empresa generadora y una empresa distribuidora, y tendrá un orden de inicio de acuerdo a las necesidades energética en las localidades de Perico 6Mw, Cannava 6Mw, Guerrero 12Mw, El Carmen 3 Mw, Los Lapachos 6Mw, Caimancito 6Mw, Yungas 3 Mw y Chalican 6 Mw.

En esta nota

Comentarios