Alemania

La industria alemana paga por la energía un 40% más

La industria alemana pagará por la energía en 2023 alrededor de un 40% más que en 2021.

FRÁNCFORT (Reuters) - La industria alemana pagará por la energía en 2023 alrededor de un 40% más que en 2021, antes de la crisis energética desencadenada por la invasión rusa de Ucrania, según un estudio de Allianz Trade publicado el lunes, citando vencimientos de contratos y retrasos en los efectos de los precios mayoristas.

"El gran shock de los precios de la energía todavía está por delante para las empresas europeas", dijo Allianz Trade, la aseguradora de crédito que cambió su nombre de Euler Hermes el año pasado.

En 2022, la subida de las facturas de los servicios públicos de las empresas se contuvo gracias a los largos periodos de traspasos de los mercados mayoristas y a las intervenciones de los gobiernos, que mitigaron el impacto inmediato del aumento de los precios cuando Rusia frenó las exportaciones de combustible a Occidente.

Los aumentos de precios afectarán a los beneficios empresariales en toda Europa entre un 1 y un 1,5% y provocarán un descenso de la inversión, que en el caso de Alemania ascendería a 25.000 millones de euros (27.000 millones de dólares), según estimaciones de Allianz Trade.

Sin embargo, las finanzas de las empresas alemanas son sólidas y un tope estatal del precio del gas ayudaría, añadió.

Según el estudio, el temor a que la crisis provoque una desindustrialización y una pérdida de competitividad frente a Estados Unidos es exagerado, ya que los costos laborales y los tipos de cambio afectan más a la industria que los precios de la energía.

Además, aunque los exportadores estaban perdiendo cuotas de mercado en sectores como la agroalimentación, la maquinaria, el material eléctrico, los metales y el transporte, los beneficiarios relativos tendían a ser asiáticos, de Oriente Medio y africanos, no estadounidenses, añade.

El pago único del Gobierno alemán para ayudar a los hogares y las pequeñas empresas con los precios del gas -la primera fase de un paquete que se complementará con topes de precios retroactivos que entrarán en vigor en marzo- ha costado hasta ahora 4.300 millones de euros, según informó el sábado el Ministerio de Economía.

Berlín ha destinado 12.000 millones de euros al pago, pero el Ministerio dijo que 4.300 millones de euros no era el costo final, ya que muchas empresas elegibles aún no habían solicitado la ayuda. Tienen de plazo hasta finales de febrero.

En esta nota

Dejá tu comentario