YPF

Aguada del Chañar comienza con un plan de 18 pozos

YPF proyecta iniciar la operación en perforaciones con ramas horizontales de 2500 metros en el área que le compró a IEASA.

Fernando Castro - fcastro@lmneuquen.com.ar

Fue motivo de pujas entre varias empresas que buscaban ganar posiciones en áreas con petróleo. El contexto era claro: en 2018 el gas ya profundizaba su cuadro de complicaciones y las productoras optaban por seguir perforando en Vaca Muerta en busca de shale oil. Así fue que el área Aguada del Chañar comenzó a cotizar en alza. YPF, que ganó en junio una licitación para quedarse con la chance de desarrollarla, prevé un plan inicial de tres PAD de seis pozos cada uno, con ramas laterales que llegarán a los 2500 metros de longitud.

Allí atravesará varias formaciones geológicas, por lo que tendrá una foto más precisa de los recursos con los que cuenta en este sector de la Cuenca Neuquina, además de incrementar su producción en Neuquén.

En total, se trata de un área de unos 14000 acres que incluye dos yacimientos: Loma Colorada (gas) y Bosque Chañar (petróleo). Entre las formaciones que atravesará con su plan de exploración y producción en Aguada del Chañar están: Rayoso, Centenario (superior e inferior), Mulichinco, Quintuco, Vaca Muerta y Tordillo.

La compañía nacionalizada viene jugando fuerte en puntos aledaños al área en cuestión: La Amarga Chica es una posible referencia para su nuevo desarrollo. Allí es socia de Petronas; en conjunto producen unos 16000 barriles diarios de shale oil.

En otro punto cercano de la Cuenca Neuquina acaba de generar novedades, incluyendo como socias a Shell y Equinor en Bandurria Sur, otra de las mejores áreas petroleras de Vaca Muerta.

La historia de Aguada del Chañar se remonta al 2011. Allí el gobierno nacional invirtió unos 140 millones de dólares en la construcción de un gasoducto de 42 kilómetros.

Gas y Petróleo de Neuquén (GyP), la petrolera provincial de Neuquén junto a la antecesora de IEASA fueron socias en un proyecto que en su pico máximo de producción implicaba unos 250 mil metros cúbicos diarios de gas.

Los datos a los que pudo acceder +e dan cuenta dede YPF de comenzar a construir las instalaciones que le hacen falta y los accesos a las locaciones, además de los tendidos que le permitirán dotar de energía eléctrica un área que comenzó a ser mirada con otros ojos cuando empezaron a escasear los bloques petroleros con acceso a puntos logísticos o en sus cercanías.

La empresa nacionalizada se quedó con el área a cambio de unos 95 millones de dólares. Hubo otras ofertas, entre ellas las de Tecpetrol (u$s 41 millones), Vista Oil (u$s 8 millones) y PAE (u$s 45 millones).

Las tareas que encara YPF ahora suponen el paso previo a un posible desarrollo para cuando las condiciones de precio y el contexto económico de la empresa permitan iniciar el ciclo de perforación.

En esta nota

Comentarios