Vaca Muerta

Una nueva era para el upstream de Vaca Muerta

A pesar del desafío de la infraestructura de evacuación de crudo y gas, las compañías mantienen el incremento de la producción.

Tras el peor momento de la pandemia, el rol de Vaca Muertaen el escenario energético de la Argentina recuperó su posición. Y la amplió. Mientras que el petróleo convencional creció un 13% interanual en enero, el shale oil dio un salto del 86% (217 mil barriles por día), el gas convencional aumentó un 21%, el shale gas tuvo un incremento del 56% (45,3 millones de metros cúbicos por día) y el tight creció un 23%.

Estos números apuntan a sostenerse, de acuerdo con las expectativas de las principales empresas productoras y sus proyecciones de inversión para el 2022.

Dueña de la “zona caliente”

YPF tiene como objetivo desembolsar 3700 millones de dólares en la Argentina, de los cuales 1600 millones de dólares tendrán como destino el desarrollo de las áreas no convencionales centradas en Loma Campana (en sociedad con Chevron), Bandurria Sur (donde tiene como socios a Shell y Equinor) y La Amarga Chica (con Petronas). El total nacional para el upstream será de 2800 millones de dólares.

Tal como adelantó +e, YPF tiene un proyecto especial con Aguada del Chañar. En enero, entraron en producción dos nuevos pozos en esta área que la petrolera de bandera le compró a Ieasa en 2019 y de la que es concesionaria al 100%. YPF apunta a conectar otros 100 pozos en la zona caliente de Vaca Muerta, con sus tres principales áreas y la suma de Aguada del Chañar.

Petroleros Trabajando Ingeniería Vaca Muerta YPF.jpg

La segunda con más inversiones

A mediados de 2021, Shell inauguró una nueva planta de procesamiento de petróleo y gas en Sierras Blancas. El objetivo: triplicar la producción. Esa es una de las áreas que tiene en etapa de desarrollo masivo con Cruz de Lorena (ambas en sociedad con Gas y Petróleo de Neuquén) y recientemente Bajada de Añelo (50% de sociedad con YPF). Otro bloque es Corión Amargo Sur Oeste (también con GyP en calidad de socio).

La compañía está en el segundo lugar de inversiones en Vaca Muerta para 2022, con una suma que rondará los 500 millones de dólares.

Shell también tiene un rol destacado en Bandurria Sur, un yacimiento de shale oil que hace brillar a YPF. La angloholandesa y la noruega Equinor tienen una UTE que es propietaria del 50% del bloque, luego de una de las operaciones más importantes del mercado petrolero en enero del 2020.

Bandurria Sur _ YPF.jpg
YPF es la operadora del área Bandurria Sur.

YPF es la operadora del área Bandurria Sur.

Apuesta firme al shale oil

Pan American Energy (PAE) desembolsará 400 millones de dólares, un 8% del total de las inversiones hidrocarburíferas en la provincia de Neuquén. La compañía viene posicionándose en Vaca Muerta en los últimos meses, con una actividad creciente en la perforación y el número de etapas de fractura, en especial en el bloque Lindero Atravesado.

En esa concesión, la empresa está construyendo una nueva planta de procesamiento de crudo, con una capacidad de 20 mil barriles diarios, que estará lista en el transcurso del segundo semestre de este año.

PAE es la mayor productora de crudo convencional del país, gracias al gigante Cerro Dragón en la provincia de Chubut, y este año pretende consolidarse también en el podio de los productores de shale oil.

Un área clave del shale gas

Sin Fortín de Piedra, la producción de gas a nivel nacional caería más de un 10%. Esa es la importancia que tiene el yacimiento que opera Tecpetrol, brazo hidrocarburífero del Grupo Techint, y que se constituye como uno de los proyectos más ambiciosos del gas no convencional.

Vaca Muerta representa el 35% del total del gas producido en el país, con tres operadores de importancia: Tecpetrol como el principal, seguido de YPF y TotalEnergies. Tecpetrol planea invertir unos 400 millones de dólares este año.

Una empresa en expansión

Una de las compañías que más viene creciendo es Vista, que para el 2022 planea realizar inversiones por 400 millones de dólares en sus áreas en la Cuenca Neuquina. La actividad está concentrada en enganchar 24 nuevos pozos y alcanzar una producción de 47 mil barriles por día de petróleo equivalente. Vista es la segunda productora de petróleo no convencional de Vaca Muerta y la mayor exportadora de crudo de la cuenca.

Bajada del Palo Oeste es su principal activo, una de las joyas del crudo no convencional, en tanto que el portfolio se completa con Bajada del Palo Este, Águila Mora y la reciente compra del 100% de Aguada Federal y Bandurria Norte a Wintershall Dea. El acreage de Vista en Vaca Muerta es de 183.084 acres.

VISTA - Bajada del Palo _ Perforación.jpg

Otros jugadores clave en Neuquén

El escenario de Vaca Muerta se completa con compañías que tienen proyectos con objetivos distintivos. Una de ellas es Phoenix Global Resources, que está explorando el norte de la provincia y se apoya en Rincón de los Sauces con áreas como Corralera y Mata Mora.

Pluspetrol continúa con el desarrollo de La Calera (junto a YPF), un área que podrá aportar por día 4800 metros cúbicos de petróleo y 10 millones de metros cúbicos de gas.

Con menores niveles de inversión se ubican las estadounidenses ExxonMobil (aun así logró pozos con producción diaria que son récord a nivel mundial) y Chevron (que además de su rol en Loma Campana, tiene El Trapial).

Más atrás, las pequeñas y medianas empresas que operan campos maduros convencionales como Oilstone (que compró las áreas de Geopark) y Petrolsur (que pasó a controlar áreas de Medanito en la provincia de Neuquén).

El mapa de las concesiones

Neuquén se convirtió en los últimos años en la principal provincia productora de petróleo y de gas, de la mano de Vaca Muerta. Ante el declino del convencional y con el coletazo al resto de las cuencas de la pandemia, los yacimientos neuquinos tomaron un nuevo envió.

Independientemente del potencial geológico del shale neuquino, una clave de esta nueva era para Vaca Muerta está en las Concesiones de Exploración de Hidrocarburos No Convencionales (CENCH), que le dan un perfil más dinámico a las inversiones con áreas más pequeñas y plazos más ajustados.

Tenaris Fracking.jpg

> Los temas pospandemia para la industria

  • Los nuevos perfiles. La migración hacia cada vez más shale oil implica un desafío tecnológico. Este año se rediscute el convenio colectivo de los petroleros de base.
  • El barril criollo. Pese a la disparada de los precios del crudo, en el mercado interno el barril vale entre 50 y 60 dólares. Las provincias están atentas por las regalías.
  • La infraestructura. Uno de los debates más presentes para el sector es mejorar el transporte de crudo y construir un nuevo gasoducto.
  • La macro argentina. Los problemas financieros del gobierno nacional no dan buenos augurios para la industria energética, pero un acuerdo con el FMI podría calmar la ansiedad entre los inversores con interés en Vaca Muerta.

En esta nota

Comentarios