Vaca Muerta

Un gasoducto de Vaca Muerta a Brasil, con inversión de China

Obras para el desarrollo del shale. El país asiático tiene interés en la construcción del nuevo gasoducto troncal y en el Tren Norpatagónico.

Argentina posee un gran potencial en recursos energéticos y minerales estratégicos, de la cual China es uno de los mayores usuarios y generadores de tecnología en el mundo. El país cuenta también numerosos proyectos de infraestructura en los que el gigante asiático puede ser un principal inversor. A partir de esas premisas, la Cámara Argentino China preparó un informe de oportunidades en energía, minería e infraestructura que pretende ser base de las relaciones e inversiones entre ambos países.

“Es un reporte que detalla las oportunidades que Argentina posee que pueden ser interesantes para China, y a partir de esa base, desde la Cámara junto con el gobierno nacional y los gobiernos provinciales lo que hacemos es interrelacionar con potenciales interesados de un lado y del otro”, explicó a +e el presidente de la Comisión de Energía, Minería e Infraestructura de la Cámara Argentino China, José de Castro Alem, quien además adelantó que ya mantuvieron reuniones con legisladores de la provincia de Río Negro, con el gobierno de Salta, con funcionarios de la Secretaría de Energía y de Minería de la Nación, y que ya están planificadas reuniones que se harán en China para presentar el informe.

Uno de los proyectos más relevantes es el gasoducto del sur o gasoducto San Jorge, que se prevé construir para transportar gran parte de la producción hidrocarburífera de Vaca Muerta. Se estima que la obra tendrá 1000 kilómetros de extensión entre Tratayén, en Neuquén, y la localidad bonaerense de Salliqueló, y una capacidad de transporte de 60 millones de metros cúbicos diarios.

“La Secretaría de Energía se dispone a ejecutar una nueva licitación donde apuesta a la inversión china por unos 2500 millones de dólares”, se anticipa en el informe, y en ese sentido, se señala que “la idea es despejar dudas sobre el futuro de comercialización del shale gas”.

En una siguiente etapa se prevé la construcción de un tendido de 1430 kilómetros desde Neuquén hasta la frontera con Brasil, en Uruguaiana, y otros 600 kilómetros desde allí hasta Porto Alegre, donde se conectaría con la red de distribución de gas del sur de Brasil. La conexión llevará al menos tres años y la inversión será de unos u$s 3700 millones para Argentina y otros u$s 1200 millones para Brasil.

Al respecto, en el informe hace una salvedad: “Es importante destacar que las citadas obras de infraestructura asumen la disponibilidad del gas necesario para su normal operación”. Y agrega que en ese punto “deberán articularse el conjunto de las inversiones asociadas al desarrollo de los campos gasíferos no convencionales”.

Entre las oportunidades listadas, se recomienda que la Argentina debe dar prioridad a las inversiones chinas en importantes proyectos de infraestructura logística como el plan de rehabilitación del sistema Ferroviario San Martin a la provincia de Mendoza, las mejoras en la línea del Ferrocarril Roca, las obras de infraestructura en el sistema del Ferrocarril Mitre y Urquiza, la redefinición de la red ferroviaria Belgrano Cargas, proyecto para agilizar el transporte de soja del interior de la Argentina a Buenos Aires. Del mismo modo, se señala como relevante la red de líneas ferroviarias necesarias para los desarrollos de Vaca Muerta y de la mina mendocina Potasio Río Colorado.

Por otra parte, el informe apunta que “China tiene el foco en el crecimiento en nuevas tecnologías sostenibles, como la electromovilidad, sector en el cual Argentina puede posicionarse gracias a sus recursos”.

En efecto, la Argentina posee la segunda mayor reserva mundial de litio, que es el elemento perfecto para fabricar baterías de vehículos eléctricos. El dato ya fue advertido por los inversionistas asiáticos que son quienes hoy encaran el único proyecto minero que está en construcción en todo el país: el de litio Cauchari-Olaroz, de Minera Exar, con una inversión en Jujuy de 641 millones de dólares. Al menos en materia minera, no hay otro proyecto con estos volúmenes de inversión y con este nivel de avance.

En un comienzo, el emprendimiento estaba en manos de la firma canadiense Lithuim American, pero fue a partir de la asociación con la firma de capitales chinos Ganfeng que se dio el puntapié final para dar inicio a las obras a fines de 2018. Pandemia mediante, la construcción ya tiene un avance de un 60% y prevé el inicio de la fase de producción para mediados de 2022.

Gas - Vaca Muerta 1.jpg
El gas de Vaca Muerta es la gran chance para los bloques productores durante la transición energética.

El gas de Vaca Muerta es la gran chance para los bloques productores durante la transición energética.

> Acuerdo para evaluar las oportunidades

La Secretaría de Energía de la Nación firmó hace dos meses un memorándum de entendimiento con un consorcio de empresas chinas conformado por Powerchina y Shanghai Electric Power Construction para estudiar la viabilidad de la construcción y el financiamiento de un nuevo gasoducto troncal que transporte gas desde Vaca Muerta hasta los grandes centros urbanos del país.

Se trata del proyecto bautizado “Sistema de Gasoductos Transport.Ar Producción Nacional”, que incluye un ducto partirá desde Neuquén y que llegará hasta sur de la provincia de Santa Fe.

El documento puso en marcha un proceso de elaboración del proyecto ejecutivo, el análisis de costos y la evaluación general de la iniciativa, que podrá derivar en un contrato comercial y en financiamiento por parte de bancos chinos.

Además, desde el año pasado PowerChina está en conversaciones para construir un ferrocarril entre Añelo y Bahía Blanca, que demandaría una inversión de más de 1.200 millones de dólares, para trasladar insumos para el desarrollo de Vaca Muerta como tubos, arenas de fractura, cemento y baritina desde el puerto bonaerense hasta el corazón del desarrollo del shale.

En esta nota

Comentarios