Vaca Muerta

Sismos. Una red para un escaneo a fondo

Junto con el Inpres y el Conicet, Neuquén avanza con la Red Nacional de Estaciones Sismológicas. Instalarán 14 aparatos. Hoy funcionan dos. El Gobierno asegura que quiere ir a fondo para saber las causas.

El gobierno neuquino quiere meterse en la discusión profunda sobre las causas de los sismos de Vaca muerta y para ello impulsará -más allá de este contexto complejo- la instalación de otros 14 sismógrafos que se sumarán a los dos que actualmente hacen mediciones en Añelo y la zona de Sauzal Bonito.

Es así que se anunció la instalación de nuevos equipos sismográficos en distintas zonas de la provincia e incluso en la ciudad de Neuquén, para formar una red que podría ser la más grande del país.

El proyecto está hace más de un año y unió a la Subsecretaría de Hidrocarburos de la Nación, el Instituto Nacional de Prevención Sísmica (Inpres), el Instituto Argentino del Petróleo y del Gas (IAPG) y el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnica (Conicet).

“Cuanto más cantidad de equipos y más cerrada esté la red, mejor será el grado de certezas, y actualmente, como estará diseñada la red, el margen de error en la medición no va a ser mayor a cinco kilómetros”, explicó Gabriel López, subsecretario de Hidrocarburos de la Provincia de Neuquén, en diálogo con +e.

En relación con la red de sismógrafos en Neuquén, se trata de una primera etapa del proyecto para perfeccionar el registro de la zona, habiendo acordado a futuro opciones de ampliación y reubicación de equipos. El instrumental que se instalará tiene capacidad para dar precisiones en tiempo y espacio, alimentando una línea de base, que ayude a la comprensión sobre la sismicidad que se presenta en la región.

Actualmente, el Inpres monitorea la zona con los reportes de dos aparatos que están en funcionamiento desde el año pasado, tras la presión de los vecinos de Sauzal Bonito por la seguidilla de sismos que se registraron en enero de 2019.

Si bien hay una fuerte tendencia a asociar los sismos a la actividad hidrocarburífera, los geólogos aún no tienen una certeza de que sea una causa-efecto tan visible. La zona de Añelo y alrededores tiene una sismicidad natural y hay eventos en forma constante, muchos de ellos imperceptibles y que no son informados. Además, la estructura geológica denominada Dorsal de Huincul, que atraviesa la zona, tiene fallas y se mueve cada tanto.

“Nuestra idea es trabajarlo a través el IAPG y que la inversión la hagan las compañías; ahora, si no hay un acuerdo, creo que de algún lado vamos a obtener ese financiamiento”, indicó López.

Los equipos

El grupo de referentes del sector, organismos técnicos y científicos y demás protagonistas de la industria celebraron esta primera etapa que permitirá ampliar la red sismológica nacional existente para dar cobertura regional.

Los nuevos equipos son de tecnología de punta y brindarán información local e inmediata que resulte del análisis de eventuales movimientos sísmicos que puedan darse en la zona.

La evaluación de los sitios fue una tarea conjunta con la Oficina Presidencial de Tecnologías de la Información y Comunicación (OPTIC). Se recurrirá el sistema satelital para su comunicación, contemplando la posibilidad, en la medida en que la tecnología lo permita, de migrar hacia una tecnología que garantice una mejor notificación de la información obtenida.

“Hasta ahora, lo más objetivo es tener en cuenta que estamos en una zona sísmica, pero nosotros queremos ir más allá de eso que es evidente y queremos saber si la actividad sísmica puede ser o no inducida, y de eso se trata”, concluyó López.

mas-e-p02.jpg

En esta nota

Comentarios