Vaca Muerta

Qué se espera de Vaca Muerta en la era Figueroa

El gobernador electo tendrá ocho meses para diseñar el manejo de Vaca Muerta. Por ahora, no se tocan las regalías, sino un fondo especial para la "región".

El derrumbe del gobierno del MPN en Neuquén, -encarnado en la lista azul de Jorge Sapag, amplio conocedor del tema energético global, pone aún signos de preguntas sobre cómo será el futuro manejo de Vaca Muerta por parte del gobernador electo, Rolando Figueroa.

En los discursos, ya se adelantó algo del escenario posible para el desarrollo de la economía del shale –ahora en su etapa exportadora- pero estos meses de crisis económica en el país y los ocho meses de transición provincial que se inició en estos días, generan aún un manto opaco para ver el escenario futuro.

En realidad, todo los candidatos casi no tenían grietas visibles en la visión de Vaca Muerta. Salvo por el discurso de elevar la renta petrolera –que es el 12% de las regalías- que implica no sólo salir a hacer declaraciones, sino articular con diputados y senadores –y la nueva gestión presidencial en 2024- más recursos para las provincias productoras de hidrocarburos.

Pero este esquema es chocar contra las operadoras, de manera directa en Neuquén (como el tono del discurso de Ramón Rioseco, líder político de la comarca petrolera neuquina de Cutral Co y Plaza Huincul), más allá de la legitimidad del reclamo y, como una opción paralela, Figueroa se metió de lleno en un “fondo Vaca Muerta”.

La composición de este fondo fiduciario, vendrá de la mano de 24% de lo que se recaude por derechos de exportación, de “región Vaca Muerta más el 1% del monto de inversión inicial de los proyectos nuevos radicados, a ser aportado por las empresas según la Ley de Hidrocarburos.

Pareciera que no se discuten nuevas regalías, ni tampoco otra Ley de Coparticipación, sino financiar a los municipios con la extracción del shale, a través de ese fondo, de acuerdo a lo que viene diciendo Figueroa en la campaña.

De acuerdo al proyecto de ese fondo fiduciario, el 70% de los recursos será destinado a la creación de líneas de financiamiento, con el fin de ejecutar proyectos especiales para mitigar los “efectos no deseados” vinculados a la actividad hidrocarburífera en las localidades. Un concepto demasiado amplio para la dinámica del sector, que es el centro de la economía, la creación de trabajo y la formación de precios al consumidor y del mercado inmobiliario.

Figueroa trazó, como otros candidatos, un escenario sobre la “industrialización en origen”, un concepto que necesita bajarlo a tierra con decisión política en inversión. “Los neuquinos queremos que nuestras riquezas generen impacto puertas adentro. Por eso, darle valor en origen a los recursos es fundamental”, sostuvo.

Figueroa indicó que el gran desafío para la provincia es participar en la ganancia de las exportaciones, más allá del cobro de las regalías, “a través de Gas & Petróleo del Neuquén tenemos que participar en el negocio de la exportación”.

Por ahora, los más claro de esta nueva etapa es que Neuquén busca “un plus” del Estado por ser productor de hidrocarburos, y repartir dividendos entre los municipios, muchos que han cambiado de signo político.

En esta nota

Dejá tu comentario