Vaca Muerta

Pronostican que Vaca Muerta podría explotar su capacidad productiva para 2026

La formación shale continúa batiendo récords de producción. Analistas internacionales pronostican que en 4 años Argentina podría bombear 1 millón de barriles de petróleo y llevar las exportaciones hasta los 500.000 barriles diarios.

El desarrollo constante pero sin pausa de Vaca Muerta asombra a los analistas del sector. La formación estrella del país, según datos de la secretaría de Energía de la nación, reportó en mayo de este año una producción récord de hidrocarburos. Argentina bombeó un promedio de 574.465 barriles de petróleo crudo y 136 millones de metros cúbicos de gas natural por día. Esos volúmenes representan un aumento de 0,9% y 6,8% respectivamente con respecto al mes anterior y un13,9% y 6,9% más año tras año.

Vaca Muerta se lleva los laureles en este despegue con el aumento de shale oil y shale gas. Según datos que reproduce un informe de Oilprice, "los datos del Ministerio de Economía muestran que desde la cuenca neuquina se bombearon 241.024 barriles por día de petróleo no convencional para abril de 2022, lo que equivale al 42% de la producción total de petróleo del país. Eso es un 6% más que el mes anterior y un impresionante 57% más año tras año. La producción de gas natural no convencional también está aumentando, ya que Argentina bombeó 75 millones de metros cúbicos de gas natural no convencional durante abril de 2022, que fue un 15 % más mes a mes y un 38 % más que el año anterior". Las cifras convierten al país Argentina en el mayor productor de gas natural de América Latina y el quinto productor de petróleo después de Brasil, México, Colombia y Venezuela.

Según el sitio especializado, "Este tremendo crecimiento de la producción se puede atribuir a la exitosa explotación de Vaca Muerta. El cuerpo geológico, que cubre 12.000 millas cuadradas, es una formación de edad Jurásico tardío a Cretácico temprano ubicada en la Cuenca Neuquina, que cubre la mayor parte de la Provincia de Neuquén. Esa cuenca sedimentaria es el núcleo del sector hidrocarburífero de Argentina y es responsable del 46% de la producción petrolera del país y del 67% del gas natural producido" y en ese sentido destaca que "la explotación de la Vaca Muerta es vital para la recuperación de la prolongada crisis económica de Argentina que ha visto al país incumplir nueve veces su deuda soberana desde su independencia".

No obstante, en un esquema modélico proyectado, los analistas, pronostican que Argentina bombeará 1 millón de barriles de petróleo para 2026 y que las exportaciones podrían alcanzar o superar los 500.000 barriles por día. "Para que eso ocurra, deberá haber un crecimiento sustancial de la producción, de alrededor del 77% de los volúmenes actuales, con Argentina bombeando solo un promedio de 565.143 barriles de petróleo crudo por día durante los primeros cinco meses de 2022. La producción de gas natural durante ese período se espera que aumente hasta 260 millones de metros cúbicos por día, lo que permitirá que Buenos Aires aumente significativamente las exportaciones, lo que, según S&P Global, hará que Argentina compita con Australia y Qatar en exportaciones de GNL".

Si esto ocurriese y se alineasen otros factores macroeconómicos y políticos, la frágil economía nacional podría tener un gap para poder ordenar sus finanzas y garantizar al mismo tiempo el abastecimiento total de la demanda interna, tal como prevé la Ley 17.319 de Hidrocarburos

El analista Matthew Smith destacó que "las características del petróleo producido en Vaca Muerta aumentan el atractivo de invertir. Esto es particularmente así en un mundo donde la descarbonización de la economía y la reducción de la contaminación son prioridades, por lo que es fundamental que las empresas de energía reduzcan su huella de carbono".

Según Smith, que se pregunta si "¿Podría Vaca Muerta ayudar a resolver la crisis energética?", el Poder Ejecutivo argentino, sometido a internas políticas complejas, impulsa medidas para atraer más capitales privados y entre ellas menciona la resolución para que las exportadoras puedan acceder al MULC (Sin reglamentar aún) y licitaciones para la construcción de mas ductos que permitan evacuar la producción, en referencia al gasoducto NK y a la ampliación e capacidad de Oldelval, cuyos accionistas aún esperan que se defina la nueva concesión que permitiría desarrollar una inversión superior a los 700 millones de dólares.

En esta nota

Comentarios