trabajadores

Los trabajadores de Vaca Muerta: un recurso finito para una demanda creciente

La aceleración de las operaciones en los yacimientos obligará a pensar estrategias para cubrir la demanda de trabajadores.

Vaca Muerta pisará el acelerador en los próximos meses. Las operadoras hacen cuentas sobre cuándo se llegará a la producción de un millón de barriles día y esperan la oportunidad de comenzar a instalar sus plantas de GNL. Sin embargo, hay un interrogante que comienza a preocupar en la industria: la falta de trabajadores.

Tal como viene informando +e, el shale comenzó a absorber trabajadores de otras cuencas. Las empresas ofrecen plus en salarios, posibilidad de crecer en la industria y vivienda para que los operarios se trasladen con sus familias a la Cuenca Neuquina. La llegada de operarios es una realidad, pero no satisface la demanda de recurso humano.

Las compañías saben que el próximo cuello de botella será la mano de obra. La situación obliga a anticiparse al problema para que no se vean interrumpidos los diferentes proyectos en la formación no convencional. Se han desplegado diferentes cursos para que los ciudadanos puedan capacitarse y estar a disposición de una de las industrias que más crecerá en los últimos años.

En diálogo con este medio, Luciano Fucello, country manager de la empresa NCS Multistage, explicó que, de cara al 2030, estarían faltando 50 mil trabajadores calificados en Vaca Muerta por lo que ya no alcanzará con absorber mano de obra de otras cuentas sino también de otros sectores productivos como puede ser la construcción.

Otro punto para tener en cuenta a la hora de planificar el desarrollo de Vaca Muerta es la disponibilidad de viviendas. “Hay que traer gente de afuera, pero no van a ser 50 mil, van a ser 100 mil porque muchos van a venir con la familia. La ciudad (por Neuquén) tiene que estar preparada”, consideró.

“Por ahora la actividad seguirá igual que el año pasado y con la cantidad de trabajadores se pueden cumplir con los planes de inversión, pero cuando empiece a aumentar el ritmo de los proyectos habrá más necesidad de contratar gente y obviamente más movimiento en la zona”, aseveró el también presidente de la Fundación Contactos Petroleros.

En el marco de la 29° Conferencia Industrial de la UIA (Unión Industrial Argentina), Carlos Ormachea, presidente de la Cámara de Exploración y Producción de Hidrocarburos (CEPH), brindó detalles sobre lo que proyecta la industria para los próximos años en el no convencional.

“Por cada empleado que entra a trabajar en un campo, hay otros 15 afuera que están trabajando en cosas asociadas con ese proyecto. Este es el multiplicador”, detalló.

“Si tenemos 100.000 personas más con trabajo de calidad, trabajando en esta industria para cumplir con este objetivo de multiplicar por 2,5 la producción de petróleo, estamos generando colateralmente casi un millón y medio de empleos en blanco”, consideró Ormachea.

En esta nota

Dejá tu comentario