Vaca Muerta

Los mercados que ya conquistó el crudo de Vaca Muerta

El petróleo de la Cuenca Neuquina ganó clientes en el exterior, sobre todo en la costa oeste de EE.UU., donde compite con los barriles del Golfo de México y de Alaska. También llega a Chile, Brasil, Bahamas y Países Bajos.

La pandemia obligó al petróleo de Vaca Muerta a conquistar mercados en el exterior, ante el derrumbe de la demanda doméstica. Así es que, desde el año pasado, las principales productoras del shale-sobre todo las no integradas- están enviando crudo neuquino a Estados Unidos, Chile, Brasil, Países Bajos y Bahamas.

Durante 2020 se vendieron al exterior 7,1 millones de barriles de petróleo de crudo desde la Cuenca Neuquina. En 2019, se habían realizado exportaciones esporádicas por situaciones particulares como paradas en refinerías que utilizan crudo Medanito.

Según datos de la Secretaría de Energía de la Nación, entre enero y mayo de 2021, ya se exportaron 2.649.600 barriles. Y para este mes hay solicitudes de permisos de exportación por 1.392.800 barriles. El principal mercado para las exportaciones de Vaca Muerta se encuentra en Norteamérica, según coincidieron desde varias operadoras consultadas.

“Estados Unidos importa petróleo, más allá de que aumentó muchísimo su producción con el no convencional. Compra 6 millones de barriles de crudo por día y exporta 3 millones, es decir que tiene un neto de importación de 3 millones de barriles diarios. Pero agrega valor, porque importa crudo para vender productos refinados”, explicó a +e Daniel Dreizzen, consultor asociado de Ecolatina.

Durante la pandemia, el “nuevo Medanito”, un blend entre el petróleo liviano tradicional de Neuquén y el shale oil, comenzó a conquistar el mercado de la costa oeste estadounidense, donde operan las principales refinerías de ese país de compañías como Chevron, Valero, Marathon Petroleum y BP.

Ese crudo, que requiere menores procesos de refinación, es atractivo por calidad, pero sobre todo por su competitividad.

Una de las ventajas del petróleo neuquino es que tiene un acceso más barato a la costa oeste norteamericana. Pese a la mayor distancia, la ruta de Vaca Muerta hasta la zona de California presenta menores costos en fletes que las otras dos principales fuentes de suministro para ese polo refinador: el Golfo de México y Alaska.

El transporte del crudo del golfo se encarece por las regulaciones propias de los Estados Unidos y por su paso por el Canal de Panamá. Mientras que el envío de petróleo desde Alaska se realiza con buques rompehielos con capacidad tecnológica de calefaccionar las cargas. Ambas opciones son más caras que el flete desde la terminal de Puerto Rosales, vía el estrecho de Magallanes, para llegar a EE.UU. por el Pacífico.

Además, a nivel regional, esa ventaja de costos se traslada a países como Chile y Brasil, que antes de que se abriera la puerta exportadora para el Medanito compraban crudo nigeriano.

Los clientes en el exterior están dispuestos a cerrar contratos a largo plazo para la compra de producción de Vaca Muerta. Sin embargo, las compañías locales no pueden comprometerse a cumplirlos porque, por la legislación argentina vigente, el abastecimiento del mercado interno es prioritario y deben solicitar los permisos de exportación a la Secretaría de Energía de la Nación.

Destrabar ese tipo de situaciones será una de las claves que deberá tener en cuenta el proyecto de promoción a las inversiones petroleras que prepara el Gobierno para enviar al Congreso.

Una de las compañías que hizo punta en la conquista de nuevos mercados para el crudo de Vaca Muerta es Vista Oil & Gas. Al no estar integrada, se vio obligada a readecuar su sistema de comercialización para vender su producción en momentos en que sobraba petróleo en el país. El año pasado, concentró el 40% de las exportaciones desde la cuenca, con 2.801.000 barriles. Mientras que para este mes solicitó permisos por un volumen total de 476.500 barriles.

Dato: fueron 2.649.600 los barriles de petróleo que se exportaron desde la Cuenca Neuquina entre enero y mayo de este año. Así es que en cinco meses ya se vendió casi el doble de volumen con respecto a 2020.

Otra de las productoras de Vaca Muerta que comenzó a colocar producción en otros países es Shell, que exportó 919.00 barriles en 2020 y espera vender unos 156.800 este mes.

Petronas, socia de YPF en La Amarga Chica, vendió 941.000 barriles en 2021. Este mes proyecta exportar otros 220.000. Compañía de Hidrocarburos no Convencional (la sociedad entre Chevron e YPF en Loma Campana) exportó 1.169.000 barriles. Tecpetrol colocó 438.000, Pluspetrol 283.000, Pampa Energía 251.000 y Exxon 296.000 barriles el año pasado.

bandurria-sur.jpg

> Dreizzen: “El crecimiento está limitado”

“Hay buenos precios, tanto del petróleo como en surtidor, lo cual son buenas señales para la inversión y por eso se están reactivando los pozos y las fracturas. Sin embargo, este crecimiento tiene un límite que tiene que ver con la macroeconomía. Veo reinversión pero no un aluvión de inversiones nuevas porque no hay financiamiento, por temas operativos financieros, de estabilidad de costos, inflación. Todo eso hace que el crecimiento esté limitado con respecto al potencial que tiene Vaca Muerta”, opinó Daniel Dreizzen, ex secretario de Planeamiento Energético de la Nación.

“Los niveles de exportación se van a mantener porque la producción de Vaca Muerta está creciendo y la demanda está estancada. En abril y mayo, con el incremento de las restricciones, volvió bajar el consumo de combustibles”, agregó. “Es muy bueno que se haya abierto el mercado de exportación para Vaca Muerta y la expectativa es buena, porque por más que los volúmenes no sean tan grandes, la producción de Neuquén sigue creciendo”, finalizó Dreizzen.

En esta nota

Comentarios