Vaca Muerta

Vaca Muerta: los equipos de Baker son motivo de deseo

La compañía presta un servicio crucial en la industria no convencional. Hay una empresa que podría quedarse con sus herramientas.

La posible salida del país del gigante de los servicios petroleros Baker Hughes motiva todo tipo de conjeturas por estas horas en la industria petrolera de Vaca Muerta.

Una de ellas es la posible venta de sus equipos y herramientas con las que presta servicios en los bloques neuquinos. Baker tiene un set de fractura, un equipo que resulta clave en uno de los pasos fundamentales del segmento shale: el fracking, ese momento en el que se punza la formación geológica para la extracción de los hidrocarburos.

Fuentes de la industria petrolera firman que la principal interesada en adquirir sus equipos es Tenaris, una empresa metalúrgica que es subsidiaria del Grupo Techint, líder mundial en la fabricación de tubos de acero sin costuras para la industria petrolera.

Techint tiene los dos pies puestos en Vaca Muerta: su brazo petrolero, Tecpetrol, tiene la concesión del área Fortín de Piedra, un bloque que marcó un antes y un después en el gas de Vaca Muerta, luego de una inversión superior a los 2000 millones de dólares.

La petrolera tiene previsto invertir unos 1400 millones de dólares en su principal bloque en Neuquén para seguir produciendo gas en los próximos cuatro años.

Será parte vital del Plan Gas.Ar, el nuevo programa estímulo para la producción con el que el gobierno argentino busca garantizar buena parte de la demanda interna hasta el 2024.

Este medio quiso saber la posición de Tenaris acerca de su interés en adquirir las herramientas de Baker Hughes. Hasta el momento no obtuvo respuesta.

El nombre de Tenaris comenzó a sonar con más fuerza dentro del ambiente petrolero como posible compradora de los equipos de las empresas de servicios, que tiene operaciones en 120 países, desde esta semana.

Ocurrió en Rincón de los Sauces: el secretario general del sindicato del Petróleo y Gas Privado de Neuquén, Río Negro y La Pampa, Guillermo Pereyra, le adjudicó a la compañía la intención de comprar “las herramientas” que dejaría Baker en su ida del país.

Ese día, el gremio llevó adelante una protesta en la sede de la compañía y sostuvo que la empresa no había dialogado con la entidad sindical acerca del futuro de sus empleados.

En paralelo, este medio pudo saber que está ofreciendo indemnizaciones a parte de su personal, algo que también otras compañías realizaron en el último año en medio de la peor crisis del sector petrolero.

El fracking en el 2020

Baker Hughes fue una de las empresas de servicio afectadas durante el 2020 por el impacto de la crisis global de la industria petrolera en Vaca Muerta.

En Neuquén, la caída de la actividad petrolera implicó una menor cantidad de etapas de fractura realizadas, con meses como abril en los que no se registró actividad en yacimientos locales, y con un contexto general para este segmento de la industria asimilable al de de hace dos/tres años, si bien desde septiembre ese escenario empezó a modificarse, a medida que pozos de gas y petróleo comenzaron a ser fracturados, cuando se proyecta mayores necesidades de abastecimiento por la flexibilización de las condiciones de la cuarentena.

De hecho, se prevé un posible repunte para el primer tramo 2021. El gobierno neuquino, que reconoce por lo bajo que la prestadora de servicios podría salir del mercado, proyecta que en marzo habrá unos 80 equipos de todo tipo en las áreas provinciales, 24 de ellos de perforación.

Este mayor repunte de la actividad podría actuar de cuello de botella para un segmento de los servicios que también compite con escenarios no convencionales de otros puntos del mundo, como Estados Unidos y Canadá.

LEÉ MÁS

Tras la caída, hubo un repunte de las etapas de fractura en Vaca Muerta

En esta nota

Comentarios