Vaca Muerta

La visión de los CEO sobre Vaca Muerta

El acceso a los dólares y que el gasoducto sea una decisión política firme fueron parte en las exposiciones de los directivos de las principales empresas petroleras.

Tras cuatro días de exposición en La Rural de Buenos Aires, la Argentina Oil & Gas (AOG 2022) dejó algunas pistas sobre lo que proponen los inversores para Vaca Muerta. Los CEO no hablan públicamente muy seguido, por eso cuando lo hacen son convocantes. El Pabellón Rojo del predio en Palermo fue el escenario de las conversaciones que coordinó el presidente del Instituto Argentino del Petróleo y el Gas (IAPG), Ernesto López Anadón, siendo las más destacadas las de Sergio Affronti de YPF y la de Marcos Bulgheroni de Pan American Energy.

El nuevo gasoducto troncal para Vaca Muerta, que el gobierno nacional denominó Néstor Kirchner y cuya licitación estará monitoreada por Integración Energética Argentina (Ieasa), fue uno de los temas presentes en el Encuentro de los CEO. Todos coincidieron en que es una obra fundamental para incrementar la producción desde la Cuenca Neuquina, pero también están preocupados por las dificultades que impondrán los altos precios de la energía para satisfacer la demanda, principalmente de usuarios industriales, durante el invierno.

Más barriles

Sergio Affronti, de YPF, afirmó que la Argentina está en condiciones de producir un millón de barriles de petróleo por día en los próximos cinco años y convertirse en un país exportador de energía. “La meta es poder duplicar en cinco años la producción actual de petróleo, para pasar de los 220.000 a 450.000 barriles día, en 2026”, indicó el directivo de la empresa de bandera.

En ese sentido, Affronti señaló: “YPF a partir de 2005 se convirtió en un comprador estructural de petróleo para su sistema de refino, por eso tenemos para finales de 2023 la meta de ser autosuficientes en la producción, y a partir de allí convertirnos en exportadores estructurales”.

El CEO de Tecpetrol, Ricardo Markous, destacó que el año pasado, con 34 equipos de perforación activos en Vaca Muerta, la producción del shale creció un 68%, lo cual “muestra la velocidad de recuperación” de los no convencionales.

Es así que el directivo estimó que si se pasa de “34 a 48 equipos, en cinco años, Argentina debería estar produciendo 170 millones de m3 diarios de gas, 140 MMm3d desde Neuquén, y casi un millón de barriles de petróleo, de los cuales 750 mil deberían salir de Neuquén”.

AOG 2022 Encuentro CEO Sergio Affronti YPF.jpg

Un consorcio del GNL

Marcos Bulgheroni, de PAE, planteó que para seguir con el crecimiento de Vaca Muerta hay que priorizar dos objetivos: un nuevo gasoducto y la conquista de mercados externos. Además, el directivo petrolero dijo que no debe quedar fuera de la agenda una planta de licuefacción de GNL.

“En la industria apoyamos el Gasoducto Néstor Kirchner porque esa es la precondición para ir a mercados externos: abastecer el mercado interno como prioridad. Me imagino un anillo que vaya de Vaca Muerta a Buenos Aires y Porto Alegre”, planteó el titular de la empresa de energía.

De acuerdo con Bulgheroni, un proyecto de planta GNL podría involucrar la creación de un consorcio que incluya a todas las productoras y compradores para avanzar con una inversión que involucraría entre 10 mil y 15 mil millones de dólares.

Un gasoducto que ayuda

Horacio Turri, de Pampa Energía, dijo que el gasoducto de Vaca Muerta a Salliqueló contribuirá a aliviar al sector, sin embargo no va a cambiar la situación. El efecto “sábana corta” continuará hasta que pueda duplicarse la capacidad de evacuación.

“Los ferrocarriles del siglo XX ahora son los gasoductos del siglo XXI. Y la industrialización como el GNL, para competir y salir a venderlo. Ese es el destino lógico de Vaca Muerta”, cerró el directivo de Pampa Energía en su exposición en el Encuentro de los CEO.

El caso peruano de Camisea

En su participación en el Encuentro de los CEO, Germán Macchi, de Pluspetrol, comparó la situación argentina con el proyecto de Camisea, un enorme bloque de gas en Perú, en el que la compañía participa dentro de un consorcio.

“Camisea dio vuelta la matriz energética del país, hubo que poner miles de millones de dólares en una planta de tratamiento para el gas, hubo que construir un ducto que llevara la producción y hubo que construir un puerto nuevo”, explicó.

“Creo que en ese momento había un consenso claro en Perú, de los ciudadanos y de sus políticos, en que la inversión privada es un complemento”, agregó.

“La inversión privada es necesaria y es un acompañamiento para el desarrollo de los países, con la cantidad de trabajo que se llevó para Perú, el ahorro en importaciones energéticas y el aporte en regalías”, expresó.

AOG 2022 TotalEnergies Shell.JPG
Javier Rielo de TotalEnergies y Sean Rooney de Shell Argentina en la charla con Ernesto López Anadón, presidente del IAPG.

Javier Rielo de TotalEnergies y Sean Rooney de Shell Argentina en la charla con Ernesto López Anadón, presidente del IAPG.

Vaca Muerta y el offshore

Para Sean Rooney, de Shell, Vaca Muerta y el offshore son complementarios. La empresa es parte del grupo de inversores que quiere explorar la Cuenca Argentina Norte, a la altura de Buenos Aires del mar Argentino.

“Desde las últimas exploraciones importantes hubo muchos desarrollos tecnológicos. Soy optimista con CAN (los bloques de exploración a la altura de la provincia de Buenos Aires). Si allí hay un play, tiene la potencia de ser otra Vaca Muerta”, expresó el directivo de Shell.

Además, Rooney advirtió que la calidad de servicios y recursos humanos de la Argentina es de clase mundial, por lo que es cada vez más demandada en el exterior y esa situación obliga a mejorar urgentemente las condiciones de desarrollo en el país para evitar una fuga de cerebros.

Por su parte, Javier Rielo, de Total Energies, describió que la compañía hizo un descubrimiento offshore en Namibia, en el oeste de África, por lo que muchos en la industria esperan que haya una continuidad geológica hasta la Argentina. Respecto de la polémica en Mar del Plata, dijo: “El debate hay que darlo, pero no hay razón para no desarrollar el offshore en la Argentina”.

Sobre Vaca Muerta, Riello dijo Estados Unidos pasó de ser importador a exportados de hidrocarburos gracias a la shale revolution.

La mirada neuquina desde GyP

Quien también estuvo invitado en el Encuentro de los CEO fue Alberto Saggese, presidente de la firma Gas y Petróleo de Neuquén (GyP), una empresa estatal-provincial que tiene presencia en varios proyectos del sector con carry.

Saggese habló sobre el papel de GyP dentro de la industria hidrocarburífera nacional, y expresó: “GyP es una empresa estatal que funciona como una empresa privada y que de alguna manera se transformó en el vehículo de Neuquén para motorizar ciertas inversiones”.

“Si bien es cierto que tanto la Argentina como Neuquén tienen la suerte de tener a Vaca Muerta, también la industria tuvo la suerte de que ese yacimiento pertenezca a esta provincia. No es común que en estos casi ocho años ya se hayan otorgado casi 50 concesiones no convencionales, no es poco si se piensa en todo lo que veníamos pasando en la industria”, afirmó.

“La sensación de las compañías al invertir en Neuquén es que la provincia es un lugar con continuidad, tanto en política como de reglamentarismo. Hay un apoyo muy fuerte a que se concreten las inversiones”, indicó el titular de GyP.

En este sentido, Saggese explicó que actualmente la empresa cuenta con 14 concesiones otorgadas, donde nueve están en proceso. “Nuestros socios son de la industria nacional e internacional. Nuestros caminos con YPF van por separado, y nuestro rol de facilitador dentro de la provincia es muy importante”, señaló.

“El embrión está en Neuquén, entiendo que falta un poco más de involucramiento de las autoridades federales para que las cosas salgan”, agregó.

Para finalizar, Saggese hizo énfasis en la necesidad de “tomar la decisión de si queremos transformarnos en un país exportador de gas y si queremos cambiar la matriz de nuestro negocio como hizo Perú o dejar el gas bajo tierra”.

Factor en común

El pedido histórico de las petroleras es una política de largo plazo. Los volantazos en las políticas dentro de un mismo gobierno y el borrado de lo hecho cuando hay cambio en el signo político es siempre una complicación para los inversores.

Esta queja fue el factor común y la causa de muchas de las tareas inconclusas, entre ellas el gasoducto de Vaca Muerta, que por estos tiempos está a contra reloj y de su realización o no dependerá la suerte que le toque al país en los próximos inviernos.

En esta nota

Comentarios