Vaca Muerta

La cadena logística de Vaca Muerta busca el equilibrio

Tras el 2020 y la pandemia, la importación de suministros para la industria del petróleo y el gas ahora debe sortear las dificultades que impone la guerra en el este europeo. Las restricciones al dólar son un gran problema del sector.

El crecimiento de la industria hidrocarburífera de Vaca Muertatiene como talón de Aquiles la infraestructura de transporte, como gasoductos y oleoductos, pero la logística para garantizar los suministros también está atravesando dificultades que arrastra desde el 2020. A la crisis por la pandemia, cuando el mundo se paralizó, y la actual guerra entre Rusia y Ucrania se les suman los problemas propios de la macroeconomía de una Argentina con escasez de dólares y controles cambiarios.

Después de la experiencia de los primeros meses de la pandemia del coronavirus, cuando miles de barcos estaban a la deriva con petróleo, las compañías del sector aprendieron a tener paciencia a la hora de aguardar una herramienta del exterior.

“Vemos una crisis logística muy importante por falta de transporte de contenedores, eso provoca que los fletes sean más altos y que tengamos que buscar alternativas para exportar o importar productos”, explicó Natalia Muguerza, gerente comercial del Depósito Fiscal y Aduanero de Neuquén.

A ese escenario internacional, las restricciones al giro de divisas en el país agregan otro obstáculo. “Hay reactivación en la zona por Vaca Muerta y los parques industriales, entonces no poder hacer el giro de divisas para el pago de importaciones está afectando claramente la actividad”, indicó.

importaciones - logística 002.jpg

El fin del “just in time”

Los insumos están tardando en llegar y los operadores locales ya no ofrecen los mejores precios o tiempos, sino que a veces se enfocan en garantizar la llegada de un producto en óptimas condiciones. Además, en los últimos cinco años la Argentina perdió rutas marítimas por el bajo volumen de cargas y que entorpece aún más la llegada de productos (herramientas, repuestos y materiales) para la industria del petróleo y el gas.

Buena parte de las importaciones para Vaca Muerta vienen de Estados Unidos y Canadá, países productores de hidrocarburos no convencionales. En particular, Estados Unidos está jugando con fuerza para colocar su producción en Europa ante el conflicto bélico en el este del viejo continente.

“En la costa oeste de Estados Unidos hay buques que tienen que esperar de 7 a 14 días en altamar para recién tener turnos para desembarcar. Esto jamás se había visto. Hay containers más días de los que tienen que estar sin ser vaciados y sin volver a la rueda. Todo genera costos extra e impacta en el precio final del producto”, apuntó Marcela Frattini, gerenta regional de Transaltic.

“Para Vaca Muerta, esto significa que los insumos tardan mucho más en llegar. En logística usamos la frase ‘just in time’: todo tiene que ser en el momento adecuado. Pero ahora ese concepto no existe más y nos hemos tenido que rearmar para buscar la ruta más segura para el cliente, no se habla de costos o tiempos sino de que llegue”, dijo.

importaciones - logística 003.jpg

Problemas en el aire

Por mar hay complicaciones y por aire también. “No terminamos de normalizarnos, de volver al menos al 2019”, contó Pablo Trabattoni, presidente de Grupo SP. Hay dos tipos de cargas aéreas: a granel y bultos sueltos (en aviones de fuselaje angosto B737 o Embraer190) y la carga palletizadas (en aviones de fuselaje ancho Airbus 330 o Boeing 767).

En el primer caso, las cargas desde Houston, o Miami, a Ezeiza para transitar vía aérea a Neuquén tienen limitantes en las dimensiones. Es que Aerolíneas Argentinas permite bultos de 70 centímetros de alto y de 90 kilos por bulto (pueden pedirse excepciones sujetas a la autorización de la aerolínea).

En tanto que la carga palletizada llegan a Ezeiza por aviones de fuselaje ancho y pueden transitar en camión a Neuquén, o bien a su ruta mas cercana que es Bariloche con avión de fuselaje ancho.

Una de las ideas en evaluación es la aplicación de la Resolución de Aduana 4731/2020, de Continuidad de Bodega, que permitiría hacer un tránsito desde Bariloche hasta el depósito fiscal de Neuquén y liberar de aduana allí, reduciendo considerablemente los costos. “Ya se está haciendo con Rosario y con Córdoba. Desde Bariloche podemos hacer 400 kilómetros hasta el depósito en Neuquén y cubrir Houston o Miami, Ezeiza y Bariloche para liberar en Neuquén”, apuntó Trabattoni.

Dólares

La libre disponibilidad de divisas es el reclamo más repetido por las grandes empresas petroleras. La capacidad de poder girar sin problemas el dinero para las importaciones está siempre presente en la lista de pedidos de las grandes compañías y también de la pymes de servicios. Este es el elemento local, e histórico, al que se enfrenta la industria más allá del escenario global.

SAI Perforador.jpg

> "Reciclaje" de insumos en la cuenca

La escasez de insumos en la industria hidrocarburífera y las dificultades logísticas a escala global también abre la puerta a nuevos negocios. Las pymes locales y empresas de servicios con operaciones en la Cuenca Neuquina están rentando productos “reciclados”.

Ante el faltante de “fierros”, en las firmas de la región que necesitan con urgencia determinados elementos buscan soluciones. Y así aprovechan la reutilización cuando es posible, comentaron fuentes del sector de empresas regionales de servicios a +e.

Pero el problema mayor sigue vigente y la llegada de las herramientas que indispensablemente tienen que venir del exterior podría agravarse si los conflictos internacionales y la pandemia, aunque más controlada en los últimos meses, no terminan de resolverse.

En esta nota

Comentarios