Vaca Muerta

El régimen de inversiones hidrocarburíferas en la agenda sindical

Marcelo Rucci asumirá en diciembre el sindicato petrolero pero tiene en claro que el régimen de inversiones hidrocarburíferas es clave para Vaca Muerta.

Una nueva agenda sindical empieza a asomar tras las elecciones que ubicaron a Marcelo Ruccial frente de la organización y en las que Guillermo Pereyra se retiró tras 38 años de conducción. Desde la institución van a promover el tratamiento en el Congreso de la ley de inversiones hidrocarburíferas, a la que consideran indispensable para lograr un nuevo y definitivo despegue de Vaca Muerta, y también quieren la convocatoria del Ministerio de Trabajo de la Nación para discutir un nuevo convenio colectivo de trabajo.

El posicionamiento en torno a la ley de inversiones para el sector de los hidrocarburos es un signo importante para la industria, que mira con cautela el perfil de Rucci, quien suele ser más combativo en las asambleas de los trabajadores petroleros que el su ahora predecesor Pereyra.

Y es esta la batalla más importante que pretende dar la nueva gestión del sindicato petrolero, dado que el régimen de promoción de inversiones está redactado esperando en el Congreso su abordaje. Para las próximas semanas es esperable que sean invitados los actores relacionados para exponer su parecer, tanto los gobernadores, en particular el neuquino Omar Gutiérrez -quien se ha mostrado reacio a darle el visto bueno al proyecto-, y referentes del ámbito empresarial y sindical.

El texto que presentó el mes pasado Alberto Fernández junto al ministro de Economía, Martín Guzmán, y el secretario de Energía, Darío Martínez, estipula estabilidad fiscal por 20 años, como por ejemplo los derechos a las exportaciones sin alteraciones (un 8% de retenciones cuando el Brent está por encima de los u$s 65). El gobierno nacional está en condiciones de brindar ese horizonte de previsibilidad, la apertura de las exportaciones (siempre que se cumpla la ley de abastecimiento) y la libre disponibilidad de divisas.

La gran beneficiada sería Vaca Muerta, que está viendo crecer su producción de petróleo. De hecho, el shale oil es cada vez más importante en detrimento del crudo convencional. El consorcio de Puerto Rosales, el punto de salida en la provincia de Buenos Aires para el petróleo neuquino, está renegociando con las principales operadoras exportadoras las tarifas para el uso de sus monoboyas.

Las exportaciones cambiaron el escenario de la producción de Neuquén. Al ser una provincia históricamente líder del gas, el petróleo de exportación siempre fue la marca característica de otro distrito importante como Chubut. Sin embargo, la producción creciente de shale oil ubicó a la provincia de Omar Gutiérrez en el podio -se produjeron en septiembre 213 mil barriles por día y para fin de año se espera superar los 235 mil-.

YPF, Vista Oil & Gas y Shell son las compañías que operan buena parte del shale oil. El petróleo de Vaca Muerta significó 174 mil barriles del total de la cuenca neuquina el mes pasado.

Con un mundo que tiene la mente en reducir los combustibles fósiles, la explotación de los recursos del subsuelo argentino deberá lidiar con las dificultades de financiamiento. El gas, considerado el combustible de transición, tendrá más oportunidades.

Condiciones laborales

Vaca Muerta está experimentando un crecimiento de su producción de petróleo y gas. Esta situación requerirá definir los nuevos perfiles, posiciones y talentos para la industria en los próximos años.

“La adenda fue un plan de aprendizaje que hemos cumplido con creces. Vemos en todos los medios los récords de fractura y de perforación, ahora nos tenemos que sentar para volcar todas las nuevas posiciones en un convenio colectivo de trabajo”, indicó Rucci a +e.

El actual secretario administrativo que asumirá el sindicato en diciembre próximo se opuso a la extensión de la Adenda Vaca Muerta al considerar que la curva de aprendizaje había llegado a su techo para los trabajadores. Después de la crisis por la pandemia, la prioridad del gremio fue la recuperación del poder adquisitivo y la recuperación de los puestos de trabajo.

“Hoy Vaca Muerta está en un desarrollo del 5%, así que tenemos enormes posibilidades por delante todavía”, señaló Rucci. “Ante las nuevas tecnologías y posiciones que hay en la actividad deberíamos ser convocados para un nuevo convenio colectivo de trabajo, va a ser fundamental, sobre todo para Vaca Muerta”, aseguró el dirigente sindical de los petroleros", describió.

El sindicato petrolero está esperando la convocatoria del Ministerio de Trabajo de la Nación para iniciar la discusión de la nueva convención laboral.

Equipo Perforación _ YPF Vaca Muerta.jpg

> La sucesión: hitos sindicales en Vaca Muerta

La adenda y el aprendizaje. El sindicato aceptó la reducción de costos laborales para favorecer el desarrollo de la industria de los hidrocarburos no convencionales. Este año rechazaron una renovación porque la curva de aprendizaje está superada.

El poder de Pereyra. Guillermo Pereyra fue senador nacional y también segundo en el mando de la CGT. Además, formó parte del directorio de YPF en tiempos de Cristina Fernández de Kirchner. Siempre resultó un indispensable de la discusión petrolera.

Aquel norte neuquino. Marcelo Rucci fue intendente de Rincón de los Sauces por dos periodos, dejando el cargo en 2019. Condujo los destinos de esa localidad, testigo de la explotación petrolera convencional, de los tiempos previos a Vaca Muerta.

Una relación tirante. Si bien Pereyra apoyó a Rucci en estas elecciones, tuvieron varios desencuentros en estos 23 años de relación. No obstante, Rucci siempre sonó como candidato a la sucesión junto a Ricardo Astrada, actual secretario adjunto.

Contra Halliburton. El acuerdo con las productoras que reemplazó la adenda implicaba el fin de los contratos a término, no obstante Halliburton siguió aplicándolos. Pereyra y Rucci encabezaron medidas para revertirlos. La última “gran pelea” juntos.

En esta nota

Comentarios