Tarifas

Tarifas: divisiones en el gobierno y el debate por la segmentación

La reducción de los subsidios energéticos están en el centro de la escena. El diseño que quiere el Ministerio de Economía y que pretende implementar apenas comience el 2022.

El debate por la segmentación de las tarifas aún continúa en disputa y genera controversias dentro del sector político. En este contexto, la pregunta por el costo que pagarán los usuarios de gas y electricidad sigue abierta y con muchos interrogantes.

A comienzos de mayo, el ministro de Economía de la Nación, Martín Guzmán consideró que en la actualidad, Argentina cuenta con un sistema de subsidios energéticos “pro-ricos” y destacó la necesidad de “focalizar los recursos donde más hace falta”, al hacer hincapié en la importancia del desarrollo social.

La semana pasada, la Secretaría de Energía solicitó al Banco Central información financiera de los usuarios de luz y gas para avanzar en la segmentación. La intención es poder vincular CUIT a lugares de residencia, pero generó polémica por la sensibilidad de los datos que se administrarían.

La idea de segmentar tarifas es uno de los ítems que generó la discordia entre Martín Guzmán, ministro de Economía y encargado de supervisar directamente la Secretaría de Energía, que está bajo la órbita de su cartera, y el subsecretario Federico Basualdo, funcionario vinculado al Instituto Patria.

De acuerdo un informe de Ecolatina, “los subsidios energéticos representaron tres de cada cuatro pesos gastados en transferencias económicas corrientes a empresas públicas, fondos fiduciarios y el sector privado, siendo equivalentes a casi el 2% del PBI”.

martinez-guzman-y-kulfas.jpg

Datos que preocupan a Guzmán

El Instituto Argentino de la Energía “General Mosconi” informó que los subsidios energéticos en 12 meses superaron los u$s 8000 millones a agosto, sumando en los ocho meses del 2021 un total de u$s 6000 millones.

Esta última cifra se explica por las transferencias a la Compañía Adminstradora del Mercado Mayorista Energético (CAMMESA) para cubrir la brecha entre costos y precios eléctricos. Otro elemento lo constituye la empresa Integración Energética Argentina (IEASA, la ex Enarsa) a través de ls transferencias que recibió para curbir la brecha del precio del gas importado.

En concreto, las transferencias a CAMMESA significaron u$s 3900 millones y las que fueron a IEASA llegaron hasta los u$s 1190 millones. Estos montos para subsidios son los números uqe más preocupan en el Ministerio de Economía de la Nación.

Bajo estos criterios, desde el Gobierno buscan identificar a los diferentes sectores de la población aptos para pagar el valor pleno de la electricidad, y de esta manera lograr una focalizada distribución de los subsidios. Pese a esto, la medida no será fácil de implementar, ya que, en caso de avanzar, se requerirían los datos financieros y bancarios de cada uno de los usuarios de los servicios.

Mientras negocia el esquema tratando de que no llegue a ser un debate público, Guzmán confía en alcanzar un acuerdo con el Frente de Todos -donde el desafío es lograr consensos más políticos que económicos con toda la coalición gobernante- para poder reducir los subsidios a las tarifas vía las segmentaciones y poder aplicarlo cuando comience el 2022.

hornalla-web.jpg

> Puntos de vista sobre el costo de la energía

En la séptima edición del Energy Forum, en mayo último, el ex secretario de Hidrocarburos, Juan José Carbajales, coincidió en la necesidad de afrontar parte de los costos de los servicios de luz y el gas por parte del Estado.

En contraste, Alejandro Eintstoss, economista del IEA Mosconi, consideró que previo a la aplicación de subsidios “deberían identificarse cuatro puntos esenciales: el acceso a la red, la capacidad de pago, la focalización del universo de usuarios vulnerables que necesitan ayuda y finalmente cómo se financiarán”.

En esta nota

Comentarios