Sureda: "Que los enemigos de Vaca Muerta no estén en casa"

El ex secretario de Hidrocarburos de la Nación consideró que debe discutirse una ley de transición energética hacia las renovables que no impida el crecimiento del shale, al que consideró el "único proyecto de desarrollo nacional".

Fernando Castro - fcastro@lmneuquen.com.ar

El ex secretario de Hidrocarburos de la Nación, José Luis Sureda, fijó su postura, una vez más, acerca de qué tipo de matriz energética conviene desarrollar en el país. Consideró que el país debiera asumir una “transición energética”, con una mirada de largo plazo, algo que es más “complejo que cambiar de paradigma energético, ya que las transiciones no pasan a la misma velocidad y con el mismo entusiasmo”.

Las afirmaciones del especialista llegan en medio de la proliferación de desarrollos y proyectos de generación de renovables en el país durante la última gestión del gobierno nacional.

“Quiero ser claro: Argentina emite el 0,5% de gases de efecto invernadero del mundo”, planteó el ex subsecretario que dejó su cargo durante la gestión de Juan José Aranguren. “Este esfuerzo descomunal en inversiones que debería asumir el país para crecer en su escala de renovables, sería a cuenta de que el mundo casi no se diera cuenta de que estamos descarbonizando”, consideró.

En un contexto en el que, “de todas maneras, Argentina emprendió este camino”, Sureda consideró importante tener en cuenta algunas situaciones particulares de la matriz energética nacional: “El producto vital está en dólares y los clientes en pesos. Este sistema bimonetario nos pone ante una situación recurrente: un componente de mayores subsidios”.

Al mismo tiempo, analizó, “tenemos un sistema cerrado, con muy poca transmisión con el exterior; exportamos poco e importamos poco. Todo lo tenemos que arreglar adentro y tenemos grandes desbalances de oferta y demanda de energía, no solo de gas natural”.

A la hora de mirar hacia delante, expresó que “ninguna de las medidas que uno toma en el sector energético se restringe solo en la de su sector. Lo que necesita el mundo para funcionar es potencia y poder regular esa potencia: barriles y gas. Y además poder almacenar esa energía y llevarla a cualquier parte del mundo y que sea barata”.

Sureda fue terminante: “Vaca Muerta es el único proyecto que tenemos de desarrollo nacional. Por favor, que los enemigos no estén en casa, Vaca Muerta es el futuro argentino. Un dólar del petróleo, son cuatro de generación de dólares en el país”, planteó recientemente en un panel en el Congreso de Desarrollo de Reservorios y Producción del IAPG.

En el contexto de un panel que compartió con Diego Werner, director Técnico en Aires Renewables, Sureda también habló del diferente tipo de obligaciones que tienen dentro del país las energías fósiles respecto de las renovables: “Hoy las energías convencionales soportan la carga jurídica de abastecer la demanda. Es el sector que está obligado al abastecimiento”, sentenció.

En este escenario, planteó: “¿Estoy en contra de las renovables? No, lo que digo es que hay que hacer una pausa para replantearse la transición energética. A qué ritmo, qué nos conviene, para que todos los argentinos sepamos lo que hay que hacer”. Agregó: “Hay un montón de cosas diferentes para estudiar y compatibilizar para que el desarrollo energético argentino sea armónico y con un costo socialmente aceptable”.

Sostuvo que “hay que hacer una ley de transición energética. No de renovables. Determinar a qué ritmo, a qué costos. Y tener cuidado en lo que nos metemos: había un ministro de Energía de Alemania que decía que el impacto en la tarifa iba a ser un cucurucho por mes y vemos que son miles de millones de euros para hacer ese cambio, que arrancó en el 2000”.

Sureda fue terminante: “Vaca Muerta es el único proyecto que tenemos de desarrollo nacional. Por favor, que los enemigos no estén en casa, Vaca Muerta es el futuro argentino. Un dólar del petróleo, son cuatro de generación de dólares en el país”, planteó recientemente en un panel en el Congreso de Desarrollo de Reservorios y Producción del IAPG.

Comentarios