subsidios

Quita de subsidios: el pedido de las pymes de Vaca Muerta

FECENE confía en que alcanzará un acuerdo con Calf para disminuir la carga a los sectores productivos electrointensivos y los de alto consumo de gas.

Los subsidios energéticos están en el centro del debate y mientras el gobierno nacional puso en marcha la segmentación, desde distintos sectores alertan sobre la necesidad de considerar a quién y cómo se mantienen ciertos beneficios antes de cancelarlos por completo.

“Teniendo en cuenta el estado de la economía argentina, no se puede mantener este nivel de subsidios. Es imposible mantener el sistema de provisión de energía de manera adecuada. Además, estamos en una situación de déficit muy complicada y evidentemente otorgar subsidios depende de a quién y cómo”, dijo Edgardo Phiellip, Vicepresidente de la Federación de Cámaras de Energía de Neuquén (FECENE), en diálogo con LU5.

De este modo, el contador introdujo el problema que enfrentan las empresas electrointensivas o que tienen alto consumo de gas. “Es válido que tengan que mantenerse los subsidios en estos casos, pero no es que los subsidios son una verdad revelada y tengan que aplicarse en todos los casos permanentemente porque no funciona en ningún lugar del mundo, salvo en Venezuela con el combustible y ya sabemos cómo terminó”, dijo en declaraciones a Realidad Económica (LU5).

“Lo que sí digo es que hay que trabajar es que el insumo energético en muchas empresas constituye una parte importante del costo y a través del tiempo esas empresas han ido configurando su estructura de costos y que da lugar a los precios con determinado valor del insumo energético”, afirmó.

Entre la quita y el crack

En este contexto, Phiellip fue categórico: “No se puede variar de un día para el otro el costo de ese insumo porque produce un crack en el funcionamiento de las empresas. Esa es la razón por la cual hay que subsidiar al sector productivo para que pueda ir reestructurando, junto con el resto de la economía, su estructura de costos y los precios que resultan de esa estructura de costos”.

“Evidentemente cuando hay subsidios alguien los paga. En este sentido, retrotraer la carga sin acomodar los precios de las empresas productivas va a producir la desaparición de muchas compañías”, agregó.

Localmente, varios sectores de la economía denunciaron que las tarifas eran impagables y, según Phiellip, se está por llegar a una suerte de acuerdo. “Creo que en un plazo breve vamos a tener una respuesta con respecto a los subsidios por el tema Calf. Hubo algunos avances recientes que va a permitir disminuir la carga a los sectores productivos electrointensivos y los de alto consumo de gas. Eso es lo que se está trabajando, ojalá se concrete pero debo decir que estuvimos trabajando mucho sin encontrar respuestas durante mucho tiempo. Pareciera que va componiendo este aspecto”, explicó.

Paga el servicio

“En una economía no puede existir el subsidio sobre la provisión de energía porque alguien paga y normalmente es el servicio el que paga y se deteriora. Nosotros tenemos un gravísimo problema de orientación económica con este gobierno y los de similar ideología u origen. La economía está totalmente distorsionada, hay una macroeconomía que nos está conduciendo a una crisis muy importante”, evaluó. Phiellip.

El dirigente sindical también se desempeña como vicepresidente de ACIPAN, detalló que “el valor que se paga por la energía no responde al valor del costo de producción, el valor que pagan a la producción agrícola no tiene nada que ver con los valores que se obtienen internacionalmente. Con esta política es imposible mantener el déficit con emisión y se reconocen derechos que pueden ser muy merecidos pero si no hay recursos el derecho se traduce en un drama, nosotros estamos en ese camino. No estamos muy lejos de que se produzca una implosión de la economía”.

En esta nota

Comentarios