shale

El shale neuquino viaja más rápido en la ruta petrolera

Luego de ocho años de descubierto el no convencional en Añelo, empieza a cerrar un circuito de 120 kilómetros de caminos hacia Vaca Muerta. Una larga espera por obras.

La conexión vial en Vaca Muerta llega mucho más lento que el boom del shale en estos casi ocho años de historia con varias crisis en la provincia de Neuquén. Al camino de aprendizaje en la producción no convencional, que en septiembre rompió un récord de 213.808 barriles por día de crudo, con un crecimiento de nada menos que un 40% interanual, aún le falta la infraestructura final para mantener un flujo de transporte desde las provincias, los centros financieros y las bases operativas hasta los yacimientos hidrocarburíferos.

Son más de 120 kilómetros los que separan Neuquén de Añelo y en ocho años se lleva asfaltado alrededor del 60% de las rutas que conectan a los yacimientos petroleros pero no todos lo tramos están culminados. Se sabe que las gestiones en conexión vial son lentas en el estado y hasta hubo fallidos intentos para que sean las mismas operadoras las que armen el proyecto ejecutivo y el financiamiento para generar mejor flujo de tránsito en las rutas del shale.

Hoy se está culminando el proyecto de los 36 kilómetros de cuatro carriles que implica la conexión desde Centenario (una ciudad con un amplio parque industrial de empresas de servicios), hasta el cruce con el dique compensador de San Patricio del Chañar.

Es una zona estratégica de circulación que implica 27,5 kilómetros de doble día en la Ruta 51 (camino a Loma La Lata) y otros 8,5 que van desde el cruce de la Ruta 7 y 51 hasta la segunda rotonda de Centenario. La obra viene desde 2015 donde pasaron varias etapas del shale, desde finales del gobierno de Cristina Fernández, pasando por Mauricio Macri y ahora, en la etapa de Alberto Fernández. Durante las tres gestiones hubo varias visones sobre el desarrollo de Vaca Muerta (subsidios al gas y la implementación de un precio interno del barril de petróleo) pero nunca se detuvo la idea de desarrollar la infraestructura vial en la zona. La obra la está desarrollando la UTE Rovella Carranza-CN Sapag, un proyecto que encontró interferencias como correr un gasoducto (que finalmente lo traslado el gobierno provincial a través de Hidenesa, y redes eléctricas en la ruta petrolera. Incluso en estos días llegando a Centenario la obra está en stand by debido a que toca parte de un paseo aeróbico y el proyecto podría reformularse, con el riesgo de que se frene durante varios meses, de acuerdo a lo informado a +e por fuentes de la UTE.

Una de las calzadas que está en desarrollo para pavimentar son los 19 kilómetros de la Ruta 67 que va por la segunda meseta y que conexta la Autovía Norte (Ruta 22) hasta la conexión con la 51. Era una vbieja piucada de tránsito petrolero que desde hace cuatro años el gobierno provincial pretende asfaltar, debido al colapso del tránsito pesado por la Ruta 7, en las ciudades de Neuquén, Centenario, Vista Alegre y San Patricio del Chañar.

La obra cuenta con el financiamiento de CAF-Banco de Desarrollo de América Latina y forma parte del Programa de Mejoramiento de la Conectividad Vial Territorial de la Provincia del Neuquén.

La idea de la Ruta 67 es descomprimir el tránsito pesado por la meseta y también generar una vía más raída de conexión hacia los yacimientos. Pero también será otra vía alternativa del crecimiento de ciudades como Centenario, en le sector oeste, para conectar con Neuquén capital. De esta manera, de acuerdo al estudio de Vialidad Provincial en su momento, el 70% de los camiones de la industria hidrocarburífera (algunos que transportan sustancias peligrosas y generan alarma en las ciudades) tendrá un contacto mínimo con el tránsito urbano.

El Nodo Logístico de la Confluencia está contemplado en el Plan Quinquenal de Desarrollo Provincial 2019-2023 con obras que vinculan la Multitrocha de la Ruta Nacional Nº 22, con las rutas provinciales 7, 67, 51 y 8. El impacto de la obra no sólo es en la industria sino en toda la trama urbana.

> Costos: la agilidad de llegar a tiempo

Los trabajos en la Ruta 67 trayecto requieren una inversión de 950 millones de pesos con un plazo de ejecución de un año. Una vez terminadas las obras, se beneficien a los pobladores de las localidades de Senillosa, Plottier, Neuquén, Centenario, Vista Alegre y San Patricio del Chañar. “Las obras forman parte del Nodo Logístico de la Confluencia. Esta ruta nace aquí, en la autovía Norte, y estamos asfaltando hasta la intersección con Ruta 51”, dijo el gobernador Omar Gutiérrez. El proyecto de pavimentación de los emplea a un total de 40 trabajadores y requiere la operación de 35 máquinas. Al ser completado, el camino permitirá conectar a la formación neuquina con los parques industriales de manera directa, ágil y rápida, sin interferencias.

En esta nota

Comentarios