provincias

Las provincias petroleras se afianzan en las elecciones 2023

Se eligen 20 diputados en siete provincias. Es el 12,1% del padrón, pero el peso se lo da el crecimiento de un sector económico que se abre camino en el país.

La cuestión petrolera se empieza a meter de a poco en la política federal de Argentina. Las elecciones 2023 marcarán un camino de ida para las provincias productoras de hidrocarburos, que buscan tener peso en decisiones, como lo fue en su momento, la puja por la malograda Ley Petrolera.

En el país hay siete provincias estrictamente hidrocarburíferas, más allá de que en Neuquén, con el empuje de Vaca Muerta, se produce el 60% del gas del país y el 45% del petróleo. Es un dato que consolida a la región con un peso, por las exportaciones de un sector económico, hoy clave para el país.

En el camino van apareciendo nichos productivos, por los cuales la política se mete en distintos lobbies. Primero fue Vaca Muerta, el inicio del shale en la provincia de Neuquén, luego en Río Negro, y más tarde, la reactivación marginal que tiene Mendoza y Tierra del Fuego.

Las elecciones del 16 de abril en Neuquén son clave y estratégicas en el país porque de alguna manera, pese a que hay poca grieta sobre la política de inversiones del shale, se sabrá si el MPN, el partido que gobierna hace 63 años, seguirá teniendo el control político de los recursos: hay una grietaliviana entre el “centralismo porteño” (o falsa hipótesis) que busca sacarle recursos a Neuquén y la formula del partido provincial, que no suele perder, que considera a Nación (y a los partidos naciones) como una amenaza para los recursos de los neuquinos.

La injerencia de las provincias petroleras en el peso del congreso Nacional es más bien cualitativa. Porque se eligen 20 diputados de los 256, en siete distritos, que tiene ese organismo parlamentario, a la incidencia en el padrón electoral, es del 12,11%.

Mendoza es la provincia con un auge petrolero de reactivación convencional y búsqueda del shale en la cuenca neuquina, donde se eligen cinco diputados, que representan el 4,19% del padrón; luego le sigue Río Negro, con tres escaños y el 1,63%; Neuquén, con dos diputados y el 1,53%; La Pampa con dos legisladores para la Cámara Baja y el 0,86%; Santa Cruz elije dos diputados y tres senadores, 0,75% y Tierra del Fuego con tres diputados y el 0,31%.

Meses antes de la pandemia cuando Neuquén desplazó a Chubut del podio de la provincia líder en producción de petróleo, por el auge del convencional en la cuenca del Golfo y el yacimiento Cerro Dragón, la atención se la llevó el shale y con ello, el tironeo por la Ley de Promoción de Inversiones Hidrocarburíferas.

Vaca Muerta se llevó todo el peso político por el desembarco de las multinacionales, pero la exploración en el Mar Argentino, que promete otro reservorio imaginado, también amplió el horizonte del debate energético.

Después, la promesa se trasladó a Santa Cruz, con Palermo Aike, una formación no convencional que tiene todo un futuro, con reservas por 130 TCF de gas natural y 6,6 billones de barriles de crudo. Esto implica más de un tercio de lo estimado para Vaca Muerta, en Neuquén. Un tema de decisiones políticas, y recursos.

En esta nota

Dejá tu comentario