offshore

El gobierno le da señales al offshore de petróleo y gas

En el contexto de mayor demanda de gas natural en el país, el consorcio que opera el área CMA-1 reafirmará sus inversiones tras la extensión del contrato de explotación.

El área offshore en producción más importante de la Cuenca Austral recibió un espaldarazo del gobierno nacional con la prórroga por diez años más de la concesión de explotación. El consorcio que opera CMA-1 está compuesto por TotalEnergies, Wintershall Deay Pan American Energy (PAE), que manifestaron su satisfacción por esta extensión que les permite reafirmar sus planes de inversión.

En momentos donde Argentina necesita más gas, este yacimiento es una garantía de suministro hasta 2041. Además, en paralelo, el consorcio tiene próximo a iniciar el Proyecto Fénix, que permitirá añadir una producción máxima de unos 10 millones de metros cúbicos de gas al día.

El presidente Alberto Fernández firmó el decreto 195/2022 que prorrogó por 10 años la concesión de las áreas offshore que explotan en consorcio las empresas TotalEnergies (37,5%), Pan American Energy (25%) y Wintershall Dea (37,5%), en las proximidades de Tierra del Fuego. El objetivo oficial es impulsar la explotación de gas convencional en un área marítima de 1900 kilómetros cuadrados.

El plan de inversiones del consorcio es de 700 millones de dólares para el período entre 2031 y 2041, estableciendo en 15% el pago de regalías de lo producido a partir de la entrada en vigencia de la prórroga, según el decreto firmado por el presidente y publicado en el Boletín Oficial. El fin es mantener un caudal de producción de gas de 20 millones de metros cúbicos por día, el 16,7% de la producción nacional del 2020.

“La medida adoptada por el gobierno nacional permite continuar con el desarrollo energético de nuestro país, sumando un mayor nivel de inversión y de actividad, en coordinación con las autoridades de la provincia de Tierra del Fuego”, indicaron, al respecto, fuentes del consorcio operador. “Nuestra presencia histórica con más de 40 años de experiencia en el país es una prueba clara y contundente de la posibilidad de desarrollar nuestros recursos en forma segura y responsable con el ambiente”, añadieron las fuentes.

La filial argentina de Wintershall Dea celebró la extensión de la concesión del área offshore de hidrocarburos Cuenca Marina Austral 1 (CMA-1), en Tierra del Fuego, hasta el año 2041.

Esta compañía alemana está orientando buena parte de sus inversiones en la promoción del gas como combustible de la transición energética. Por ese motivo, Wintershall Dea decidió vender su participación en áreas de petróleo no convencional en Vaca Muerta (le vendió a Vista su participación en Aguada Federal y Bandurria Norte) y enfocarse en gas seco de Aguada Pichana Este (donde es socio con TotalEnergies, PAE e YPF) y en el gas convencional de la Cuenca Austral con el consorcio.

“Estamos muy contentos con la extensión de la licencia. Tierra del Fuego es un eje central del suministro energético de Argentina y de nuestra cartera”, comentó Manfred Boeckmann, managing director de Wintershall Dea Argentina.

“El gas producido allí es fundamental para la demanda energética argentina. En la actualidad, nuestros yacimientos del grupo CMA-1 producen alrededor de 18 millones de metros cúbicos al día, lo que equivale a alrededor del 16% de la producción media de Argentina. CMA-1 tiene el potencial de seguir asegurando el suministro de energía al mercado argentino a largo plazo”, añadió.

“Para nuestro futuro proyecto Fénix, la concesión de la ampliación de la licencia es un hito importante para la decisión final de inversión (FID) prevista. Seguiremos trabajando a toda velocidad, junto con nuestros socios de CMA-1, para lograr dicha inversión en el plazo previsto”, señaló el directivo de la compañía alemana.

Fénix es un prometedor proyecto, con infraestructura onshore ya existente, que proporcionará importantes volúmenes de gas natural por más de 15 años. En la Argentina Oil & Gas (AOG 2022), realizada en marzo en Buenos Aires, Wintershall Dea confirmó que el proyecto está firme.

En ese sentido, el secretario de Energía de la Nación, Darío Martínez, opinó: “Esta importante decisión potencia un proceso de inversión de al menos 700 millones de dólares comprometidos por el consorcio de empresas concesionarias para dar continuidad al proyecto integral de offshore en esas áreas, con la puesta en producción del Proyecto Fénix”.

lanzamiento-mapa.jpg

Buenos Aires y su pretensión petrolera

Buenos Aires está dando impulso a su concepto de “provincia petrolera” por los polos petroquímicos y los puertos que significan la puerta de salida al exterior del crudo de Vaca Muerta. Pero el distrito gobernador por Axel Kicillof (que en su momento tuvo a su cargo la gestión política de YPF tras la expropiación) quiere encontrar recursos a 300 kilómetros mar adentro de Mar del Plata. En un encuentro en Ensenada con dirigentes alineados a Kicillof, el técnico Néstor Bolatti expresó las oportunidades en hidrocarburos que podrían dar el subsuelo. “En la explotación de Vaca Muerta el riesgo es de capital o tecnológico, pero los recursos están ahí. En el offshore identificamos unos 31 billones de barriles de recursos en toda la plataforma marítima argentina. Pero acá el riesgo es enorme y el premio también es enorme. Eso es lo que nos incita a explorar, a saber si tenemos o no tenemos esos recursos”, dijo Bolatti.

Equinor también recibió una extensión

La Secretaría de Energía de la Nación extendió por dos años el plazo de permiso de exploración offshore en tres áreas a la sucursal argentina de Equinor. La compañía noruega manifestaba dificultades para llevar tareas específicas por las restricciones operativas dispuestas por la pandemia de COVID-19. La medida se dispuso a través de tres resoluciones referidas a las áreas 106 y 105 de la Cuenca Austral y 114 de la Cuenca Argentina Norte. Los pedidos se fundamentaron en que para la sísmica se requiere “la contratación de buques especialmente diseñados para realizarla, cuya disponibilidad depende del nivel de actividad, logística de la operación y ventanas climatológicas, entre otras variables”, que experimentaron demoras a raíz de las restricciones en el tránsito internacional por la pandemia en 2020 y parte de 2021. Las tres áreas fueron adjudicadas a Equinor en mayo de 2019.

En esta nota

Dejá tu comentario