producción

El 2019 cierra con una caída de las etapas de fractura en Vaca Muerta

Pese a la baja de diciembre, fue el año en el que más se hicieron, con 6425. Sin embargo, el nivel de actividad en los últimos 30 días da cuenta de la crisis del sector y el freno de las empresas.

Fernando Castro – fcastro@lmenquen.com.ar

En diciembre, luego del repunte de noviembre, las etapas de fractura en Vaca Muerta volvieron a caer. Hubo unas 470 en todas las áreas no convencionales, 60 menos que un mes antes. Sin embargo la estadística de todo el 2019 arroja el mejor registro de la historia con un total de 6425.

Si bien el número del último mes del año está lejos del mínimo desde 2017 de 310 en octubre pasado, la leve caída respecto de noviembre (537) parece indicar cierto estancamiento ante la falta de certezas sobres las políticas para el sector.

Los datos, que dio a conocer el country manager de NCS Multistage, Luciano Fucello, muestran que YPF dio un salto anual por encima del 50%: concretó 3034 y registra una notable suba respecto de las 1967 que había alcanzado en el 2018. Tecpetrol con 752 y PAE con 538 completan el podio del 2019.

Las etapas de fractura son un indicador central para medir el nivel de producción de los pozos horizontales. Las ramas laterales más extensas sobre las áreas del shale neuquino permitieron más etapas, lo que contribuyó a elevar los niveles de rendimiento por pozo.

Respecto del registro de este año, los datos expresan en buena medida la proyección de un escenario previo a agosto, cuando se podía vislumbrar un despegue mayor y la opción para el shale oil, que hasta el momento solo regía con claridad para el gas, de exportaciones en el corto plazo. Esa coyuntura se modificó de forma abrupta en la segunda mitad del año.

En los totales del 2019 se ve el rol actual de Fortín de Piedra, el área de mayor producción de gas del país en manos de Tecpetrol, la empresa del Grupo Techint, que con 752 ocupó el segundo puesto, sobrellevando incluso el ciclo estacional del consumo interno y el cambio de condiciones en el pago del subsidio al shale gas que definió el gobierno nacional anterior.

Entre las once empresas relevadas, solo una fracturó menos que el año pasado. También es Tecpetrol, que había hecho 1392.

La foto completa desde el 2016 expresa un salto en el que la actividad creció casi cuatro veces, de las 1716 de entonces a las 6425 del 2019.

En buena medida, el registro expone el crecimiento logrado en cuatro años y denota el potencial, al tiempo que propone preguntas de cómo hubiera sido el nivel de producción sin las medidas económicas que frenaron la actividad este año. Hasta entonces, había compañías que analizaban qué áreas de shale oil sumar a sus activos (de hecho algunas lo hicieron), algo que pensaban incluso las que se habían inclinado en un primer momento por el shale gas.

Pese a las idas y vueltas en la política nacional, Neuquén consiguió en noviembre su mejor producción de petróleo en 12 años, con 104 mil barriles diarios no convencionales para un total de 155.000. El 2019 fue el año en el que la provincia también se convirtió en la primera productora de petróleo del país, desbancando a Chubut.

Un dato que promueve interrogantes: diciembre fue el mes de menor cantidad de etapas en tight gas (arenas compactas) desde 2016. El 2019 fue un año en el que la necesidad de mercados y la baja del precio interno imponen cierta tensión sobre los niveles de producción del futuro ante el rápido declino de los pozos no convencionales.

Respecto de lo que viene, hay por encima de 800 pozos de gas y petróleo autorizados por la Provincia. Sin embargo, las petroleras mantienen frenados sus proyectos y esperan las definiciones para el sector del gobierno del Alberto Fernández.

En esta nota

Comentarios