precio

El precio sostén le llegó al presidente por videoconferencia

El gobernador Omar Gutiérrez planteó la posición neuquina, es la misma que las provincias productoras canalizaron a través de la Ofephi. Nación trabajaría en una brecha de precios cercana a los 47 dólares por barril.

Fernando Castro - fcastro@lmneuquen.com.ar

Hay un número que desvela a las provincias productoras y a parte de la industria petrolera. Por ahora parece haber una sola cosa en claro y es que habrá un precio sostén del barril de crudo en Argentina, el valor con el que se busca atenuar el impacto del desplome del Brent que hoy cotizó en torno a los 22 dólares. Esa marca ya fijó la semana pasada pautas a futuro, e hizo que las refinadoras hayan ofrecido pagar un barril a 30 dólares en el mercado local.

En el diálogo que mantuvo con el presidente Alberto Fernández, el gobernador Omar Gutiérrez compartió sus impresiones acerca de las medidas que se tomaron para atenuar la curva de crecimiento de casos del coronavirus. Luego de ese contexto que forma parte del principal foco de preocupaciones para las provincias, le expresó al presidente su posición sobre la situación del sector hidrocarburífero. Las fuentes consultadas informaron que habló de la necesidad de contar con un precio interno por sobre el barril internacional, un nuevo esquema de retenciones, atado al valor del barril, algo que viene diciendo hace meses, y la liberación de excedentes de petróleo para exportación para descomprimir el derrumbe de la actividad.

La baja global del precio está provocando una crisis adicional a la que ya experimentaba esta industria en el país. Ese lastre de ocho meses de freno inicial de inversiones y caída en la actividad promueve los reclamos de las provincias, que necesitarán recursos para hacer frente a la etapa más dura de la pandemia del coronavirus, otro factor adicional que se suma a las complicaciones previas.

Lo cierto es que todavía no hay nada definido en torno a cuál será el número final para el barril argentino. Tal como lo adelantó +e, la semana pasada Neuquén y el resto de las provincias productoras nucleadas en la Ofhepi, ya fijaron su posición de que el barril de crudo se comercialice en el país en 54 dólares.

Fuentes del gobierno nacional sostienen que el margen de precios sobre el que estarían trabajando se encuentra entre los 45 y 47 dólares. Esa sería la señal de precios internos para evitar profundizar un contexto que ya puso en guardia al sector sindical, con miles de trabajadores en sus casas.

Parece haber un objetivo de mínima para las algunas de la provincias petroleras, que apuntan a que la definición no llegue por debajo de los 51 dólares. Creen que de este modo se podría atenuar el impacto del preocupante escenario actual. Es algo que, en rigor, no implicaría una presión extra en el precio de los combustibles. Después de todo, los surtidores de nafta expresan en buena medida el barril que regía antes del derrumbe del mercado mundial, es decir no otro que el que le reclaman a Nación. En definitiva, todo se vincula a cómo se distribuye la carga del precio sostén en toda la cadena de valor, entre las empresas que producen y refinan el crudo en el país.

El Sindicato del Petróleo y Gas Privado, conducido por Guillermo Pererya, sabe del preventivo de crisis que le presentarían al gobierno nacional las cámaras empresarias del sector. “Venimos hablando junto al ministerio de Trabajo de la Nación para buscar alternativas que permitan sobrellevar estos meses de la pandemia y la baja del barril, y el impacto que esto tendrá en la industria”, dijo Peryera esta mañana en diálogo con +e. Peryera viene hablando con el ministro de Trabajo de la Nación, Claudio Moroni. "Nación trabaja sobre un nuevo esquema de precios internos, pero todavía no se sabe cuándo se hará público", afirmó el gremialista.

Hacia adelante se juegan sostener cierto nivel de actividad y los recursos con los que podrían contar las provincias en los meses mas crudos del coronavirus. La baja de la producción irá de la mano con la del consumo de combustibles, si las petroleras no logran una cuota de mercado en el exterior. Por eso las provincias piden habilitar las exportaciones toda vez que esté garantizado el mercado doméstico.

Así tendrían un plan b para sostener una porción de la actividad, hoy caracterizada por las guardias mínimas en los yacimientos, lo que les permitiría evitar que las regalías profundizaran aún más su caída, en medio de una baja del 15%, la variación que no repunta desde enero. En Neuquén se produce más crudo pero a la baja del precio se suma la disminución de la producción de gas, el otro gran problema que se traduce en una menor recaudación y caída en el nivel de actividad.

En esta nota

Comentarios